A TRUE LOVE STORY: PAU GASOL Y KOBE BRYANT por flagrant

Hace años, al principio de Gasol en la NBA, no podia ver todos sus partidos por TV, sólo aquellos que emitían por Canal Digital + con los fabulosos comentarios de Andrés Montes y Antoni Daimiel. Muchas madrugadas me pasaba las horas enfrente del pc siguiendo sus partidos por las estadisticas on-line y en directo de la página oficial de la NBA. A través de las estadísticas, y con el arma de la imaginación, visualizaba el partido. Una asistencia, un tapón, una falta recibida, dos puntos más, una pérdida.

Todo parecía encajar en el conjunto de las estadísticas en la imagen que me formaba del partido. Ha tirado poco, no le pasan la bola, hoy ha estado bien. Con las estadísticas intentaba comprender su evolución en los Grizzlies. Pero, Gasol casi siempre hace buenos números y las estadísticas no me servían para mi forma de entender el juego.

Ya sabéis que yo me fijo en otros detalles, y esas pinceladas que me sirven para perfilar mis círculos, mis particulares radiografías de los encuentros, se me escaban entre los números. ¿Como reflejas en una estadística una mirada, un gesto, un estado de ánimo, un pálpito, o como es el caso que nos ocupa, una verdadera historia de amor baloncestístico?

Esta noche juegan los Lakers de Kobe y Gasol y voy a olvidarme de las estadísticas durante el partido. Me voy a fijar en lo que llevo tiempo observando, la historía de amor entre estos dos jugadores. Luego ya tendremos tiempo para analizar las estadísticas, para fijar con ellas lo que ha sucedido en la cancha, pero no voy a perder detalle de cada gesto, de cada guiño, de cada abrazo, de cada sonrisa tras una canasta, un tapón o una asistencia.

Entre estos dos jugadores se esta escribiendo una de las historias de amor baloncentística más poderosa que yo recuerde. Como diría Girondo: “Se miran, se presienten, se desean, se acarician, se besan, (…) se iluminan, se codician, se palpan, se fascinan, se mastican, se gustan, se confunden, se acoplan, (…) desfallecen, (…) y se entregan” (Poema 12).

Verlos jugar es deleitarse ante la escritura de una cadencia, de un ritmo, realmente poético. Observar como acarician la pelota, como se miran, como se entregan en la cancha es fascinante. Hay equipos que hacen de la garra, de la épica, como este año los Celtics, su marca de identidad. Los Lakers de Kobe y Gasol son un canto al amor entre compañeros. Ese espíritu, el pálpito de estos dos jugadores entregados, ha contagiado a todo el equipo.

La pasada madrugada del 19 de mayo en el segundo partido de las finales de Conferencia contra los Phoenix Suns pudimos contemplar otro acto de esta obra.

Gasol interpretó un partido sublime, que lo está encumbrando a niveles de divo. Pero, cuando te fijabas en los gestos de Kobe con Pau ya sabías que iba a jugar para él, como así fue. Luego las estadísticas reflejaron 13 asistencias para Kobe y 29 puntos para Gasol. Sí, correcto, esos son los hechos, pero las estadísticas no nos muestran ni la emoción de lo que sucedió sobre la cancha, ni por supuesto el corazón del vestuario.

Ya hay voces que anuncian que no sería sorprendente que Gasol fuese MVP de las finales de la NBA. Eso ya se veía el año pasado, y lo dije. Kobe parece que quiere devolverle el anillo, y eso suena a otra declaración de amor incondicional. Para mi es tan evidente como la mejor estadística. Cuando me fijo en ellos no puedo evitar pensar en el reconocimiento que Kobe le muestra a Pau. Que Pau se cae al suelo, ahi está presto Kobe a levantarlo. Cuando Kobe cae al suelo ahí está Pau para cogerle la mano y ponerlo en pie. Juegan los partidos mirándose constantemente, buscandose tal cual Calixto y Melibea.

Me emociona verlos sentir esa atracción irreflenable, esas muestras de cariño que incluso trasladan cuando son rivales en la cancha como en Pekín. Pensad que el componente emocional para ambos es tremendo. Gasol cuestionado antes de llegar a L.A. y la estrella de Kobe eclipsada antes de llegar Pau. Su historia es la del poema “se buscan, se aman, se necesitan”. Por eso tanto afecto mutuo. Para Pau, Kobe ha sido su valedor. Y para Kobe, Pau ha sido su redentor.

Esta madrugada a las 2:30 el tercer acto de A True Love Story. Y todo parace presagiar que el poder del amor de stos Lakers se encontrará en la final con el orgullo de la tradición de los Celtics.

