Colombia 82: La dimensión desconocida

Mucha gente coincide en señalar como fecha clave del boom del baloncesto español la consecución de la medalla de plata en los JJ.OO. de Los Ángeles. No lo discuto, fue un hito histórico que tardamos 24 años en repetir. Sin embargo en mi opinión aquello no fue más que el sedimento de un trabajo largo de formación, selección y aprendizaje en la derrota y en la victoria de un grupo de jugadores dirigidos por el inolvidable Antonio Díaz Miguel.

El cambio generacional se fue produciendo a partir del Campeonato de Europa de 1979 en Italia. En la selección apareció por primera vez Juan Antonio San Epifanio que, junto a otros jóvenes como J.L. Llorente y Juanma López Iturriaga y otros jugadores en su etapa intermedia como Juan Antonio Corbalán (veterano ya en la selección a pesar de sus 25 años), José María Margall, Quim Costa, Juan Domingo De la Cruz y Pedro César Ansa, acompañaban a los veteranos Rafa Rullán, Luis Miguel Santillana, Manolo Flores y, sobre todo, Wayne Brabender, que contaba ya con 34 años.  España fue sexta.

En los JJ.OO. de Moscú 80 aparecen ya Cándido Antonio “Chicho” Sibilio, Nacho Solozábal y Fernando Romay, permaneciendo en el equipo Flores, Santillana y Brabender. El equipo nacional quedó cuarto en unos juegos marcados por el boicot estadounidense.

En el Eurobasket de Checoslovaquia en 1981, se produce la incorporación decisiva de Fernando Martín, aunque aún tendrían cabida Rullán, Flores y Brabender en el roster de la selección. Acabamos cuartos.

Y llegamos por fin al momento que he seleccionado como clave en la evolución de nuestro baloncesto, el Mundial de Colombia de 1982, en cuyo equipo sólo queda Wayne Brabender como veterano y en el que completa la lista, Andrés Jiménez, el jugador de Carmona perteneciente en aquel entonces al Cotonificio. La configuración definitiva fue: Wayne Brabender, Juan Antonio Corbalán, Joaquín Costa, Juan Domingo De la Cruz, Andrés Jiménez, Juan Manuel López Iturriaga, José María Margall, Fernando Martín, Fernando Romay, Chicho Sibilio, Nacho Solozábal y Juan Antonio San Epifanio.

El IX Campeonato del Mundo de Baloncesto se disputó en Colombia entre el 15 y el 28 de agosto del mismo año. Las sedes fueron Cali, Medellín, Bogotá, Bucaramanga y Cúcuta. Hay que recordar que se presentaban como favoritas tres selecciones: EE.UU., U.R.S.S. y Yugoslavia.

1). Los norteamericanos presentaban un equipo extraordinario en el que formaban Ted Kitchel, Fred Reynolds, Jim Thomas, Glen “Doc” Rivers (la estrella absoluta y que no necesita presentación), Antoine Carr, Earl Jones, John Sundvold, Jeff Turner, Mark West, Mitchell Wiggins, Joe Kleine y nuestro queridísimo demente John Pinone. El entrenador era Bob Weltlich.

2). La U.R.S.S. era la última bicampeona de Europa, aunque arrastraba la decepción del bronce en los juegos de Moscú y la derrota ante Yugoslavia en el Mundial de Filipinas del 78 en una final que perdieron por dos puntos. Su roster era tremendo:

Aleksander Belostenny, Nikolai Deriougine, Kheino Enden, Stanislav Eremin, Sergey Grishaev, Valdemaras Homicius, Sergey Iovaisha, Rimas Kurtinaitis, Andrey Lopatov, Sergey Tarakanov, Valdis Valters, Vladimir Tkachenko, Anatoliy Myshkin y Arvydas Sabonis. Era precisamente la presentación en sociedad de Arvydas Romas Sabonis, con sus 17 años, de la mano de Aleksander Gomelski. Si le tengo cariño a este campeonato, además de por la importancia de la selección española, es por el debut de Sabas. Evidentemente no tenía demasiados minutos (en algunos partidos ni jugó) en un equipo que estaba hecho y que contaba con hombres interiores de categoría. Pero ya dio muestras de su grandeza en varios partidos como por ejemplo en la paliza soviética a Colombia en la segunda fase, 143-76, en la que Sabonis anotó 28 puntos. Fijaos si era desconocido este chico que en una crónica de El Mundo Deportivo (que fue uno de los pocos medios españoles que envió a un periodista allí, J.M. Fernández) se le nombra en la ficha técnica como Romas.

