EL CICLISTA QUE DERROTÓ A LA STASI por greatmike

Hola, amigos:

Me gustó mucho la película “La vida de los otros”. Trata la historia de un espia de la Stasi (servicio secreto de la RDA, República Democrática Alemana) en la época del Telón de Acero, y cómo se implica en la vida de los que debe vigilar. En busca de más información sobre el tema me topé con la historia de Wolfgang Lötzsch, un ex-ciclista, dándose la casualidad de que yo lo conocí en persona cuando colaboré en la organización de la Vuelta Ciclista a España y él era el mecánico de bicicletas del equipo Gerolsteiner, sin tener ni idea de su historia, que es apasionante.

La vemos.

A los 17 años, los cazatalentos alemanes lo llamaban “el rey del ciclismo”. Le apodaron El Largo, y a los 18 años sus tests fisiológicos y de resistencia eran superiores a los de Täve Schur, el campionissimo del Este, doble campeón del mundo amateur y repetido vencedor de la Carrera de la Paz, equivalente al Tour de Francia en el bloque comunista, ya que los ciclistas del Este no participaban en las pruebas que se celebraban en los países capitalistas.

A finales de 1971, Lötzsch es la gran esperanza del ciclismo alemán del Este para ganar la medalla de oro en los Juegos Olímpicos de Múnich 72, disputados en el territorio más enemigo, la República Federal de Alemania. Para cerrar su pase al equipo nacional, los directivos de su club le convocan en otoño. Le acompaña su padre a la reunión, un hombre de 71 años que ha sobrevivido a dos guerras mundiales, inconformista, escéptico y algo ingenuo.

Por eso, cuando le sugieren a su hijo la conveniencia de afiliarse al Partido de Unidad Socialista de Alemania, salta disparado como un muelle. Dice que su hijo sólo quiere hacer deporte, que le dejen tranquilo, y que además en la RDA no hay libertad de opinión ni de prensa.

Los funcionarios respondieron al ataque chantajeando a Wolfgang.

¿A quién quieres más, a tu padre o al socialismo?

Y el hijo, con la mezcla de valentía, ingenuidad y cabezonería que le distinguiría siempre, respondió:

Estoy de acuerdo con mi padre. No me gustan algunas cosas de este país.

Unos días después, en vísperas de un entrenamiento en Bélgica, Lötzsch es expulsado del club por su “completa inestabilidad política”. Se le cerraron de golpe las puertas del equipo nacional, de los Juegos Olímpicos y de un futuro sin preocupaciones como figura del socialismo. Debería haber sido el fin de su carrera deportiva, pero fue el comienzo de su leyenda.

El ciclismo es su vida. No puede abandonar. Lötzsch encuentra un hueco en una liguilla de empresas. Corre sin ningún apoyo, con su vieja bicicleta, una pesada Diamant, la marca mítica del Este, fabricada en su propia ciudad. Mientras el sistema estatal de entrenamientos perfecciona el trabajo sobre los grandes talentos incluyendo el doping sistemático, él se entrena solo en las colinas que rodean su ciudad.

Gana todas las carreras de la liga de empresas. Se gana también el derecho a competir en los campeonatos nacionales y en la carrera de un día más importante, la Vuelta a Berlín, disputada sobre el pavés, el Tour de Flandes del Este. Contra todo pronóstico se impone en el campeonato nacional, modalidad de persecución, a la élite del ciclismo de la Alemania Socialista. La afición estalla y reclama la participación en los Mundiales que se había ganado.

El régimen, ridiculizado, cambia inmediatamente las reglas. Lötzsch no irá al Mundial, pero cuantos más obstáculos pone el Estado en su camino, con más fuerza se entrena, con más determinación trabaja. En las carreras, entre los equipos oficiales, se repite la consigna: todos contra Lötzsch. Se prohíbe a otros corredores hablar con él. A un ciclista que le dio la mano tras una carrera lo expulsaron del equipo nacional.

Y contra todos, contra el sistema, contra ciclistas dopados, Lötzsch sigue ganando.

En 1974 gana por primera vez la Vuelta a Berlín y también el campeonato nacional de carretera, la Vuelta a Sajonia. Pero la selección nacional le sigue vedada. El régimen se inventa reglas absurdas. En una ocasión le obligaron a salir cinco minutos después que el pelotón, pero alcanzó al grupo y ganó la carrera. De esa forma se ganó a la afición y se convirtió en un héroe, jaleado, animado con pancartas, con cánticos y con gritos.

