“EL DOCTOR” SÓCRATES por angelcapo9

Este jugador es un maldito jugón no solo por su forma de ver el fútbol , sino tambien por ser un jugador ilustrado y comprometido político e una época dificil en su país.

Sócrates Brasileiro Sampaio de Souza Vieira de Oliveira  nació el 19 de febrero de 1954 en Belém, estado de Pará, Brasil. El destino le llevó allí desde muy lejos, pues sus padres eran cristianos maronitas, de la ciudad de Kafr Bir’im, hoy llamada Baram, en Israel, muy cerca de la frontera con Líbano. Su familia, de nombre Ghattas, huyó de allí en 1948, cuando toda la población cristiana del lugar fue evacuada por las tropas israelíes. Una nueva vida les esperaba en Brasil.

Debutó como profesional en el Botafogo (57 partidos , 24 goles) en 1974. En 1978 llegó al Corinthians (297-172) de Sao Paulo, donde permaneció hasta 1984, cuando probó fortuna en la Fiorentina (20-5) . Tras un mal año regresó a Brasil para jugar en el Flamengo (20-5) de Rio de Janeiro, hasta 1987. Entre 1988 y 1989 jugó en el Santos  (5-2), finalizó su carrera en equipos de segunda fila del Reino Unido como el  Garforth Town pero no es reseñable, sólo un partido de exibición. Con la selección jugó 63 partidos y metió 25 goles.

La mítica Brasil del 82

Llegó a disputar dos mundiales, el inolvidable del 82 y el del 86, en México (le metió un gol a España , en el partido del gol anulado a Michel, del inefable árbitro  australiano Banbridge)

Sócrates era un medio centro ideal por su versatilidad. Sabía ‘leer’ al rival, y tenía capacidad de responder según las características del mismo, cambiar el ritmo, amagar, sorprender al adversario, para crear la perfecta asociación que necesitaban y  agradecían los delanteros. Sus partidos preferidos eran los más complicados y era capaz de marcar goles inverosímiles. Su defecto quizás era el de correr poco, aunque la certeza de sus pases mitigaba esta falta. En su palmarés consta haber sido nombrado como mejor jugador sudamericano el año 1983.

LOGROS

Su padre era admirador de la cultura griega, y lector de sus filósofos y dramaturgos, de ahí su nombre y el de dos de sus hermanos: Sófocles y Sóstenes. Su hermano pequeño fue también futbolista. Se trata del gran Raí (PSG , Sao Paulo , etc).

Era mítico, casi una leyenda urbana su juego de tacón , incluso corre la anécdota que tiró algun penalty de tacón, esa práctica la efectuaba sobre todo en partidos de exhibición: tirar los penaltys con el tacón y de espaldas. No solía fallar, aunque no se arriesgaba a tirarlos así en los partidos importantes. Los penaltys de tacón de Sócrates han pasado a la categoría de leyenda del fútbol. Pero no sólo los de tacón.

Aquí su maravilloso juego de tacón (con alguna práctica de pealty de tacón)

Siempre fue un jugador de marcadas ideas politicas progresistas. Lideró el movimiento Democracia Corinthiana, cuando jugaba en el Corinthians de Sao Paulo. Se trata de un modelo de autogestión del club, en el que los jugadores y los técnicos tomaban las decisiones de manera consensuada y democrática. Todo ello, por cierto, en plena dictadura militar en Brasil. También fué militante del Partido de los Trabajadores, del por entonces líder sindical Lula, hoy presidente de Brasil.

Su pase a la Fiore se dice que fué por temas políticos. En 1984, subió a diversos estrados para defender el voto directo para elegir presidente. Prometió salir del país si el voto directo no fuera aprobado en la Cámara. Dicho y hecho, frustrado, Sócrates partió para enrolarse con la Fiorentina de Italia.

Su nombre de El doctor, viene  porque  estudió la carrera de  medicina y por  que tras su retiro se ofreció como médico en un hospital público de Rio de Janeiro. Sócrates incursionó en distintas facetas culturales. Se dedicó a la pintura, a la música, a la escritura y hasta tuvo el placer de dirigir una obra de teatro, Fútbol, que con música y humor lanzaba denuncias sociales con el deporte como nexo.

Sócrates dentro de la cancha era un futbolista disciplinado y muy profesional, pero nunca dejaba de fumar un cigarrillo o beber una cerveza después del partido. Confesaba que no le gustaban los entrenamientos y lo que le atraía del fútbol  era la alegría del juego. De hecho el fútbol actual no le atrae y solo lo recuperan para la causa jugadores con fantasía como Messi, del que se declara su fan.