Lo seguiré por la CABINA DE MANDO OKUPA. La TV con CHAT que nos ha preparado Mojo para poder ver y comentar al mismo tiempo. Una pasada. Estáis invitados a pasaros por allí.

http://www.mojopicon.net/watchmen/chat.php

Anuncios

22 pensamientos en “A TRUE LOVE STORY: PAU GASOL Y KOBE BRYANT por flagrant

  1. me ha encantado flagrant esta muy bien, que pena que esta noche no pueda ver el partido, pero hoy me apetece dormir no ver una romantica…. jejje, de verdad muy bien, y resume muy bien la relacion pau kobe, se quieren de verdad porque kobe ha visto como pau no le come terreno y respeta sus galones, y kobe entiende que sin el los logros no llegan, el ejemplo el inicio de temporada sin pau, lo notan mucho los lakers

  2. Pues sí Flagrant, extraordinaria, y peculiar, visión, sobre una de las relaciones más “de tú a tú” que ha dado la NBA. Y de la respuesta a tu post, me ha salido uno que refleja, muy a tu estilo (aunque con menor calidad), como Kobe ha llegado a esta “relación” y como su “ex” (Shaq) ha tomado otros rumbos. Te lo mando para que “lo maquetes” a tu estilo y le pongas esas fotos que encuentras y que son mucho más ilustrativas que las mismas palabras.

    Espero que os guste a todos.

  3. Fue una buena noche para ambos, aunque no para los Lakers. Esperemos que estos dos se sigan dando abrazos en una final contra los verdes.

    Muy buen post, analizando aspectos como sensaciones, complicidad, ayuda mútua y necesidad del otro, todo lo que forma parte de nuestro juego de 5 para 5 y, efectivamente, no sale en las estadísticas. Que aprendan otros que ahora buscan equipo.

    Saludos.

  4. Genial, Flags.
    Aunque no sé si funcionaría bien como declaración de amor: “Me gustaría ser tu Gasol; ¿quieres ser mi Kobe?”.
    Lo probaré con mi chica.

  5. Ayer yo hubo “miraditas”, no hubo feeling, entre los amantes de los ángeles. Consecuencia: perdieron, pero hasta el último momento tuvieron opciones. Esto evidencia que a poco que se lo propongan liquidan esto rápido. Pero parece que se toman sus respiros. Ayer les faltó “pasión”, intensidad.

  6. Hace un par de semanas estuve en Chicago por cosas de trabajo, y uno de los días pusieron en ESPN un reportaje sobre el anillo de los lakers de la temporada pasada, con sonido de micrófonos en los entrenamientos, al maestro zen en algún partido, e imágenes durante la temporada de varios jugadores, contando incluso algo de la biografía de alguno de ellos. Muy bueno el post, Flag, realmente bueno, y creo que Erkil apunta un detalle fundamental: respeto. Hay un grandísimo respeto entre ambos, Kobe llevando el liderazgo porque no solo son los partidos, sino el tiempo de convivencia entre los jugadores. El reportaje lo describía muy bien. Kobe tiene alma de líder, y ejerce como líder. Jugar con un dedo roto, por ejemplo, es algo que los jugadores no van a olvidar fácilmente. Acabar de entrenar y ver a Kobe quedándose en el gimnasio tampoco lo van a olvidar fácilmente. Todos lo dicen, que Kobe es el alma. Gasol es un complemento perfecto, pero de momento sólo en la cancha. Poco a poco va tomando posesión, pero todavía le queda un poco. Kobe ya está de vuelta de todo lo que pasa en el equipo.
    Saludetes

  7. Recuerdo vagamente un libro que fue un best-seller llamado Love Story. Mi memoria lo asocia a un cuento de la Cenicienta con elementos del Mayo del 68.La película no la vi, pero lanzó al estrellato a Ryan O´Neal y Ali MacGraw, una morenaza medio hippie. Empezó la polémica de si es mejor el libro o la película.
    Gasol sería la Cenicienta o la chica pobre y Kobe el príncipe o el niño de papá.Pero en el libro la chica acaba muriendo,creo,y en este caso será al revés. Cuando se vaya Kobe ,Gasol llorará su pérdida.Y fueron felices y comieron perdices.

  8. Apareció Superman. Howard impuso La ley del Más fuerte. 32 puntos, 16 rebotes y 4 tapones dominando la zona de forma majestuosa.

    Orlando derrotó a los Céltics por 96 a 92 tras una prórroga en un partido reñido de principio a fin. Los Magic fueron por delante del marcador casi todo el encuentro hasta que en el último cuarto la clase y el orgullo de Pierce y Allen lograron empatar el partido a base de triples, pero un falló en la ultima posesión, Pierce botó el balón sobre su pie, evitó ese último tiro que podría haber supuesto la victoria definitiva en estas finales de Conferencia. Pierce fue el alma de los Celtics y con 32 puntos y 9 rebotes fue el mejor de los de Boston. Allen sublime, especialmente en los momentos calientes. Pero, si Howard mantiene este nivel, y Nelson como hoy le asiste y acierta en el tiro (hoy consiguio 23 puntos), los Celtics van a tener que sudar tinta en el próximo partido.

    ¿Y el resto? Los que aparecieron bregando, que no es poco. Pero estos partidos no son de actores secundarios. Y uno de los principales se echó en falta. Rondo, no pudo con Nelson y además estuvo flojo en el tiro: un 3 de 10 en tiros.

