UN OJEADOR AFORTUNADO, D. VICENTE por snedecor

Fue en una mañana gris, durante el puente de Todos los Santos de 1999. Un par de compañeros de equipo habían sido llamados por la selección provincial sub’15 para disputar un intersector del campeonato autonómico, y como aquello era una novedad (hasta ese año éramos un equipillo… bueno, dejémoslo en mediocre) y les tocaba jugar en casa, fui con mi padre a verlos. Hacía un frío de mil demonios en aquellos campos situados en medio de ninguna parte, entre diminutas huertas y descuidadas parcelas de cereales, y el escaso público presente parecía más preocupado por no quedarse aterido en la banda que por el tosco fútbol desplegado por aquellos cadetes. Mis compañeros estaban en el banquillo y yo empezaba a lamentarme por haberme pegado un innecesario madrugón sólo para pasar frío cuando mi padre me hizo un gesto. “Mira, ¿ves a ese? Es Del Bosque, el ojeador del Madrid”. Yo sólo veía a un tipo con bigote, tirando a barrigudo, cubierto con un grueso anorak y un gorro de lana y que sujetaba discretamente bajo el brazo una pequeña libretilla, pero mi padre veía al jugador que le deslumbró en la segunda mitad de los setenta y principios de los ochenta (“este sí que era bueno, vaya técnica tenía, no sé cómo no jugó más en la selección”) y, lo que entonces era aún más sorprendente, al entrenador ideal para un Real Madrid en pleno proceso de re-deconstrucción. “Ah, sí, este entrenó un día al Madrid cuando echaron a Valdano, ¿no?, y ganaron 5-0 en San Mamés” dije yo, haciendo memoria. “Y antes de que ficharan a Valdano también estuvo un par de meses” me recordó mi padre. “Por lo menos pondría un poco de orden”, añadió. “Pues si en un partido es capaz de ganar 0-5, podrían probarle a ver qué tal” dije inocentemente, más por no quedarme callado que por otra cosa, y volvimos a concentrarnos en el juego. Sé que mi padre, que no es precisamente un mitómano, se quedó con las ganas de acercarse y decirle algo, pero entendió que estaba trabajando y no quiso molestarle. No habían pasado ni tres semanas de aquello cuando Vicente Del Bosque era designado nuevamente como apagafuegos tras el cese de J.B.Toshack, y viendo las noticias mi padre me dijo: “¿Te acuerdas?”

Por supuesto que me acordaba, y durante un tiempo incluso tuvo su gracia el poder decir en el insitituto y en el vestuario que había visto en persona al nuevo entrenador del Madrid sólo unos días antes de que lo nombraran mientras ojeaba atentamente en los Campos del CIA un aburrido partido de la selección cadete de Palencia. El tiempo fue pasando y aunque su equipo no acababa de carburar y enlazaba buenos triunfos con sonrojantes goleadas, la paz que Vicente transmitía al entorno (en clara contraposición a su antecesor) contribuyó a que su estancia en el banquillo se prolongase. Y así llegó la Octava, obtenida con una defensa de tres centrales para suplir la baja por lesión de Fernando Hierro, y el mundo habló de suerte por esa ocurrencia, por aquel taconazo mágico de Fernando Redondo que el central noruego Berg todavía debe estar buscando en aquel rincón del Teatro de los Sueños, por la súbita eclosión de Anelka en la semifinal ante el Bayern, por la inesperada debilidad que mostró el Valencia en la final, o por ganar el máximo título europeo justo el año en que se acabó la Liga en quinta posición, como si ganar la Champions hubiera sido un accidente. Lorenzo Sanz se creyó invencible tras el triunfo y convocó unas elecciones que acabaron provocando un terremoto en el fútbol español, con la llegada a la presidencia del club del prometedor Florentino Pérez, gracias a un fichaje imposible, Luis Figo. Se iniciaba una nueva etapa de recomposición de la plantilla que, quizás por eso de haber ganado una Copa de Europa, no afectó al entrenador, y uno de los primeros en salir fue precisamente Redondo, un héroe para la afición, que no entendió su venta al Milan. Vicente tampoco, pero tuvo que callar. No era su cometido.

