AVATAR EN EL SOFÁ por nojavino

Avatar según nojavino.

¿Por qué escribir sobre Avatar si ya está todo prácticamente dicho sobre ella? Primero, porque acaba de salir en Blue-Ray, lo cual me ha permitido un segundo visionado, en HD, sin gafas, cómodamente recostado en mi sofá (tengo que decir que todo lo que pierde en espectacularidad, al prescindir de las gafas, lo gana en nitidez). Segundo, porque estoy en desacuerdo con Flagrant, que afirma sin reparos, en cuanto tiene la menor oportunidad para ello, que Avatar es una obra maestra. Para dilucidar si dicha afirmación es cierta o no es necesario definir que entendemos por obra maestra

A nuestro modesto entender, mucho menos ducho en cuestiones cinematográficas que el de algunos avezados lectores de estas impertinentes líneas, el calificativo de obra maestra es aplicable a toda película que trasciende el género al que pertenece o, siendo imposible de clasificar teniendo en cuenta anteriores precedentes, inventa uno nuevo, quedando establecida como una de las referencias de dicho genero. Como este escrito no pretender ser una reflexión profunda sobre la enojosa costumbre humana de recurrir a la taxonomía y con el sano fin de restringir la discusión al ámbito del séptimo arte, nos limitaremos a aceptar la realidad tal y como es: los géneros en el mundo del cine existen y la mayoría de las películas pueden asignarse a alguno de ellos.

Bajemos por un momento del cielo de los ideales platónicos a la caverna de las representaciones tangibles aristotélicas y deleitémonos con algunos ilustrativos ejemplos… si rastreamos un poco en la cueva, encontraremos comedias como “Con Faldas y a lo Loco” y “50 primeras citas”, thrillers como “Psicosis” o “Instinto Básico”, películas de terror como “La Noche de los Muertos Vivientes” o “Scream”, dramas como “Lo que el viento se llevo” o “Horizontes de Grandeza”, westerns como “La Diligencia” o “Sin Perdón” El primer elemento de cada una de las parejas que he nombrado para mi es una obra maestra de su género, la segunda es una buena película de género. La diferencia es sutil y misteriosa, como la que separa la amistad entre heterosexuales de sexo opuesto del amor, pero no por ello deja de ser apreciable a simple vista. Más científicamente hablando, cabe recurrir a otra enojosa costumbre humana, relacionada con la anteriormente mencionada manía de clasificarlo todo, que no es otra que las sempiterna búsqueda de un conjunto de pruebas (lo que en el mundo anglosajón se conoce como tests) que nos permitan dilucidar que una cosa es lo que es (esto es, mediante un recurso aristotélico asegurarse que un objeto responde a la idea platónica de lo que ese objeto debe ser). En castellano, existe una expresión popular que describe de manera magistral este concepto, la prueba del algodón. Pues bien, en mi opinión, la prueba del algodón para determinar si una película es una obra maestra es bien simple y consiste en responder de manera negativa a la pregunta, ¿sería reconocible el género al que pertenece una película si dicha película no hubiese sido jamás producida? Siguiendo con el ejemplo anterior, si eliminamos las películas que he mencionado en segundo lugar, los géneros a los que pertenecen seguirían las mismas pautas que tienen en la actualidad, pero si, hiciéramos otro tanto con las primeras, entonces dichos géneros dejarían de ser reconocibles. Es imposible entender el cine moderno sin el hito que supuso la realización de “Lo que el Viento Se Llevo” y el personaje de sufrida anti-heroína sin la referencia de Scarlett O`Hara. Sin las comedias de Billy Wilder, el género de películas que nos hacen reír no existiría tal y como lo entendemos. Sin el suspense de Hithcock, los thrillers seguirían esperando que alguien los inventase. Sin “La Diligencia”, dejaríamos de estar esperando a que llegase la caballería cuando todo parece perdido. Por eso son obras maestras, porque marcan un antes y un después, porque son creadoras de signos universales, de códigos entendibles por cualquier espectador en cualquier punto del planeta.