3). Y Yugoslavia que era la vigente campeona del mundo. Qué decir de sus jugadores. Sobran las palabras:

Zudar Ardija, Drazen Dalipagic, Mirza Delibasic, Zeljko Jerkov, Dragan Kikanovic, Andro Knego, Aleksander Petrovic, Boban Petrovic, Ratko Radovanovic, Zoran Radovic, Peter Vilfan y Rajko Zizic, entrenados por Ranko Zeravica.

La primera fase se diseñó a partir de tres grupos. En el grupo A estaba España, EE.UU., Panamá y China. En el B, la U.R.S.S., Costa de Marfil, Brasil y Australia. En el C, Yugoslavia, Canadá, Uruguay y Checoslovaquia. Como dato curioso, Colombia estaba también entre las participantes, pero como anfitriona pasaba directamente a la segunda fase de oficio, cosa que los demás tenían que ganarse en sus grupos clasificándose entre los dos primeros. Esos seis, más Colombia, formaban un grupo de siete que se enfrentaban en liguilla a los equipos contra los que no habían jugado en la primera fase. Se arrastraban las victorias/derrotas y los dos mejores pasaban a la final, mientras que el tercero y el cuarto se jugaban el bronce. El resto de participantes jugaban una inútil liguilla en Cúcuta para determinar los puestos del octavo al duodécimo. El vencedor de esa fase fue Brasil.

La U.R.S.S. y Yugoslavia dominaron claramente sus grupos ganando sus tres partidos, siendo Australia y Canadá segundas de grupo, respectivamente. La sorpresa negativa fue Brasil, que no olvidemos fue bronce cuatro años antes, además de tener dos títulos, dos platas y otro bronce más. No pudieron con los canadienses que llegaron al campeonato como invitados.

¿Y el grupo de España? Pues ganamos con apuros a Panamá (en la que jugaba Rolando Frazer) 88-85, con dos tiros libres en el último segundo de Costa. El mejor de España fue Sibilio con 24 puntos. En el segundo choque arrasamos a China 108-78, destacando Brabender (25), bien secundado por Jiménez (19) y Epi (14).

El momento histórico y que destaco fue la primera victoria sobre los fundadores del basket. Sí, ganamos a EE.UU. 109-99. Para mí éste es un hito histórico en la historia de nuestro baloncesto. Evidentemente nuestro baloncesto tenía que hacerse mayor, pero para ello había que vencer a los grandes. Nunca antes habíamos ganado a EE.UU.,  a la U.R.S.S. sólo le habíamos vencido en el Eurobasket 73 en casa y a Yugoslavia tampoco podíamos hincarle el diente. Sin embargo, éste fue el primer eslabón de una cadena de victorias ante las grandes al que le seguiría la que conseguiríamos ante la U.R.S.S. al año siguiente en las semis de Nantes 83 con aquella maravillosa canasta de Epi y la que obtuvimos sobre Yugoslavia en las semifinales de los JJ.OO. de Los Ángeles 84. Tres increíbles victorias ante los tres más grandes en tres campeonatos consecutivos. Era posible vencerles.

El partido fue épico. El segundo tiempo fue apoteósico, pues al descanso la igualdad era máxima (50-49). En la ficha técnica puede leerse:

España 109 (50 al descanso): Corbalán (19), Epi (26), Sibilio (21), Martín (28), Romay (4)-cinco inicial-Jiménez (5), Solozábal (4), Brabender (2), Iturriaga (-). Anotaron 34/50 de 2, 41/45 en tiros libres, cometieron 25 faltas con Romay y Jiménez eliminados.

Es una lástima no poseer el vídeo del partido, pues hay que decir que sólo RNE retransmitía con la voz de Juan Manuel Gozalo el campeonato, hasta que España ganó a EE.UU. A partir de ahí, todo fueron prisas e incluso mandaron a Héctor Quiroga a Cali, con lo que se pudo ver algún partido de la segunda fase de España y también la final.