Medía 1,92 m de altura , sin embargo calzaba un 37 de pie, quizás sus pases milimetricos y su juego de tacón tengan algo que ver con eso. Tenía un aspecto desaliñado y algo hippy , con cintas de pelo , barba de varios dias , etc., lo que le hizo muy popular y deseado en su época. Su look bohemio quedó en el recuerdo de los aficionados junto con una excelente generación de futbolistas brasileños que maravillaron en el mundial de España (Zico, Sócrates, Falcao, Eder, Junior…). Sus cintas en el pelo siempre llevaban mensajes como “comida para Etiopía”, “No al apartheid” y cosas así….

Antes de entrar en la Facultad de Medicina, Sócrates jugaba con las categorías inferiores del Botafogo. Su padre le tenía prohibido jugar al fútbol y él lo hacía a escondidas. Un día, el padre de Sócrates fue a ver al equipo jugar, y descubrió que para su pesar, su hijo estaba entre los 11 futbolistas, lo cual le valió a Sócrates mas de una reprimenda por parte de su padre, que al parecer era bastante extricto.

En este video de Sócrates podemos recordar a este elegante jugador. Salen jugadas y prácticamente una entrevista-biografía suya.

14 pensamientos en ““EL DOCTOR” SÓCRATES por angelcapo9

  1. Una de las maravillosas cualidades que tenían los mundiales cuando era pequeño, era que tenías la posibilidad de ver jugadores que no podías disfrutar durante cuatro años. No existían parabólicas, ni plataformas digitales, ni internet, ni derechos televisivos para ligas extranjeras.

    Cuando cada cuatro años aparecían estos magos del balón, especialmente no europeos (a los europeos teníamos más oportunidad de verlos por las competiciones de clubes), los ojos de los niños como yo se iluminaban ante cualquier detalle que reforzara la imagen creada a través de la lectura de un periódico o de la leyenda oral transmitida por los expertos. Brasil era el ejemplo paradigmático en ese sentido. Y la selección del 82 especialmente. Los Sócrates, Zico, Falcao, Cerezo, Eder, Junior o Leandro eran ya famosos antes de debutar y eso que estoy seguro que muy pocos en España los habían visto jugar. Con Maradona pasaba igual. Recuerdo el álbum de Danone “Fútbol en acción” (el de Naranjito, vaya), que por cierto aún conservo (jeje), que en su última página colocaba fotos de los cracks que podían ser determinantes en el campeonato. Aparecían Arconada, Bettega, Blokhin, Zico, Rumenigge y Maradona, del que se decía que “sus contratos son fabulosos”.

    Pero me voy por las ramas. Ese áura mística y mítica que esos jugadores irradiaban para mi mente infaltil desapareció, lógicamente, con el tiempo. Sin duda, uno de esos jugadores era Sócrates y sus taconazos, con ese aspecto desaliñado y tan exquisito en el juego al primer toque.

    Este gol (y el de Eder el mismo día) a Rinat Dassaev fue escalofriante:

    También echó una mano, esa tarde sevillana, Lamo Castillo…

  2. grande capo!

    Sócrates, palabras mayores

    Dos cosas al respecto: Sócrates era la referencia cuando al pedir un 39 de zapato te decian que era una talla pequeña, pequeña? si Sócrates mide más de 1,90 y usa un 37.

    Y luego, el infausto partido de Sarriá entre Italia y Brasil, si sólo debian defender un poquito, y seguían atacando, no sabian defender, y así se aprovechó aquella triste Italia. Desde entonces no los trago en cuestiones de futbol. Fue el primer partido en el que lloré amargamente al terminar.

  3. Que bueno Capo, ya tenía ganas de ver a uno de “ese” Brasil en tus posts socio. Los que tu nombras más Toninho Cerezo (que ha nombrado Vialegre) son los primeros futbolistas extranjeros que comencé aprenderme con mis casi 8 años y que se unían a los Migueli (que grande), Victor y compañía.
    Como dice Vialegre, a partir de ese Mundial 82 todos pedíamos ser Zico, Socrates, Junior o Cerezo…………………..o Rossi, Maradona, Rummenige, Voller, Harold Schumacher (este tambien da para un post de los tuyos), Tigana….
    Que bueno es recordar, gracias a tu trabajo, a este tipo de jugadores.

  4. Para mí el Mundial del 82 es el más amargo de todos los que he vivido.

    Era apenas un niño. Para un sevillano bético, ver a Rafael Gordillo jugando un Mundial era la leche.

    Pero España hizo el Mundial que hizo.

    En aquel momento no lo sabía, pero asistir al Brasil-Escocia en directo supuso ser una de las pocas personas que conozco que ha visto al grandísimo Zico en directo. Con su infinita clase puso una falta directa en las mismas telarañas que limpiaba Julio Cardeñosa y más tarde limpiaría Gabriel Humberto Calderón. Vista la decepción de España, fui con Brasil.