A cambio llegaron Makelele y Flavio Conceiçao (y Solari, y Munitis, y Celades, y Tote), y el equipo ganó en solidez. Tras un inicio titubeante se colocó líder y acabó llevándose la Liga con Raúl de Pichichi, y a la gente le pareció normal, porque el Barcelona había entrado en crisis y el Depor nunca pareció capaz de reeditar su histórico título del año anterior. Además en la Champions el Bayern se tomó la revancha, Palermo y Riquelme destrozaron al equipo en la Intercontinental y el Galatasaray sorprendió en la Supercopa europea, así que para mucha gente el primer año de Figo quedó algo soso. Pero Florentino es mucho Florentino y redobló la apuesta galáctica con el fichaje de Zidane y el ascenso de los Pavones, a quienes Del Bosque conocía bien. Debutaron Pavón, Raúl Bravo, Miñambres y Valdo, pero el equipo tardó otra vez en conjuntarse. Zidane era un estorbo e Iván Campo acabó en el diván del psicólogo tras un par de errores y una absurda campaña de desprestigio. La Liga se iba para un férreo Valencia y a Del Bosque se le criticaba por apostar por César en detrimento de Casillas para un decisivo partido de Champions otra vez contra el Bayern. También se le hubiera criticado la entrada de Geremi por Figo, pero el gol del camerunés a los diez minutos tapó muchas bocas aunque también sirvió para dar motivos a quienes seguían convencidos de que Vicente simplemente tenía mucha suerte. Ganar en semifinales a un Barça sin rumbo se vio como algo normal, y en el partido de Glasgow el golazo de Zidane, la pillería de Raúl y la aparición milagrosa de Casillas en el último instante volvieron a restarle méritos al entrenador de aquel equipo.

El mal estaba hecho. Ronaldo engrosó aún más la plantilla galáctica y la caída en semifinales de la Champions significó la sentencia para Del Bosque. No importó la nueva exhibición, pese a la derrota, en Old Trafford, con McManaman brillando de interior izquierdo y Ronaldo como ejecutor con su hat-trick, ni que la prensa obligara a cambiar el planteamiento de la vuelta de semifinales al descubrir que preparaba una defensa de 3 centrales. Vicente tuvo cintura y sacó tres mediocentros, pero la baja forma de Raúl y Ronaldo tras sus recientes lesiones y un penalti marrado por Figo acabaron con el equipo eliminado a manos de la Juventus de Nedved. El motín encabezado por Hierro tras la consecución de un nuevo título de Liga fue sólo la puntilla. Las aguas bajaban revueltas por Chamartín y a Del Bosque le comunicaron oficialmente su no renovación al término de una cuasi-humillante entrevista en el telediario de Antena 3 que iba a ser de homenaje pero en la que mantuvo el tipo sereno hasta cuando le preguntaron si se imaginaba para qué le estaba citando el club a la salida de la tele. Importaron más los títulos perdidos que los conseguidos, y pesó más su perfil discreto y aburrido que la eficacia en la gestión del vestuario. En definitiva, en un mundo plagado de personalidades arrolladoras y polémicas, esa imagen de normalidad y tranquilidad que unos años antes le había servido para mantenerse en el puesto fue su perdición, y los dirigentes de entonces acabaron por ignorar sus muchos méritos deportivos en su búsqueda de la excelencia mediática.

Sólo la deriva institucional y deportiva en la que entró el club blanco tras su marcha hizo que su trabajo fuera justamente valorado, pero ya era tarde. Vicente probó en Turquía sin demasiada suerte, siendo despedido justo cuando su equipo comenzaba a levantar el vuelo, así que quienes dudaban de su valía como técnico quedaron más que contentos. Luego rechazó todas las ofertas que se le presentaron y fue tachado de cobarde por ello, pero nunca entró al trapo. En sus habituales colaboraciones con los medios Del Bosque se contenía cuando intentaban tirarle de la lengua para que rajara del club de su vida, y lo más que consiguieron fueron pequeños dardos contra la directiva de Florentino Pérez, demasiado poco para lo que otros hubieran dicho en sus circunstancias. La mesura también fue su seña distintiva durante el largo periodo en el que su futuro como seleccionador nacional era un secreto a voces, y por respeto jamás quiso confirmar algo que seguramente ya estaba hecho. Llegó al puesto en medio de una absurda polémica provocada por los defensores de Aragonés, y desde el primer momento se puso en duda su capacidad como entrenador y su supuesto interés por cambiar un estilo que nos había llevado a la gloria. Probar alternativas se convirtió en pecado mortal, introducir cambios era casi traicionar al país. España ganaba y convencía, pero Vicente sólo tenía la suerte (otra vez) de haberse encontrado un equipo ganador. El mérito nunca era suyo, sino de Luis y de los jugadores (y últimamente hasta de Guardiola), y él era simplemente un sospechoso que quería romper todo eso. Llegó el tropiezo de la Confederaciones y volvieron a aparecer las dudas, y llegó la derrota contra Suiza y todos los dedos le señalaron. Se cuestionó hasta su otrora elogiada lista de convocados y se criticó un esquema con el que nadie se había metido cuando sirvió para cerrar una brillante clasificación. Del Bosque introdujo modificaciones ante Honduras, hizo cambios inesperados ante Portugal y Paraguay, y volvió a sorprender con el once ante Alemania. Planteando los partidos un poco en función del rival, sí, pero en función de sus debilidades, convencido de la fortaleza de España con cualquier pequeño retoque y dando una vuelta de tuerca más para terminar de desactivar los generalmente rígidos esquemas de los adversarios, diseñados exclusivamente para lo visto hasta ese momento.