En la segunda fase, se apabulló a Colombia, de largo los más flojos del campeonato, 137-84, con gran reparto anotador en el equipo con ocho hombres por encima de los diez puntos, destacando Epi (21) e Itu (23). Sin embargo la primera decepción fue ante los yugoslavos, perdiendo claramente 108-91, en una malísima segunda parte. Epi (22), Sibilio (20), Corbalán (15) y Jiménez (14) fueron los mejores, pero Kikanovic (26), Radovanovic (26) y Dalipagic (16) nos machacaron. A Australia se le venció con solvencia 99-87, con Sibilio (27) y Epi (26) masacrando desde el perímetro y con un Romay excepcional bajo los aros, con 16 puntos y 11 tapones. Para los amantes de las curiosidades, Andrew Gaze jugó en Australia aunque su papel era marginal y no anotó. En Seúl 88 se vengaría. Pero ésa es otra historia. Ante Canadá nos jugábamos la posibilidad de la lucha por las medallas y no fallaron. Con un juego muy colectivo, se venció 83-80. La anotación estuvo muy repartida, pues el máximo anotador fue Solozábal con 14. En el bando canadiense, viejos conocidos como Wennington, Greg Kazanowski (que jugaría en la Penya) y Jay Triano, la estrella con 28 puntos y que actualmente es el entrenador de Calderón en los Raptors. El último partido fue contra la U.R.S.S.  Aquí se vio en diferido y, aunque se luchó, no se pudo ganar a los soviéticos, que ya ganaban al descanso 44-58 y que terminaron venciendo 93-106, con un gran partido de Tkachenko (24) y Homicius (26). En España Epi (24), Martín (19) y Sibilio (18) hicieron lo que pudieron.

Los dos primeros fueron EE.UU., que ganaron todos sus partidos, y la U.R.S.S. que sólo cedió ante los estadounidenses 99-93, batiendo a Yugoslavia 99-94 a pesar del gran partido de Kikanovic, que fue el máximo anotador del campeonato. España y Yugoslavia, con dos derrotas cada una, se jugarían el bronce.

El partido por el tercer y cuarto puesto fue uno de los mejores de la historia. El marcador lo dice todo, 119-117. Aún recuerdo la retransmisión de Gozalo apelando a la lucha del equipo español y contra los balcánicos y los árbitros, Reynoso (U.S.A.) y Crouch (Australia). Entre otras cosas, se produjo la primera expulsión (y probablemente la única de su carrera) de Corbalán. El gran, pero provocador, Kikanovic le arreó un empujón (codazo en palabras de Díaz Miguel en rueda de prensa) a lo que Corbalán respondió infantilmente. Kikanovic exageró la caída y los árbitros picaron tras haber caído en la trampa también Corbalán. Hay que recordar que si Drazen Petrovic era un jugador marrullero, Kikanovic lo era aún más. Fue el auténtico maestro de Aleksander y Drazen Petrovic en estas lides. España tenía el partido casi perdido, pero Antonio implantó una de esas defensas presionantes a toda cancha que entonces sólo se veían en las universidades americanas y que él aprendió al lado de algunos de sus grandes amigos y maestros, como Dean Smith o Lute Olson. De perder 114-101 a falta de dos minutos, se pasó al 119-117 con un gran Costa en las recuperaciones. Pero Reynoso salió al rescate anulando una canasta de Costa y pitando falta previa. No pudo ser.

Antonio Díaz Miguel declaró en rueda de prensa:

“España ha sido tercera del mundial. Lo único que ha ocurrido es que han preferido darle la medalla a otro equipo. No ha sido una derrota, porque España no ha perdido, la han hecho perder. Aquella última canasta es válida toda la vida”.

“Sí, robo. Nos han robado y todo el mundo ha podido verlo. Lo que ocurre es que aún y así, este cuarto puesto es el mejor en toda la historia del baloncesto español y debe llenarnos de orgullo. Pero que conste que hemos sido realmente terceros”.

“Yugoslavia no es superior. Lo que no se puede es vivir de recuerdos. Y si años atrás Yugoslavia ganaba a España nueve de cada diez partidos, ahora las cosas están a la par. Yugoslavia ha sido superior a nosotros, pero ahora ya no es así”.

“En los primeros minutos hemos jugado fatal y han tomado una delantera muy difícil de enjugar. Pero no nos hemos dado por vencidos y la prueba es que hemos conseguido remontar y si no llega a ser por esa canasta anulada absurdamente, hubiéramos ganado”.

“Todo el mundo conoce a Kikanovic, y sabe que es un gran jugador, pero un poco payaso. A Juanito le ha dado un codazo inmenso y quizás no tenía que haber reaccionado como lo ha hecho por lo mucho que nos jugábamos, pero en la tensión del partido es difícil controlar los impulsos”.

“No estaré contento hasta que España gane un Campeonato del Mundo. Pero creo que hemos hecho un buen papel, que todavía esperamos mejorar en el 86”.