Una vez asentadas, aunque sea precariamente, las bases teóricas sobre las que girara la discusión, nos dedicaremos a explicar porque Avatar no lo es. No voy a criticar sus defectos, que tenerlos, como toda obra humana, los tiene, y no precisamente pocos, por lo que pasare por alto sus ridículos diálogos (especialmente los monólogos del protagonista), sus desaprovechados personajes (¿Cómo se llama el personaje intepretado por Sirgouney Weaver), su ramplón guion (una copia del de Final Fantasy), su falta de profundidad, su desmedida duración, su apología del cuerpo de marines, o la ausencia de un villano de referencia (porque ese coronel, marine reconvertido en mercenario, que tiene algo de T 1000 y mucho de reina madre de “Aliens”, no puede considerarse un villano de referencia) Con esta lista de defectos, cualquier película de acción o ciencia ficción (porque Avatar no es ni lo uno ni lo otro, ni se define, ni define) que se precie estaría condenada al oprobio generalizado, pero gracias a una perfección técnica que hace de su primer visionado una experiencia genuinamente excitante y al recurso eficiente a viejas técnicas ganadoras que le dotan de cierta emotividad, el resultado final no deja de ser notable.

Pero una cosa es salvarla de la quema y otra considerar a Avatar una obra maestra, no, nunca, no lo es, definitivamente no, porque no inventa nada, porque no será referencia de nada y porque es un refrito de tópicos y convencionalismos que caerá en el olvido una vez pasado el impacto provocado por la novedad tecnológica que supuso el acertado uso de las 3D. Porque las pautas que han marcado desde tiempo inmemorial los géneros de acción y de ciencia ficción (en los que cabria clasificarla, porque como película poco comprometida, ni siquiera se postula claramente en este aspecto) seguirán siendo exactamente las mismas que antes de su realización.

En definitiva, Avatar está más cerca de “Piratas del Caribe” o “La Tunica Sagrada” que de “Ciudadano Kane”

La réplica de flagrant.

Tras cinco meses en las salas de cine arrasando en taquilla llega la primera versión en DVD de Avatar. Rápidamente ripeada se multiplican las copias de un pc a otro través de descargas. Pero Avatar sigue en nuestras salas. Avatar como cine puro, como experiencia colectiva, sigue batiendo récords. Por ejemplo, aquí en Valencia sigue proyectándose en la Sala Lys, el más centrico y posiblemente el mejor multicine de la ciudad, y en los cines Kinépolis que son las mejores multisalas de los centros comerciales del extra-radio.  Una película con estos registros en la era del pirateo masivo y, en una época donde el cine se consume con una rapidez asombrosa donde lo nuevo se convierte en obsoleto a las pocas semanas de su estreno, demuestra la magnitud de la propuesta.

Avatar 3D vs Avatar 2D.  Avatar compite contra si misma. En diferentes formatos. Es tan avanzada la propuesta que Cameron deja su versión original en los cines mientras los piratas y los acomodados pueden disfrutar de su obra en el sofá en versión 2D. La apuesta Avatar es tan elevada que reproduce un círculo repetido contantemente en el cine. Apareció la TV en blanco y negro y en el cine se podía ver el color. Surgio la TV en color y en el cine el color era en cinemascope. Avatar no puede emitirse en 3d en nuestros televisores de plasma o LCD. El cine es su lugar. Sólo por eso Avatar está en el Olimpo de la historia del cine. Es un hito. Y el desarrollo de su propuesta la encumbrará como tal. Atentos al desarrolo técnico de la TV. De momento para paladear Avatar hay que ir religiosamente al cine. Lo otro es el pasado. Algunos tardaran en reconocerle ese lugar, como en su momento tardaron en reconocérselo a obras modernas, como Blade Runner o Matrix, pero es una batalla perdida constantemente a lo largo de los años por los conservadores de las esencias. La esencia es la misma pero se ve diferente. Poco a poco abriran los ojos, como siempre ha sucedido ante este tipo de propuestas. Avatar no compite con el blanco y negro, ni contra los géneros, ni contra el panavisión, ni contra la historia del cine. Y ahi, es la primigenia que inagura una nueva era.