Y sin embargo eso en fútbol parece un crimen, y creo que es tan absurdo como si un equipo de baloncesto (por ejemplo) no pudiera variar sus esquemas ofensivos cuando le cambian a una defensa zonal. Pero si Xavi no la huele es culpa de Del Bosque por adelantarlo de posición, aunque el jugador confiese que la presión a la que le someten los rivales es lo que le impide entrar más en juego; y cuando por fin el de Terrassa empieza a carburar es porque ha decidido no hacer caso al entrenador y jugar donde sabe, no porque Del Bosque haya ajustado las piezas. Y así podríamos hablar de Busquets, de Navas, de Cesc, de Torres… Todas sus decisiones han sido duramente criticadas, y a uno le queda la sensación de que se pasa por alto la cuestión principal: que precisamente con esas decisiones estamos en la final de un Mundial. Debe ser que estamos tan acostumbrados a vernos ahí (¿verdad, Cap?) que no nos gusta cómo hemos llegado esta vez, digo yo, no sé. Otro en su lugar habría estallado, habría aprovechado para mandar recados a todos los que dudaron de él y se habría dedicado a proclamar su grandeza a los cuatro vientos (claro que si ese fuera su carácter a lo mejor no tendría tantos problemas), pero Vicente no contesta y sigue trabajando, mostrando una enorme riqueza táctica, una inteligencia preclara para escuchar las sugerencias de los jugadores y para que los cambios no rompan el grupo, y una exquisitez absoluta para replicar a la mosca cojonera que fue un Maradona que intentaba desestabilizar desde el día 1 un enfrentamiento que al final no se produjo (“es un tío majo pero un poco pesado”). Pero claro, Del Bosque tiene suerte y si ganamos será a pesar de él. Pues nada. Yo lo que sé es que el miércoles, después de que acabara el partido, en mi casa había un silencio sepulcral, emocionante, que rompí mirando a mi padre con una media sonrisa y diciendo: “¿Te acuerdas de cuando…?”

http://www.abc.es/20100523/deportes-futbol/futbol-vicente-bosque-201005222203.html

Anuncios

21 pensamientos en “UN OJEADOR AFORTUNADO, D. VICENTE por snedecor

  1. snedecor , tio , tu eres mi referenxia futbolistica , ni as , ni marca , ni ostias , tu estilo y por ende tus conocimientos me flipan, y mas aun la forma de expresarlos.
    muchas gracias por tus articulos , son una maravilla.

  2. ¡PLAS PLAS PLAS PLAS PLAS PLAS PLAS!(ovación cerrada de aplausos) soy el primero en reconocer que en cuanto escuche que sacaron a pedrito dije este la lia que jugadon de del bosque, esto sin haber visto aun la primera parte contra alemania, tengo que ver si la veo porque me cuentan que fue magistral, tambien dire que dude de vicente mas que nada por lo que escuchaba, opiniones ante todo respetadas y respetables, no porque haya visto el mundial, porque solo he visto algunas segundas partes y no todas.
    Pero snedecor tienes mucha razón y por eso esta ovación
    somos ciegos, somos burros con las orejeras calzadas para ir por donde 4 pseudoperiodistas nos quieren llevar, vendiendonos su verdad, de don vicente solo se vio lo que no llegó a conseguir, no sus méritos, es mas tuvo que aparecer don pep para que don vicente fuese valorado en sus justa medida, y hasta añorado en concha espina
    a mi don vicente me abrió del todo los ojos contra alemania con el figura de pedro, gracias por ayudarme a ver.
    Como decía mi profesora de lengua en 7 de EGB, vemos la paja en el ojo ajeno, pero sin ser capaces de ver la viga en el propio
    el día que consigamos transformar todo lo que nos une en dias como hoy domingo, en toda nuestra vida,
    el día que sepamos valorar el trabajo de los demas en su justa medida
    el día que nos apliquemos aquello de no preguntes que puede hacer tu pais por ti, sino que puedes darle tu a tu país para levantar cabeza,
    ese día dejaremos de ser españoles, y seremos seres racionales, no humanos, racionales, algo que nos hace mucha, pero que muuuucha falta