    Los Celtics son un equipo de raza. La final va a ser una batalla entre The Power of Love vs The Pride & The Fury.

    ¿O puede Superman ser realmente mágico?

  9. “Para Pau, Kobe ha sido su valedor. Y para Kobe, Pau ha sido su redentor”.

    Imposible decir más, con menos.

    Magnífico.

  10. La victoria de los Magic ayer le pone picante a la cosa… ponerse 3-2 supondría que se reforzaran muchísimo moralmente, que lo necesitan, porque Howard y Nelson solos no pueden andar tirando del equipo (Carter casi nulo ayer). Por otro lado, si la eliminatoria PHX-LAL como me temo se alarga, prefiero que el campeón del Este también llegue cansado a las Finales.

    Kobe-Pau una historia de amor: Cuidado con los cortocircuitos y los nervios; si Gentry repite la zona del otro día a ver si hacen circular bien el balón, hubo momentos en el tercer partido en que los Lakers estaban bloqueados, Odom especialmente parecía que no sabía qué hacer contra zona.

  11. Me encantan las historias de amor. Y me encanta el deporte. Y sobre todo, adoro el baloncesto. Especialmente a Pau Gasol.
    Por mis venas corre sangre celta, no puedo ocultarlo. Pero, en el fondo de mi corazón, si esta bella historia de amor tiene un final plenamente feliz, no podré evitar que una tímida lágrima corra por mi mejilla.
    Si es que, en el fondo, y por encima de todo lo demás, soy un romántico…

  12. Pues parece que la cosa se va a poner caliente, mucho más si tenemos en cuenta estos arbitrajes que estan permitiendo un juego que roza el criterio arbitral del rugby.

  13. Lo de Kobe ayer fue una de esas actuaciones que no se olvidan en años. Los héroes tambien lo son en las derrotas. Estuvo a punto de ganarle a tres equipos: la primera unidad de Phoenix, la segunda y a sus propios compañeros. Demasiados enemigos, pero que manera de caer. I LOVE KOBE.

  14. Suscribo tu último comentario Flags, Kobe tuvo demasiados enemigos ayer… más les vale ponerse las pilas ayer quedó demostrada FLAGRANTEMENTE 😛 la inferioridad manifiesta del banquillo Laker. Como venimos discutiendo en nosolofutbol bastante tiempo, se puede ganar un anillo con 6-7 jugadores útiles, vaya parece que sí, pero dos seguidos vaya parece que dan para llegar con mucho trabajo a las Finales y casi me parece un milagro… pero a largo plazo este roster de los Lakers tan limitado no va a aguantar mucho más… y el problema es que semejante banquillo y a Bynum con sus rodillas a cuestas quién lo va a querer para hacer algún trade que dé profundidad al equipo.

    Por el momento en Kobe (y Pau, y el Staples Center) I trust.

  15. Menos mal (para los Lakers, si todo va bien, aunque cueste) por lo que pueda pasar que Orlando está alargando la Final del Este más de lo que parecía iba a ser después de su debacle en el tercer partido especialmente. Ahora 3-2 y a Boston le queda sólo un match ball al servicio, osea en casa. Nunca se ha remontado un 0-3 en la historia de la NBA, ¿no?

  16. Hay más pruebas del cariño que se tienen estos dos, pasando a un plano más…pasional

  17. Pero lo peor no es eso, Nacho78. Boston ayer acabó con Perkins expulsado, Wallace lesionado (espalda) y Davis “noqueado” (codazo de Howard). Se supone que Perkins debería de sufrir un partido de sanción, salvo que la NBA le quite una de las dos tecnicas (la 2º es muy rigurosa). Davis debe de jugar, pero lo de Rasheed parece más serio. Y sí, efectivamente, nadie ha remontado un 3-0 en contra pero ahora mismo, no sería descabellado pensarlo. Aún así, ahí están los orgullosos verdes y saben que en su cancha tienen que hacerlo. Eso sí, como no jueguen ni Perkins ni Sheed, creo que sólo Garnett y Davis no pueden parar a Howard, lo que hará que cambie la defensa de Boston y tengan que cerrarse mucho a ayudarles (Pierce especialemente) y es ahí donde Orlando te machaca desde fuera.

    He visto todos los partidos de la serie “en diferido” (cortesía de mi vecino y su abono a Digital Plus) y cuando Orlando ganó el cuarto, en la prorroga, pensé que había sido un espejismo, porque el guión había sido el mismo que en las tres derrotas, con la salvedad de que Rondo, ese dia se vió superado, muy ampliamente por Nelson (todas las fotos se las lleva Rondo, pero ojo a los playoffs, desde 1º ronda, que se está marcando el base de los Magic), y da igual que Howard haga 20-20, si los celtics logran anular el perímetro de Magic (cosa que hoy no ha ocurrido) pasarán. Aunque habrá que estar atento a las presumibles ausencias.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s