Ver Avatar con mayor nitidez en 2d con una televisión de plasma que proyectada en el cine en 3d, su formato original, es perder el sentido de su propia esencia. Avatar es un paso de gigante. No ha sido la primera que se ha visto con gafitas, pero evidentemente supone lo mismo que en su momento Lo que el viento se llevó con el cine color. Ver Lo que el Viento se Llevó en la TV en blanco y negro de la época estaba bien, pero no. No es eso Avatar.

Nojavino nos plantea una curiosa lista de obras maestras contra obras notables dentro de los géneros. Curiosamente siempre considera obra maestra a la más antigua dentro del género. Nojavino es un romántico post-moderno. Su propio currículu lo demuestra. Empezó como informático, pero acabó estudiando historia. Siempre se vuelve a las esencias. Pero no voy a discutir ni la lista ni los géneros como categoría, aunque no lo comparta, no es ese el debate. Pero siguiendo su ejemplo Avatar, como he demostrado no compite con el cine anterior. Avatar supone una evolución que nos retrotae a las esencias propias del cine, de los propios hermanos Lumière. Una experiencia colectiva donde el espectador siente que lo que ve es sorprendentemente real. Uno en la butaca de la sala no puede reprimir el gesto reflejo de alargar la mano para tocar la flores de ese universo. Del mismo modo los espectadores de la época de L’Arrivée d’un Train a La Ciotat (1985) de los Lumière corrían hacia la salida temiendo ser arrollados. Ahora vemos esa película comodamente en el sofá y nos levantamos, la disfrutamos inmunes.

Podemos disfrutarla en 2d. Pero Avatar es algo más. La belleza de su propuesta es visionaria.

Y sólo digo esto de momento. Es el turno del comediante JBallard para que te arrolle con argumentos que demuestran la profundidad de la propuesta Avatar porque su contenido es coherentemente acorde con su continente. El universo Avatar ha sido descubierto ante nuestro ojos.

20 pensamientos en “AVATAR EN EL SOFÁ por nojavino

  1. A pesar de que ya había oído la polémica, Avatar me dejó con la boca abierta. Puedo estar de acuerdo con Nojavino en lo de que está más cerca de Piratas del Caribe (1) que de otra cosa, pero aún así la experiencia visual es tremenda.

    Se entiende por qué no ganó un premio al mejor guión – algo manido desde los años 50 – pero como espectáculo me paració sin par.

    Algo así me pasó con Legend hace décadas. Un jovencísimo Tom Cruise haciendo de elfo (o algo así, no tengo ganas de comprobarlo) y un monstruo diabólico, malo, malísimo…

    Hay que ver ciertas películas dentro de un determinado contexto, EMHO.

    Además, la pinta Xabi-Alonsiana del prota masculino en su versión humana llama la atención a todas las “visitantas” (dedicado a la ministra Aído). Yo prefería a la “alien” sintética, por motivos obvios…

    Saludos a todos,
    Minesweeper desde Alemania.

  2. El amigo Nojavino tiene su parte de razón, pero acota demasiado su percepción de obra maestra.
    En mi opinión es un término tan subjetivo que no se puede acotar.
    A mi me encantó Avatar, como me alucinó Alien el 8º pasajero y Blade Runner, para mi todas obras maestras en mi peculiar visión cinematográfica.
    Y yo si que la considero ciencia-ficción porque describe mundos que no existen y situaciones del futuro, y para mi eso es parte de la ciencia-ficción, como lo fueron en su momento De la Tierra a la Luna y 20.000 leguas de viaje submarino de Julio Verne.

  3. Docass, un hedonista como tú debería resolver ese dilema eligiendo lo contrario. Si en algo coincidimos Nojavino y yo es que la primera visión es toda una experiencia.

