EL MUNDIAL EN SUS MANOS por snedecor

El próximo 2 de diciembre, la FIFA elegirá en su cuartel general de Zurich las sedes de los Mundiales 2018 y 2022. Para ser más exactos, será el Comité Ejecutivo del máximo organismo rector del fútbol mundial el que tome la decisión. Y, por concretar un poco más, 22 serán los hombres encargados de hacerlo (aunque deberían haber sido 24). Inglaterra, Rusia, España y Portugal o Bélgica y Holanda para 2018; Japón, Corea del Sur, Qatar, Australia o Estados Unidos para 2022. Esas son las opciones, por más que en algunos medios aún consideren a la candidatura ibérica como posible contendiente también para 2022 (según la última normativa FIFA, un continente no puede repetir como sede hasta que se hayan disputado al menos otros dos mundiales, y Europa tendrá el suyo sí o sí en 2018). Durante dos días, y en turnos de media hora (más las horas de pasillo que hagan falta), Jefes de Estado, Presidentes de Gobierno, grandes figuras del balompié mundial e incluso alguna supermodelo de los 90 intentarán vender los proyectos de sus países ante este grupo de variopintos personajes. El sistema de votación elegido es el mismo que para la designación de la sede de los Juegos Olímpicos: tras las presentaciones de todas las candidaturas, se iniciarán sucesivas rondas de voto en las que se descartará al proyecto con menos apoyos, hasta llegar al ganador. En caso de empate entre las dos candidaturas finalistas, el presidente tendrá voto de calidad. La decisión moverá varios miles de millones de dólares en contratos para los países agraciados, por lo que nadie quiere dejar nada en manos del azar. Y sabido es que la candidatura ganadora no tiene por qué ser necesariamente la mejor preparada.

Como a estas alturas ya todos conoceréis, dos miembros del Comité han sido suspendidos tras caer en una trampa urdida por el Sunday Times y mostrarse más que receptivos a un intento de soborno por parte de dos supuestos inversores que apoyaban la candidatura estadounidense para 2022. La experiencia nos dice que en otro momento quizás ese escándalo se hubiera quedado en nada, pero a ocho meses para las elecciones a la presidencia Blatter ha decidido obrar con rapidez y deshacerse del lastre que suponen dos nuevos casos de corrupción destapados por la prensa. Lo que difícilmente sabremos es si alguna candidatura actúa en la sombra igual que el periódico inglés. Y no es descartable, viendo la trayectoria de algunos miembros del Comité Ejecutivo. Por si fuera poco, todos los candidatos salvo Australia tienen a un ciudadano de su país en dicho Comité, lo que se presta a la aparición de constantes rumores sobre presuntos acuerdos para repartirse votos, algo prohibido por la FIFA. En teoría las candidaturas no pueden contactar con los miembros del Comité Ejecutivo salvo causa justificada, pero es difícil establecer cuál es una causa no justificada cuando, de los ocho miembros procedentes de países implicados en la carrera mundialista, siete pertenecen además a sus respectivas candidaturas. El conflicto de intereses parece evidente, pero en lugar de intentar subsanarlo todos se lo toman como algo natural. En fin. Estos son los hombres que decidirán dónde rodará el balón (y dónde se quedará el dinero) en los veranos de 2018 y 2022.

http://es.fifa.com/aboutfifa/federation/bodies/exco.html

Joseph Blatter

(Suiza, 1936)

Octavo presidente de la FIFA. Secretario General del Organismo durante la presidencia de Joao Havelange, llegó al cargo en 1998 tras superar al entonces presidente de la UEFA Lennart Johansson en una reñida votación sobre la que luego llegaron a airearse varias acusaciones de soborno. Estuvo implicado en el escándalo surgido en 2001 con la quiebra de la empresa ISL, concesionaria de los derechos televisivos de la FIFA en aquel entonces, que llevó al máximo organismo futbolístico al borde de la bancarrota. ISL, que hunde sus raíces en la poderosa familia Dassler, logró hacerse con esos derechos tras sobornar presuntamente a varios miembros del Comité Ejecutivo. Luego quebró, quedándose con 76 millones de dólares pagados por la cadena brasileña Globo y que debían ser para la FIFA, además de generar un gran agujero en las cuentas de la organización, que contaba con los multimillonarios ingresos ya pactados por los Mundiales de 2002 y 2006. En un primer momento Blatter anunció una demanda criminal contra la compañía, pero a la hora de la verdad aportó dos millones de dólares a las cuentas de la sociedad en disolución e incluso llegó a intentar parar el proceso judicial, dando pie a muchos rumores sobre lo que pudiera estar queriendo esconder. Curiosamente, la empresa que gestiona ahora los derechos televisivos de la FIFA (InFront) está dirigida por su sobrino Philippe Blatter. Durante su mandato, Sepp Blatter se ha caracterizado por reaccionar con dureza a cualquier intento de injerencia de las distintas autoridades nacionales sobre las federaciones miembro, saliéndose siempre con la suya tras amenazar al país correspondiente con suspender su participación en competiciones internacionales. Como nota positiva, ha trabajado para llevar el fútbol a todos los rincones del mundo: los distintos campeonatos internacionales han abandonado sus tradicionales feudos (Europa y Sudamérica) para disputarse en otros países con menos tradición, y, mediante el programa Goal, la FIFA se ha volcado en tareas humanitarias y de cooperación a través del fútbol. Hay quien dice, no obstante, que estas actividades están destinadas a asegurarse los votos de los representantes de estos países (de menor relevancia futbolística pero con la misma importancia que los demás a la hora de votar) de cara a las sucesivas elecciones a la Presidencia. La revista Forbes lo ha incluido recientemente en su Lista de las Personas más Influyentes del planeta, en un discreto puesto 65.