  3. Mañana es THE MATCH, iba a escribir otro post, pero me liado con temas evolutivos y demas, y despues de leer el tuyo y el de CAP corregido, no creo que haya mucho más que añadir, solo una cosa, si ganamos mañana (bueno, ya hoy) me retiro del futbol ;). Cuando se llega al cenit, lo mejor es dejarlo…

  4. Snedecor, me uno a los elogios con gusto. Es un placer leerte y aprender de tus historias. Me pasa como a Nojavino, había pensado escribir algo para EL DÍA, pero ante tamaña exhibición me retiro a mis cuarteles. Solo deseo que este hombre bueno nos proporcione más momentos de alegria, momentos como este que viviremos hoy y que, dentro de un tiempo, nos hará formular esa pregunta, que se hace a toro pasado, en las ocasiones históricas: ¿ Donde estabas/qué hacias cuando mataron a Kennedy?, cuando el hombre llegó a la luna?, cuando lo del 11/s?,. . .
    . . . cuando ESPAÑA jugó la final del mundial?

  5. Enhorabuena Snedecor, la serie de entradas que has ido haciendo para el mundial son sobresalientes.
    Por supuesto coincido contigo en todo lo que dices.
    Yo soy de los que iba de pequeño, hasta que conocí a las mujeres…, a la ciudad deportiva a ver al RM, pues vivía a unos 20 minutos andando.
    Del Bosque siempre estaba por allí, hablando con unos y con otros, mirando las pruebas de los miles de niños que pasaban por allí al año con el sueño de entrar a formar parte del club, visitaba los entrenos de los juveniles, RM C, Castilla y primera plantilla; un auténtico profesional del futbol.

    Para mi hay un antes y un después de Del Bosque en el RM, ahora lo habrá en la selección nacional. La forma de hacer las cosas, lejos del modelo histriónico e histérico que tanto se lleva ahora, me infunde un respeto y una tranquilidad que pocas personas en el mundo pueden conseguir.

    Por si fuese poco, las decisiones que toma en el campo suelen ser acertadas; como mencionas el caso de la 8ª, con ese tercer central bisagra que se inventó con Helguera, que era el último hombre a la hora de defender (el antiguo líbero) y el primero en iniciar el juego en ataque por delante de Iván Campo y Fernando Sanz; simplemente genial.

    Con la selección ha sido lo suficientemente inteligente como para planificar la competición como han hecho siempre los grandes, enfocando la preparación para los partidos de cuartos, semis y final; y siendo capaz de tocar las teclas necesarias en el banquillo (llámese Llorente, Cesc o Pedro) para matizar detalles que luego han resultado fundamentales en el resultado final.

    Por todo ello, desde aquí, pido hoy la canonización de Vicente del Bosque, como el seleccionador que más alto nos ha llevado y la Snedecor como MVP de este mundial 😉

  6. Una vez más felicidades por esta entrada, Snedecor.

    Por aportar alguna cosilla más, recordar al Del Bosque futbolista, un centrocampista muy técnico, con gran visión de juego y organizador. Poco a poco fue retrasando su posición y yo lo recuerdo al final de su carrera jugando de líbero. Mi padre, que ya no está entre nosotros, me decía

  7. que era un tanto frío, cosa que la grada del Bernabéu no perdona. Jugadores como Velázquez, Del Bosque o Guti lo han sufrido, con una gran capacidad técnica, pero algo indolentes.

    Como entrenador, el primer recuerdo que tengo de él fue cuando, en el 94, sustituyó a Floro para terminar la liga. A falta de dos jornadas recibían al FCB que iba enrachado en busca de su cuarto título consecutivo, persiguiendo al Deportivo. Ganó el FCB 0-1 con gol de Amor.