  4. Interesante debate, como siempre, entre Nojavino y Flags. Yo no puedo decantarme ni por un lado ni por el otro porque todavia no he visto Avatar. Lo que si me interesa, sin embargo, es el tema de los generos cinematograficos (o literarios), que es un tema que tiene su importancia en esta discusion. Por ello, con objeto de completar lo que Nojavino ha dicho sobre los generos, os dejo el siguiente enlace, en el que se define con bastante claridad lo que quiere decir el concepto de genero literario:

    http://academiaeditorial.com/cms/uploads///pdf/Critica%20heterodoxa/105%20-%20Introduccion%20a%20una%20critica%20de%20los%20generos%20literarios%20en%20el%20Quijote.pdf

  5. A mí me parece una experiencia visual fascinante, y por eso, porque el cine nació como imagen en movimiento y nunca dejará de ser un arte visual fundamentalmente, AVATAR me parece que marca un hito. Pero sólo en el apartado técnico. En esta película el continente es tan abrumador que se traga el contenido, que es extraordinariamente simple, un guión muy facilón y una historia de -descubro otro mundo-y-acabo-uniéndome-a-él que ya hemos visto, por decir tres, en POCAHONTAS, BAILANDO CON LOBOS o EL ÚLTIMO SAMURAI, entre muchísimas más.

    Ahora, el resultado en conmjunto me parece muy digno, y no encuentro que haya cosas ridículas como dice Nojavino, sí en cambio apología de los marines pero peor es Michael Bay en cualquiera de sus películas, y en todo caso forma parte de cierta cultura USA que creo es respetable.

    No sé si la habréis visto, pero, con todos sus fallos, que AVATAR fuera batida en los Oscar por ese peñazo llamado aquí EN TIERRA HOSTIL… Estoy dispuesto a mantener esto con los argumentos que hagan falta.

    PD El personaje de Sigourney Weaver se llama Doctora Grace Augustine. 😛
    PD2 En realidad para mí la mejor pelicula de 2009 era A CIEGAS de Fernando Meirelles, y de las candidatas al Oscar, UP IN THE AIR, a falta de algo mejor.

  6. Gran película “A ciegas” nacho 78, aunque para mi gusto un pelín inferior a “Ciudad de Dios” que es una obra maestra. A ver si cojo fuerzas y veo “En tierra hostil” y “Up in the air”.
    Muchos de los que hemos visto Avatar decimos lo mismo: al acabar la película pensamos “Wow, que pasada”, pero al rato vuelves a la triste realidad y al analizarlo te quedas con los efectos visuales y poco mas.

  7. Nacho 78, estamos de acuerdo, Tierra Hostil es aburrida (aunque también impecable visualmente) y la mejor de las candidatas, EMHO, Up in the Air, que, sin embargo, no creo vaya a ser apreciada todos los publicos (a diferencia de Avatar, esta dirigida a un segmento de población concreto, los HBA, hombres blancos acomodados ;)). En Avatar, hay algún dialogo del protagonista que a mi se me antojó excesivamente “plano”, pero sí, ridículo no es el adjetivo apropiado.

    Flagrant, espero ansioso la batería de argumentos de JBallard para proseguir la discusión.
    Guendi, para mi Blade Runner y Alien sí que son obras maestras de la ciencia ficción, ejemplos de películas de genero que “trascienden” su genero. No así Terminator o Matrix, que, EMHO, se quedan en muy buenas películas de ciencia ficcion (y que a mi me gustaron más que Blade Runner, pero entiendo que a la larga su influencia en otras películas, una vez atenuada la onda expansiva generada por su exito en taquilla, ha sido menor de lo que se creía sería en un principio). Mi definición es restrictiva porque pienso que obras maestras hay pocas. Para mi la ultima es el Caballero Oscuro porque “trasciende” el genero de superheroes y porque creará escuela. Evidentemente, de acuerdo a mi propuesta es pronto para determinar si Avatar o el Caballero Oscuro son obras maestras o no. El tiempo dirá.