Pero el sistema siguió respondiendo de una manera brutal y cobarde. En una carrera, en 1975, Lötzsch sufre una caída. Inconsciente, se queda clavado en el asfalto, la cabeza rota, sangrando. Nadie se detiene a ayudarle por miedo. El pelotón pasa de largo, los coches le esquivan. Finalmente, en el último coche, el médico de un equipo se compadece, se detiene y le transporta al hospital, donde permanece en coma varias semanas con el cráneo fracturado.

Cuando despierta, vuelve a entrenarse y cuando está dispuesto para volver a correr recibe un golpe más duro: la federación le suspende, no puede participar en ninguna carrera. El asunto Lötzsch ya ha alcanzado por entonces los más altos niveles del aparato deportivo de la RDA y la Stasi ya había empezado a trabajar. Hay momentos en que le espían no menos de 50 colaboradores no oficiales, los oídos de la dictadura del proletariado.

Lötzsch, entonces, trata de irse al Oeste. En la Embajada de Bonn le dicen que pida permiso. Dos veces lo rechazan. La Stasi, además, busca cazarle con las manos en la masa: un agente le propone un plan de huida ilegal. Lötzsch no pica. Se reúne en secreto con Rudi Altig, el gran corredor de la Alemania Occidental, que dirige a un equipo en una competición en la RDA, y le pide ayuda. Luego da un paso más: visita al corresponsal en el Este del Süddeutsche Zeitung, un periódico occidental, y le cuenta su historia. El 20 de julio de 1976, toda Alemania la lee.

La Stasi está furiosa. Una noche, la Policía Nacional (Volkspolizei) le detiene y le provoca. Él estalla.

Los ciudadanos de la RDA no tenemos derechos.

Detenido y condenado por “repetido libelo de Estado”, Lötzsch pasa 10 meses en una celda de ocho metros cuadrados sin ventanas. Hace diariamente 400 flexiones y 3.000 abdominales que le mantienen en forma. Si se hubiera abandonado, si hubiera perdido la forma, si hubiera renunciado a ser ciclista, lo hubiesen deportado. Pero en las condiciones en las que abandona la reclusión, fuerte como al entrar, la Stasi no se puede permitir que salga de la RDA. Un renegado no iba a ganar medallas para el enemigo de clase.

En el otoño de 1977, al salir en libertad, Lötzsch quiere correr de nuevo pero la sombra de la Stasi no le abandona. Es un “enemigo del Estado”. Merece vigilancia plena y detenciones constantes.

Un día, harto, decidió combatir al régimen con sus mismas armas. Acepta afiliarse al partido, retira su petición de permiso para salir del país y finge haberse reformado. Sólo tiene un objetivo: el gran regreso. Su gran día le llega finalmente en 1983, a los 30 años.

El sol quema. 128 corredores toman parte en la 77ª edición de la Vuelta a Berlín, los mejores del país, el orgullo del régimen, los ciclistas modelo: Olaf Ludwig, Uwe Ampler, corredores soviéticos, polacos… y Wolfgang Lötzsch. Solo. Sin equipo.

Su única oportunidad es la fuga en solitario. Se escapa en el kilómetro 50. Una locura porque quedan otros 150 km por delante. Pero contra todo pronóstico, como siempre, Lötzsch gana. Llega solo a la meta, aclamado por cientos de personas que han bajado a la carretera al oír de su fuga por la radio, con más de 8 minutos y medio de ventaja, una auténtica barbaridad. Tras esa carrera puso punto y final a su vida deportiva.

Treinta años necesitó Lötzsch para acudir al Giro y otras carreras con las que soñaba en su juventud. Lo hizo como mecánico de los equipos ciclistas Milram y Gerolsteiner. Pero esa época también se acabó. Ahora tiene un taller de bicicletas en las afueras de su ciudad de toda la vida, Chemnitz, en un garaje pegado a su casa, un local con una persiana metálica enrollable “de los tiempos del Este” decorado con pósters de Induráin, Pantani y las coronas doradas de sus viejas victorias.

Tras la caída del muro pudo leer las 2.000 páginas que los espías de la Stasi habían recopilado sobre él. Durante 17 años la policía secreta de la RDA no recolectó informes de honores ni medallas, sino de su vida cotidiana, transcripciones de escuchas, de seguimientos, de delaciones. Lo que descubrió en los documentos de la Operación Radio de Bicicleta, una de las más amplias de los servicios secretos en el terreno deportivo, era aún más duro de tragar que cualquier suspensión: Ni uno solo de sus amigos se salvaba. Todos le espiaron.

El no les guarda rencor. En una entrevista reciente se limitó a decir:

“No soy una persona que quiera revancha, sólo quiero que mi historia no se olvide”.

Esta es la historia del ciclista que derrotó al servicio secreto de Alemania.




Fuentes: El País, Wikipedia, pero sobre todo Johann, masajista del equipo Gerolsteiner.