    Pero luego Italia hizo lo que hizo.

    Y volví la vista hacia un equipo con un tío de nombre español. Un equipo de toque, al que quizá le faltaba un delantero centro en condiciones. Me hice de Francia por Luis Fernández y me acabé enamorando de Platini.

    Pero luego Alemania (Schumacher concretamente) hizo lo que hizo.

    Así que me ví abocado a una final con las dos selecciones que peor me caían. Era solo un niño y el resultado que yo quería no se podía dar: que perdieran las dos. Hice de tripas corazón y me posicioné a favor de Alemania por aquello de que Littbarski tenía un regate alucinante.

    Pero Italia hizo lo que hizo.

    Solo el paso del tiempo me hizo darme cuenta de lo que pude ver aquel año, el verano de 1982.

  5. Joder.

    Ahora que lo pienso, quizá mi obsesión por el buen juego y mi odio a los equipos resultadistas sea un trauma de juventud con origen en aquel Mundial…

  6. Enorme Sócrates, en todas sus facetas. Yo nací en el 84 pero esa Brasil del 82 es un referente atemporal. Ver la elegancia, clase e inteligencia con la que se movían aquellos jugadores y luego tragarte a la actual Brasil de Dunga hace que se te salten las lágrimas de pena.

  7. Verano del 82, yo era un crío, pero recuerdo algún Mundial como algo especial. Ya había visto algo del de Argentina, pero los horarios no eran los mejores. En cambio, el del 82 me lo tragué entero.

    Hay muchos recuerdos, el decepcionante papel de la selección española, lo de Italia, con una delantera Conti, Rossi, Graziani que en Sarriá destrozó a uno de los mejores equipos de fútbol que ha habido y habrá, el Brasil de Zico, Eder, Junior, el torpón Serginho y el gran Sócrates.

    Y como a greatmike, a mí me maravilló la selección francesa, con un centro del campo que era de seda, Tigana, Genghini, Giresse, Platini con Rocheteay y Six (ambos con melenas tipo Valderrama) en la delantera. No recuerdo que estuviera Luis Fernández, que sí recuerdo que sustituyó a Genghini en la Eurocopa del 84, también de infausto recuerdo.

    En fin, aquel mundial con aquel Brasil …..

    Enhorabuena angel.

  8. Una precisión: lo de infausto recuerdo de la Eurocopa del 84 es por la final de España y el fallo de Arconada.

    Pero de aquel campeonato todavía recuerdo el partido contra Alemania, resuelto con un gol de Maceda al final y un partidazo tremendo de Arconada que nos salvó de una goleada cierta.

  9. Un cabezazo de Maceda que nadie que yo conozca pudo ver, al menos en Sevilla, porque se fue la señal de TV.

    Mi padre tenía la costumbre de quitar la voz para verlo por la tele pero escucharlo por la radio y recuerdo a toda la familia agrupada en torno a un transistor pequeñito y luego dando saltos al escuchar el gol.

  10. Y tiene razón Jake.

    No era sobre Luis Fernandez sino un reportaje sobre Manuel Amorós el que me despertó la curiosidad en la selección francesa.

    La memoria. Es que entonces tenia solo 12 años…

  11. Bueno greatmike, en el Mundial de España yo tenía 13 años, pero aquella selección francesa se me quedó grabada. Por ahí tengo el album de cromos del Mundial y también recuerdo que tenía una caja de puros de mi padre en la que guardaba un montón de selecciones hechas con chapas y con la que jugaba al fútbol con un garbanzo como balón con mis amigos.

    Sobre todo recuerdo aquella semifinal que ganaban 3-1 y acabaron empatando los alemanes a 3 y pasando en los penalties, si mal no recuerdo tampoco. Aparte del hostiazo de Schumacher a Battiston, al que casi manda al otro barrio.

    Saludos

  12. Hay perdedores que alcanzan la gloria. Sócrates es un de ellos. Para que luego digan que todo es ganar. La naranja mecánica, el mundial de naranjito, Brasil 82. Curiosos círculos houstonianos.

  13. En el Mundial de España yo tenia cinco años, recuerdo vagamente el unico partido que ganamos ese Mundial, el de Yugoslavia y el gol de Saura. La final tambien lo recuerdo, porque mi madre no me dejo ir al Bernabeu con mi padre (que por aquel entonces era un betico que solo llevaba exiliado 3 años en Madrid). Tambien recuerdo la expulsion de Maradona y la agresion del guardamenta aleman a Batiston. Flashes que cimentaron una afición. No puedo dejar de pensar en el partido del proximo sabado. ¿Quien coño dice que esto es solo un juego?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s