    Muy interesante el enlace que ha colgado Antonusa sobre los generos. Lo leeré mañana de nuevo cuando tenga la cabeza un poco más despejada. Pero lo de las características intensionales creo que enlaza bastante bien con lo que quiero decir.

  8. Yo he visto solo una pequenha parte de la pelicula, y la verdad es que estoy con nojavino en el aspecto del guion y estructura. Creo que justificais vuestras posiciones con cosas diferentes. Mientras nojavino se mete en el contenido, flag justifica su posicion con el hecho de que se puede ver en 3D. En definitiva, no me parece una obra maestra por su guion, y tampoco por el hecho de que se pueda ver en 3D. Hay muchas cosas en 3D y ninguna seria calificada de obra maestra por eso.
    Saludetes

  9. En el mundo avatar; donde los susodichos se manejan como pez en el agua, posiblemente sea una obra seminal e inflexiva.

    En el mundo que a mí me conmueve; donde nos manejamos los mortales, posiblemente sea una obra más, que hay que ver, pero que no resuelve nada en su esencia.

    Tecnicamente; brillante y magistral, emocionalmente; no solo es previsible, sino que en ocasiones es empalagosa y sin ninguna proposición en ningún sentido.

    Los ojos, la predisposición y los conocimientos con que mires y/o veas esta historia son totalmente determinantes, como en la vida misma. Concretamente en mi caso no ha removido nada digno de consideración. Siempre pensé que la técnica debe estar a nuestra disposición, pero en este caso, es al contrario; la técnica esclaviza la conciencia desde el primer momento y no deja margen para más emociones.

    Resumiendo, si no hay emociones, no hay sensaciones y si no hay sensaciones…que nos queda?

  10. MMMM, entramos en un terreno muy peligroso de definiciones. Desde luego no tengo interés en saber si “Avatar” es ciencia ficción o algo más. Cualquier obra de calidad trasciende estos parámetros y si hablamos de una obra maestra más. “El Padrino” ¿es una película de gangsters, subgénero mafia o una tragedia shakesperiana?, pues creo que las dos cosas y algo más. respecto a “Avatar” pienso que el formato (3D) está sobredimensionando el debate en torno a ella. En cuanto al formato, que es en el fondo de lo que se trata, no creo que revolucione nada; es un primer intento serio de cine en 3D (el resto, incluido Burton, casi lo obvio), pero no creo que hubiera cambiado mucho de no hacerlo en este diseño. Habrá que esperar pienso yo a una auténtica obra maestra hecha en, por y para 3D y que utilice sus posibilidades, que por ahora no pasan de ser meros artificios para dejar con la boca abierta, en mi opinión.

  11. Hmmm, Rosschack, me estaba guardando la bala del Padrino para cuando entrase JBallard. pero ya que lo has mencionado….

    El Padrino, obra maestra indiscutible del séptimo arte (estaba viendo ahora la 3ª parte en 1080p), tanto para la critica, como para los aficionados, como para mí, no sólo cabe perfectamente en la definición dada, sino que la desborda ampliamente. El Padrino es, sin duda, la obra de referencia del genero de gansters (incluso podríamos decir que lo reinventa, si es que existía como tal) y a la vez “trasnciende” el mismo, convirtiéndose en una reflexión inigualable sobre las miserias humanas en todo lo concerniente a esa concepto tan atractivo llamado poder, su magnetismo, la renuencia inicial a catarlo, la adicción que produce una vez se ha caído en sus garras, la necesidad irreprimible de ampliarlo, la corrupción que genera y la infelicidad a la que irremisiblemente te condena. En definitiva, un canto a su absoluta vacuidad y futilidad.