Anuncios

19 pensamientos en “EL CICLISTA QUE DERROTÓ A LA STASI por greatmike

  1. GRANDE, GREATMIKE

    Me ha impresionado, no tengo palabras, porque lo has contado de maravilla.
    Me entran ganas de, si alguna vez visito Berlin como me gustaría, acercarme a Chemnitz y poder saludar a este héroe.

    Lo dicho, impresionado me he quedado. Y le diste la mano, sin saber quien era! Eso es todo un círculo de los que dice Flags, pero al revés, cerrado en el pasado.

  2. Los videos del post pertenecen a la película “Sportsfreund Lötzsch” (2007) dirigida por Sascha Hilpert y Sandra Prechtel.

  3. Flags, eres grande.

    No sé de donde sacas las fotos ni los vídeos, pero está muy currado. Ha quedado genial.

    Gracias, Aupa. Es cierto, al final tendrá razón Flagrant con lo de los círculo…

  4. Greatmike. Yo sólo hago mi tarea de editor. El mérito del post es tuyo. Soy yo quien te agradece enriquecer el blog.

  5. Me gustaría felicitar a Greatmike por la historia, que es fantástica. No sé si lo he comentado, pero mi deporte favorito tras el baloncesto siempre ha sido el ciclismo. Aunque no suela comentar sobre el asunto en Trecet.

    Quizás la gente no lo recuerde, pero en el ciclismo la situación previa a 1992 era muy parecida a la del baloncesto. Mientras los JJOO fueron formalmente amateurs, los ciclistas que pasaban al profesionalismo perdían el derecho a participar en las pruebas olímpicas. Por esa razón, los corredores del Este se mantenían casi ocultos a ojos del espectador occidental. Cada cuatro años, irrumpían en el gran escaparate de los Juegos aquellos portentos ciclistas que dominaban las pruebas de pista con una facilidad insultante.

    Todos los grandes del ciclismo que nosotros conocemos, tenían la condición de profesionales y no aparecían en los JJOO más que en sus años de juventud, cuando aún eran formalmente aficionados. El propio Induráin estuvo en Los Ángeles con 20 años antes de iniciar su carrera profesional. La hipocresía de toda aquella historia era que los jugadores de baloncesto del ámbito FIBA -aun siendo muchos de ellos profesionales del todo, como en la España de los 80- sí podían acudir a los Juegos. La estupidez era tal, que la situación dejo de tener sentido, y el CIO no tuvo más remedio que admitir a los profesionales a partir de Barcelona’92.

    Lo cierto, es que esa separación ridícula nos privó de disfrutar de ciclistas como Lötzsch en las grandes carreras ( Tour, Giro, Vuelta) y privó a los occidentales de poder competir en los JJOO en los mejores años de su vida deportiva. Si eso no fuese suficiente castigo, en el caso de Lötzsch, tuvo que sufrir además la represión del gobierno de su propio país.

  6. Gran debut GreatMike. La historia es alucinante. Como un hombre puede desafiar a todo un régimen a través de un deporte. De verdad espectacular. Hay que buscar la peli para ver si narra la historia contada GreatMike o hay “blanqueamiento político”.

    Me ha gustado mucho, todos sabeís del profundo cariño (supongo que como todos) que tengo a mi padre, la parte del relato en la que “le dan elegir entre su sueño y su padre”. Yo hubiera elegido lo mismo.

    Gracias GreatMike.

  7. mis felicitaciones greatmike, me has puesto la gallina de piel como dijo alguien, y mis felicitaciones a flag, algun dia intentare hacer algo que merezca la pena ser publicado aqui, y algun dia espero, y se ,recibir ese cariño que le das para editar las cosas aqui publicadas

  8. Grandioso Greatmike, el nick hoy te queda que ni pintado. Great great great!!

    No tenía ni idea de esta historia, y es fabulosa, el fondo es impactante, estratosférico, pero la forma es lo que hace que le cojas todo el cariño a Lötzsch, a su historia, a su superación, a su cabezonería.
    Maravilloso. Como dice Aupa, si paso por Berlín, me tengo que acercar a darle mi mayor reverencia a este héroe anónimo, que está hecho del material de los sueños.

    Hoy me ha llegado mi primera bicicleta de carretera (tengo 3 de montaña, pero al final me he decidido a probar a ver qué tal es eso de rodar sobre el asfalto con ruedas flacas) y cuando salga con ella, pensaré en Lötzsch

  9. Jorf

    Sin duda vas a volar. Si estás acostumbrado al roce y la resistencia de las ruedas de las mountain bike con una bici de corredor, como las llamábamos de pequeño hace años, vas a tener la sensación de ir en un Ferrari. Yo me crié con una de pequeño y no entiendo otra forma de circular por asfalto que no sea con bici de ciclista.