Por otro lado, la final fue un espectáculo tremendo. Ganó la U.R.S.S. de forma apretadísima 95-94 con un espectacular Myshkin, con 31 puntos. Quizás algún día se le haga justicia a este jugador olvidado por muchos pero que fue el primer tres alto (2.02) europeo. Dominaba todas las facetas del juego y tenía una capacidad atlética tremenda. Al descanso ganaba U.S.A. 47-49, con un gran Rivers (que acabó con 28 puntos) y bien acompañado de Wiggins (con 15), al que muchos recordaréis en Houston, jugando con las torres gemelas (Sampson y Olajuwon) la final del 86 ante los Celtics. Tuvieron la opción de ganar (después de haber ido perdiendo 87-94) con una fuerte presión que puso nerviosos a los soviéticos. Dispusieron de la posesión en los últimos nueve segundos de partido, pero Rivers no acertó en un lejano tiro.

El quinteto ideal del campeonato fue Doc Rivers, Dragan Kikanovic, Epi, Anatoliy Myshkin y Vladimir Tkachenko, siendo designado jugador del campeonato Doc Rivers.

Fue un gran torneo que nos dejó muchos detalles como la aparición de Sabonis, los primeros zarpazos de John Pinone, los gritos de Gozalo clamando al cielo tras la derrota ante Yugoslavia o el rodillo soviético. Pero yo me quedo con esa primera victoria ante los norteamericanos, puerta a una dimensión desconocida hasta ese momento.

Anuncios

42 pensamientos en “Colombia 82: La dimensión desconocida

  1. Para el frontispicio del fragrants, o para las cerezas o mejor aún, para tirarlo a la papelera de reciclaje.

    MANIFIESTO FLABIOL

    1. Vivimos en el interior de un western digital, sin pistolas ni documentos, y amamos a Clint Eastwood pero quizás también le odiamos. Somos un Harry el Sucio perenne diciendo: … you´ve got to ask one question: Do I feel lucky?
    2. En el fondo nos gusta tocar el flabiol
    3. Deseamos que nuestros comentarios se pierdan, por eso el blog es un cementerio perfecto
    4. Esperamos indefinidamente, aguardamos impacientes en mitad de una cancha de baloncesto vacía a que Ramón Trecet nos arbitre un partido, a que nos pite una técnica, a que nos machaque a faltas, a que nos diga: sigan sigan, a que nos indique con las dos manos que, a pesar de estar quietos, siempre hacemos pasos
    5. Somos agnósticos, pero Pau Gasol es dios y Epi nuestro profeta.
    6. En el fondo odiamos tocar el flabiol
    7. Somos porreros. Nos gusta hacer porras. No piensen mal, de lo otro nadie ha dicho nada
    8. No queremos extinguirnos sin haber pinchado infinitos discos, miríadas de canciones, depósitos llenos de notas que narcoticen los sentidos
    9. Somos Espartaco
    10. Y después de todo, esto es esto, y seguimos escribiendo y nada más.

  2. Bueno chavales, parece que os ha gustado esto de los posts nostálgicos. No todos lo serán, jeje. Por partes:

    1). Como ha dicho Gwendi, Kicanovic fue el maestro de las marrullerías en aquella época de toda una generación, junto con Moka Slavnic (que jugó en la Penya). Dalipagic y Delibasic eran más elegantes. Aza Petrovic aprendió mucho de ellos y le enseñó a su hermano Drazen aquellas jugarretas. Aquella Cibona con Nakic y Arapovic que tampoco eran angelitos…equipo terrible en Zagreb.

    2). Dino puede ser Michale Corleone, Santino Corleone y Luca Brasi en una misma persona, Flags. Incluso tenía cosas de Nicky Santoro y Tommy de Vito jeje. “Tráeme un Cutty Sark, Araña”:

    “Ha sido un tiro de nada, no hagas teatro o me enfado”.

    3). El lado débil se me ocurrió porque es el lado donde no está el balón, o sea, desde donde yo veo el juego. Además siempre he sido poco protagonista, más de estar en la sombra. Me gustó como categoría en la que publicar lo que escriba.

    4). JBallard siempre tan certero. El decálogo.

    Saludos a todos.

  3. Flagrant, pásale el mail a scot, será un placer

    Decalogo aceptado de Ballard, con la enmienda de Flagrant incluida.

    Epi te necesita Vialegre, solo tu puedes hacerle justicia. Eres una puto crack.

    Por cierto ¿Cómo que no vienes a Graná tio?

  4. FLAGRANT: nadie me había dicho antes “eres mi musa”………………….y menos sin saberlo. Me besas, ahora ésto………………………..si te afeitas (porque pinchas, más que nada) soy tuyo!!!! :).

    Y sigo sin entender mucho lo que está pasando, aunque empiezo a imaginarmelo.