  12. Nojavino, creo que nos estamos equivocando si queremos comparar “Avatar” con otra películas a través de lo que nos cuenta, del guión. Pienso que Cameron utiliza el guión de una manera absolutamente convencional, no lo interesa tanto lo que quiere contar sino el cómo lo quiere contar, de ahí que la película esté llena de referencias conocidas y estereotipos. Para Cameron el espectador no debe confundirse, lo que le está proponiendo es un espectáculo ante el que te tienes que posicionar. Y este espectáculo tiene un sentido y un objetivo claro: la tecnología.
    El director canadiense ha querido dar un salto en el cine de ciencia ficción utilizando un referente formal, “2001” de Kubrick. ¿En qué sentido? Kubrick reflexionaba sobre la tecnología y su sentido para el ser humano, utilizándola, y llegaba a conclusiones pesimistas (HAL se rebela), mientras que Cameron no reflexiona sobre ella, nos dice utilicemósla, salgamos de un mundo claramente imperfecto y escapemos hacia un mundo ideal. Que este mundo ideal tenga que ver con el mito del buen salvaje y el buenrrollismo ecológico sólo nos ratifica su limitada propuesta. En este sentido, los personajes “humanos” de la película son quizás más virtuales y acartonados (aparte de imperfectos, todos tienen alguna tara física o moral) que los indígenas de Pandora. Creo precisamente que lo mejor de la película es que el espectáculo que propone visual sí lo consigue (no creo que revolucionariamente), aunque excesivamente alargado. Pero su visión no creo que sea pesimista, sino escapista: si este mundo no nos gusta pues creamos otro. El problema pienso estriba en que con tanto espectáculo y tanto efecto (por muy brillante que sea, que lo es), al final nos lleva a un mundo más cercano y Pandora se acaba pareciendo más a un parque temático (en mi opinión) que a un auténtico lugar donde vivir

  13. Las prisas antes me han impedido hacer un comentario algo más preciso; en concreto sobre la comparación entre “2001” y “Avatar”. Creo que no es una comparación gratuita, ya que, a nivel formal, la primera se presentaba como el más allá tecnológico de su tiempo y el film de Cameron de este momento, y creo que el canadiense, de alguna manera, ha querido hacer el 2001 del nuevo milenio.
    Kubrick realiza una película sobre el alcance de la tecnología en el hombre actual e inteligentemente utiliza todos los recursos de su tiempo, y se adelanta en otros, pero lo que le interesaba al americano era sobre todo cómo nos afecta la revolución tecnológica y de ahí su visión pesimista: un mundo frío, aséptico, donde las relaciones se producen a distancia (física y temporal): grandes espacios con personas aisladas, los individuos trabajan en soledad, las relaciones familiares -la videoconferencia inicial- son a mucha distancia…. La reflexión es negativa, al final, la tecnología nos obstruirá, se “rebelara” contra nosotros, como el HAL, el superordenador. Pero Kubrick propone algo, la vuelta no a las raíces míticas sino a algo muy concreto, el momento en el que la tecnología se puso a nuestro servicio y le dimos la importancia que merece: el siglo de las Luces, la época de la razón, de la que debemos rewtroalimentarnos para otro uso tecnológico. Así la escena final, en un decorado dieciochesco, cobra sentido. Que para Kubrick esto era cercano, y por lo tanto peligroso, nos lo confirma que sitúa su película una generación (30-33 años) después.
    Cameron por su parte, es un hombre del espectáculo y que cree él. Para él en principio la tecnología es un bien independiente, un fin en sí mismo, que por sí sola nos lleva a otros territorios. De la misma manera que Tarantino en “Malditos bastardos” reinterpreta la historia, porque el cine es más importante que la vida, para Cameron el cine no es un objeto de reflexión ni de reinterpretación, no es más importante que la vida, es un espectáculo que nos sirve para escapar de algo que nos puede o no gustar. ¿reflexión por lo tanto?, no, escapada, huida a un mundo mítico que todos compartimos, quizás porque nunca ha existido. Al revés que en Kubrick ¿en qué época nos sitúa? realmente en ninguna es intemporal, porque lo importante es que la revolución tecnológica llego ya. Las cosas son como son nos viene a decir, y si no nos gusta creamos otro mundo, para eso sirve la tecnología, en ese mundo sí existirá el amor, las relaciones naturales, etc. etc. y dejemos el mundo real para quien realmente lo dirige.