    Mesura, equilibrio, conocimiento del mundo del fútbol y de su entorno y probadas cualidades como entrenador tanto de club como en esta etapa. No puede ser suerte. Grande Vicente.

    PD: Perdonad que haya salido en dos posts. No sé que ha pasado.

  8. Gracias a todos. Intentaba resumir la trayectoria de un entrenador al que se le ha colgado el sambenito de “tío con suerte” (y es verdad que la tiene, es indispensable para triunfar), con el que se tapan absolutamente todas las cuestiones técnicas. El único elogio que recibe es el de ser un tío humilde y sereno, como si fuera su única virtud, y no es justo. Por otro lado, es curioso ver que su etapa como entrenador de primer nivel empezara precisamente en 1999, el año del Mundial sub’20. Ese año marca el punto de partida de toda esta selección.

    pd.- ¿Será hoy el día de Cesc?

  9. Muy bueno.

    ¿Para cuándo uno sobre Camacho? Je, je.

    Yo recuerdo que cuando vino Queiroz le preguntó el Abellán: “¿cree usted que uno de los motivos de su cese sea que… no es guapo?”. Y tranquilamente le contestó: “yo con gustarle a mi mujer ya estoy satisfecho”.

    Desde luego, vendrán Mourinhos, Querioces, Rickjaards… Pero los que funcionan a largo plazo son los de aquí: Aragonés, Del Bosque, Guardiola, Irureta…

  10. salud,snecedor.
    soy luis martínez,el del mundial de qatar.
    alucinado por tu sabiduría de datos futbolísticos.
    te podría aportar más datos,si caben.
    contéstame y te cuento.
    un abrazo.

  11. Hola Luís:

    Mientras esperamos que te conteste snedecor para que le aportes datos sobre el mundo del fútbol, ¿porqué no nos cuentas cosas del teatro? Creo que ahora te dedicas a ello.

    Un abrazo.

  12. esta sí que es buena… por supuesto que caben, Luis, todos los que quieras dar y se puedan contar. Si te parece bien le pides las llaves a Flags y lo cuentas a tu manera, o me mandas un mail (foscards@gmail.com) y te lo sacamos vía entrevista (en ese caso ya aviso que me llevaré la exclusiva a mi blog, jeje). Tú decides, como siempre has hecho 🙂

    Un placer

  13. Luís, ya te he enviado un e-mail para que te des de alta en wordpress. Con el usuario y la contraseña que te configures podrás acceder al menú del blog para postear entradas. Puedes acceder desde la columna derecha en el margen inferior: puerta de servicio/iniciar sesión.

    En el blog ya estás autorizado como autor (siempre que vincules tu alta en wordpress.com a la dirección de e-mail que dejaste en tu comentario, la misma a la que te llegará un correo de wordpress).

    Un abrazo.

  14. No Flags, tranquilo. Simplemente lo decía porque su “cambio de registro” fue voluntario, no forzado por una lesión o similar. Fue una decisión suya, de ahí el intento de gracia

    Pero eso de “tú también” me ha despertado la curiosidad. ¿Hay alguien que sí lo ha hecho?

  15. Yo creo que por aquí ronda alguién que lo conoce. Pero es sólo mi olfato. Supongo que no tardará en salir a escena si no me engaña la nariz.

  16. De acuerdo,compañeros de foro.A ver si me entero de los pasos para seguir en contacto.
    Como decía el gran Héctor del Mar:”Un deportivo saludo.”

  17. Pero antes, y a propósito de Vicente del Bosque, os diré que cuando yo entrenaba con los juveniles del Madrid, en los secos campos de tierra de la antigua ciudad deportiva, Vicente estaba pendiente de nuestros progresos en los entrenamientos, como responsable de la cantera que era, y de vez en cuando, entraba a jugar en alguna de nuestra pachangas y nos deleitaba con su toque prodigioso.”¿Veis ese cero en el marcador?”,y tras alejarse un solo paso del balón, lo golpeaba con tal puntería, que a pesar de estar a unos veinte metros de distancia, el esférico chocaba con el cero de aquel rudimentario marcador de metal que presidía el lateral del campo.El eco del impacto dejaba un aire místico que confirmaba su elegancia, mientras nos dejaba con su media sonrisa y su andar bonachón.
    Normal que se entendiese con los jugones.Genial.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s