  5. Espero que se note el tono de “cashondeo”! Habría que añadir al punto 10 y no dramatizamos.
    Son cosas que se me ocurrieron a vuelapluma, nada más. No tiene carácter de ningún tipo, ni crítico, ni acrítico ni nada de eso, sino más bien, conceptos que creo podemos tener en común, o creemos que podemos tener en común, bueno, más o menos.
    Que aquí hay que matizar hasta el extremo pero que no quede por eso.

    Añade eso flags, y lo que quieras/queráis, o como dije, tirálo a la papelera de reciclaje. Hay que aplicar el punto 3 y ese punto es innegociable.

    Lo de la deidad salió espontáneo y estoy con docass, tampoco lo reconozco pero en ese momento no se me ocurrió nada más. Pau Gasol es… no sé, ya se ocurrirá algo a alguien.

    Angelcapo9, lo de Epi… je, je, otro punto potencialmente modificable. Se pondría poner a otro o decir que el equipo de Cali fueron los profetas (agradeciendo de paso a happyway)

    Vialegre, se espera esa serie con ansiedad, en serio. Este post me ha gustado mucho. Yo no viví conscientemente esa época por edad así que los updates van de coña.

    slumdar brother, viva Ludovico!

  6. Slumdar:

    Epi, Sabonis y Magic (como ya he dicho en alguna ocasión) son mis jugadores referentes (podría añadir al primer Kukoc también), pero lo de Epi es tarea de Luiscar73. Lo de Granada no lo he confirmado porque hay un compromiso familiar revoloteando por ahí que me puede impedir asistir. Es posible que vaya. Trataré de avisar con tiempo. Eso sí, para jugar no creo que esté. Observaré desde el lado débil y disfrutaré con vosotros en el tercer tiempo.

    Sinchan2005:

    Tu lado Bad Boy salió a relucir cuando viste el vídeo de Kicanovic y Slavnic, jeje. Estoy contigo, el balón, el brazo o la cabeza me la llevo.

    Flagrant:

    Me alegro que te guste el nombre. Al fin y al cabo estaba decorando tu casa 🙂

    JBallard:

    Tengo ya preparado otra entrada, pero de actualidad. Esta semana está marcada en rojo en el calendario ACB.

    Un abrazo a todos.

  7. Vialegre, hay un tipo que, sin ser un portento físico, a mi me dejaba totalmente obnubilado, por como leia los partidos, por como pensaba unas décimas antes que los demás, por esa forma de hacer las cosas que incluso a los más torpes nos parecian fáciles, por defender más con la mirada mas que con su cuerpo, por no saltar y tener la suspensión mas desatrosa que he visto con la mecánica mas demolerora para acertar y por que me caía cojonudamente; el amigo BIRD…nunca te olvides de él tio.

    Ballard, tengo unas entraditas modestas para empezar el dispendio musical. Cuando mi torpeza cibernetica y su ilustrisima sr. Flagrant me den paso. Te espero y te quiero ver ahi quitándome la razón para que estos no se duerman, que los veo un poco Chuletes 😉

  8. Slumdar, a Bird habría que dedicarle no un post, sino un libro. Yo tengo un problema, es que, siendo Laker, me encantan los Celtics también por su orgullo y su odio a la derrota. Bird es el paradigma de todo esto y más. Era el espejo en el que nos podíamos fijar los que no estábamos dotados para jugar. Sin un físico demoledor, pero con trabajo, dedicación y aprendizaje de fundamentos se puede llegar lejos en este juego. Como Epi…

  9. Yo soy celtico desde aquella final del 86 con los Rockets y sus torres gemelas. Vi a un jugador que podria ser cualquiera de los nuestros en aquella época y hacia cosas impropias de los nuestros por aquella eépoca(o asi me lo parecía a mi). Y si, bien puede ser Epi su homónimo entre los nuestros. La diferencia es el lugar en donde se produjo ese aprendizaje. Siempre me pregunté que hubiera sido de un tipo como Epi si hubiera nacido en los USA.

  10. Yo recuerdo aquella época con una admiración que pocas veces he sentido. Era mi juventud y lo que hizo aquella generación fue abrir nuestras cerradas puertas al mundo. Una españa aislada. Estabamos fuera de juego, y aquellos chicos llamaron a las puertas del cielo. Fueron pioneros, desde mi percepción, que se codearon con los dioses del baloncesto. Sólo por eso estan en mi Olimpo personal.

  11. No ha sido posible encontrar el vídeo del partido de la primera fase entre España y EE.UU., pero sí he encontrado este vídeo que la FEB hizo este verano como homenaje a aquella selección de Colombia 82 y en el que salen algunas breves imágenes de aquella victoria sobre Estados Unidos. Juro que yo no he tenido nada que ver 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s