  14. Hombre, Rosschak, está claro que Cameron no es Kubrick, ni creo que lo pretenda. Es un industrial del cine que factura productos normalmente muy acabados, no tiene ninguna ilusión de hacer que el espectador desarrolle reflexiones elevadas y profundas, sino que se divierta durante 2 horas (o 3) y se olvide y escape un poco de la cruda realidad. Me parece un modo de hacer cine totalmente respetable y que es el que históricamente da más valor a las producciones de Hollywood, la máquina de crear sueños, en la que los autores prácticamente sin excepción son unos bichos raros. Y creo que Hollywood necesita tanto de Camerons como de Kubricks para volver a ser grande y no seguir en la línea de caída en picado en la que lleva metida diría que toda esta última década… y cada vez más.

    PD Tarantino me parece que está muy sobrevalorado, lo mejor de “Malditos Bastardos” los 20 minutos finales y el personaje de Christoph Waltz, lo de antes me decepcionó bastante, falta ver mucho más a los Bastardos en acción.
    PD 2 “Watchmen” a la que alude tu nick me pareció una gran película que pasó injustamente desapercibida el año pasado. Fascinantes títulos de crédito con Bob Dylan de fondo, fascinante banda sonora en general.

  15. nacho,78: no intento comparar a Kubrick con Cameron, aunque si lo hiciera bien que le gustaría al canadiense cuyas megalomanía y falta de humildad son bien conocidas. Pero en este caso sólo quería comparar lo que se considera como dos hitos del cine de ciencia ficción, “Avatar” y “2001, una odisea en el espacio”, no dos cinematografías.
    Dos cuestiones más. estoy de acuerdo contigo respecto a la sobrevaloración de Tarantino, que yo extendería a varios directores de su generación (entre ellos David Fincher), aunque discrepo en cuanto a la mejor escena de “Malditos bastardos”, que creo que es la primera (máximo de intensidad con el mínimo en cuanto a puesta en escena).
    “Watchmen” no me parece una mala película, pero creo que el excesivo respeto al comic de Alan Moore ha lastrado algo el resultado final (sobre todo visual y estéticamente). estoy contigo en que los títulos de crédito son de lo mejor, si no lo mejor de la película. Un saludo

  16. Rosschak, muy interesante tu reflexión sobre “2001” y “Avatar”, pero, insisto, no creo que Avatar se convierta en un hito como lo es “2001”, creo que se quedará en fiebre pasajera. No quiero que parezca que la película me pareció mala, es un gran espectáculo y me gustó, pero no más que las otras dos películas que habéis mencionado.

    Discrepo con Nacho_78 sobre Malditos Bastardos, que no sobre Tarantino. A mi la primera escena de la película y, sobre todo, la escena en la posada, me parecen sublimes. Ahora bien, la excesiva violencia (no es que sea puritano, pero Tarantino se recrea en demasía, incluso para lo que en él es habitual) y la escena final (en mi opinión, bien planteada, mal resuelta) creo que merman el conjunto, que aun así, se me antoja notable.

    En cuanto a Watchmen, los créditos del comienzo son, posiblemente, lo mejor del año pasado, cinematograficamente hablando. El resto de la película destaca por su buen ritmo para un largometraje de tres horas (vi la edicion especial en Blue-Ray) y por una antológica frase que justifica el uso de Rosschak como nick “No estoy encerrado con vosotros, estáis encerrados conmigo”

  17. Nojavino, cuando me iba a poner el nick una de las frases que tenía en la cabeza era esa precisamente, no me preguntes porqué. Aunque tambien te reconozco que a veces me he arrepentido, entre otras cosas porque no caí en ese momento en otro que también me hubiera gustado poner. Tiene que ver con los comics pero muy distinto, claro: Haddock …¡mil rayos!. Del futuro de Avatar no te puedo decir, he metido la pata tantas veces a este respecto que bien pudiera hacerlo otra vez, aunque no creo…ahora.
    De acuerdo contigo en lo de Tarantino, aunque pienso que hablar de él sería justificado en otro momento y, como habrás leido, en lo de Watchmen

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s