  10. Mi más sincera enhorabuena, Greatmike. Es una historia maravillosa, perfectamente contada y, como siempre, editada con maestría por Flagrant.

    Es una faceta que actualmente ya no vemos tanto, la del deporte como tabla de salvación ante nuestras vicisitudes vitales. En el caso de Lötzsch, el ciclismo fue primero su pecado y despues su única manera de redimirse personalmente.
    En nuestros tiempos solemos ver profesionales que llegan a hastiarse de deportes que les han dado fama y dinero, cuando para otros su amor, por el sport era tal, que le llevaba a tirarse en la carcel 10 meses.

    De cualquier manera, lo que yo me planteo es si realmente Lötzsch derrotó a la Stasi o más bien perdió los mejores 10 años de su vida deportiva luchando contra un monstruo invencible de mil cabezas. La historia rezuma romanticismo… ¿hubiesemos sido nosotros capeces de hacer lo mismo?.

    Un abrazo a todos y felicidades de nuevo Greatmike.

  11. Preciosa historia de superación y lucha contra un sistema político asfixiante. El asunto que Docass menciona no es menor, la imposibilidad de participar en carreras profesionales por parte de los ciclistas del este, al mismo tiempo que los profesionales no podían participar en los JJ.OO., basado todo en ese hipócrita amateurismo que inundaba por aquellos tiempos la cita olímpica.

    Felicidades Greatmike.

  12. Gracias por el post, preciosa historia. Me he emocionado sinceramente. Desde luego que eran otros tiempos…
    Estoy de acuerdo con Playing en la reflexión que plantea. Da mucha pena que se perdiese un corredor de ese talento por causas ajenas al deporte.

  13. Puede que se perdiera un gran corredor para la historia y para el resto del mundo, pero para él y para las personas que vieron en el un oasis al férreo control político, debió tener más valor que todas las medallas del mundo.

  14. Quizá la grandeza de Lötzsch no hubiese sido tal si hubiese competido normalmente.

    Es posible que hubiese ganado medallas de oro en las Olimpiadas, pero hubiesen quedado enterradas entre el resto de las que componían el medallero, porque como bien apunta Docass los mejores ciclistas occidentales no participaban en ellas, de las misma forma que los mejores ciclistas del Este no se podían medir con los Merckxx, Hinault, Fignon, etc.

    No recuerdo el título, pero hay una pelicula de Kevin Costner en la que interpreta a un golfista de una clase enorme pero poco adicto al trabajo. Se clasifica para disputar el US Open y llega al final de la última jornada disputándo el título en medio de una gran espectación. En el último hoyo, se empeña en un golpe imposible y manda la bola al agua, perdiendo toda opción de ganar. En vez de intentar quedar segundo, se empeña en dar denuevo ese golpe y vuelve a llegar al agua. Así una y otra vez, hasta que su caddie le pregunta si está loco. Costner responde algo así como que si no gana, al menos merece la pena ser fiel a la filosofía de uno, y dando 20 golpes en un último hoyo garantiza su paso a la historia.

    Algo así creo que ocurre con la figura de Lötzsch. Hubiera sido un ciclista más.

  15. Greatmike, es Tin_Cup, con Rene Russo, por otra parte, otro de los múltiples fracasos de Kevin tras Bailando con lobos, salvándose únicamente por tratar un tema deportivo, aunque de manera muy sucinta.

    Mi pregunta la planteaba no desde el reconocimiento personal a un deportista o a sus posibles éxitos en competiciones, sino a vernos privados durante muchos años de practicar el deporte (sustituir por cualquier afición) que nos apasiona al nivel del que somos capaces. Yo, sin jugar baloncesto, seria mucho más infeliz seguro, Lötzsch sin ciclismo de alto nivel, ¿como se sintió?, ¿gano él o ganó la Stasi?. Con el paso del tiempo podemos decir que ganó el deportista, pero durante aquellos años…
    P.D. Que conste que actuo un poco como abogado del diablo, que el coraje del protagonista me apasiona, ;-).

  16. Greatmike,

    por cierto, no me has dicho como quieres que se llame tu sección. De momento tu post lo he clasificado dentro de una categoría que tenía ya creada: Grandes Batallas. Pero creo que el título para tus entradas deberías bautizarlo tu mismo.

  17. Flags:

    Lo he pensado y me gustaría el título “Las cosas de Mike”.

    Gracias.

  18. MUY BUENO GREATMIKE.
    No conocía la historia y es apasionante. Luego, en nuestros tiempos, nos quejamos por tonterías, aunque tengamos toda clase de facilidades.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s