Julio Humberto Grondona

(Argentina, 1931)

Vicepresidente de la FIFA desde 1988, presidente de la Comisión de Finanzas de la FIFA. Presidente de la AFA desde 1979, Grondona es uno de los grandes capos del fútbol mundial. Lleva desde los 24 años en los despachos (a esa edad fundó el Arsenal de Sarandí, cuyo estadio lleva su nombre y que ahora preside su hijo Julio), y se caracteriza por un estilo de mando autoritario y personalista que le ha permitido perdurar en el cargo pese a los vaivenes políticos y económicos sufridos por el país argentino en este tiempo. Bajo su mandato, Argentina ganó el Mundial’86 y se convirtió en una potencia en categorías inferiores, pero sus problemas con seleccionadores, periodistas y jugadores han sido constantes. A lo largo de los años se ha enfrentado a numerosas acusaciones de corrupción y evasión de impuestos de las que siempre ha salido indemne, e incluso tuvo que vérselas con una demanda por antisemitismo a raíz de unas desafortunadas declaraciones: “los judíos no llegan a ser árbitros de primera división en la Argentina porque el mundo del futbol es algo difícil, trabajoso y a los judíos no les gustan las cosas difíciles”. Acaba de manifestarse favorable a la candidatura ibérica para 2018.

Issa Hayatou

(Camerún, 1946)

Vicepresidente de la FIFA desde 1992. Es también presidente de la Confederación Africana de Fútbol desde 1987, y miembro del COI. Hijo de un sultán camerunés, Hayatou fue en su juventud campeón nacional de 400 y 800 metros lisos y llegó a participar con la selección camerunesa de baloncesto en los primeros Juegos Africanos. También empezó muy joven su carrera en los despachos, a los 28 años, como Secretario General de la Federación Camerunesa de Fútbol. Bajo su mandato al frente de la CAF se ha producido el auge del fútbol en el África negra, y ha trabajado para aumentar las plazas mundialistas para su territorio. Además, organizó diversas competiciones internacionales de clubes e impulsó varios acuerdos con la UEFA para regular las actuaciones de los equipos europeos en territorio africano (fichajes, implantación de escuelas, etc.). Recientemente protagonizó una dura polémica a raíz del tiroteo al autobús en el que la selección de Togo se desplazaba a la Copa de África de Angola: tildó de irresponsables a los dirigentes togoleses por no observar las medidas de seguridad recomendadas y apoyó la suspensión impuesta por su retirada del torneo, sanción que finalmente fue revocada. Fue rival de Blatter en las elecciones a la presidencia de la FIFA en 2002, que perdió claramente. Durante los meses previos a la votación, su campaña, apoyada por Lennart Johansson, incidió en los casos de presunta corrupción protagonizados por Blatter, pero sus denuncias no causaron el efecto deseado: sólo 56 de las más de 190 federaciones con derecho a voto le brindaron su respaldo. Hoy sigue siendo uno de los principales adversarios políticos de Blatter.

Chung Mong Joon

(Corea del Sur, 1951)

Vicepresidente de la FIFA desde 1994, presidente de la Comisión Organizadora del Torneo Olímpico de Fútbol de la FIFA. Hijo del fundador de la compañía Hyundai, hoy todavía es el máximo accionista de la firma coreana, uno de los principales patrocinadores de la FIFA desde 2002. Precisamente ese motivo hizo que fuera señalado como el responsable en la sombra de los favorables arbitrajes que recibió la selección surcoreana durante el Mundial 2002, campeonato cuya organización conjunta obtuvo para su país durante su etapa como presidente de la Federación Surcoreana de Fútbol. Miembro del Parlamento nacional desde 1988, Chung Mong Joon quiso aprovechar el éxito deportivo de 2002 para alcanzar la Presidencia del país, pero fue derrotado en las elecciones generales. Volvió a postularse como candidato, esta vez a la presidencia de la FIFA (la elección será el próximo año), aunque dijo que renunciaría a sus pretensiones en el caso de que Corea del Sur fuera elegida en diciembre como organizadora del Mundial 2022. Finalmente ha anunciado que esperará al menos hasta 2015. En la pasada reunión del G-20 en Seúl se entrevistó con David Cameron, primer ministro inglés. No hay información sobre reuniones similares con otros líderes de otros países candidatos.

Jack Warner

(Trinidad y Tobago, 1943)

Vicepresidente de la FIFA desde 1997, presidente de la Comisión Organizadora de los Mundiales sub’20 y sub’17 de la FIFA. Presidente desde 1990 de la CONCACAF, la agrupación que une a las federaciones de Norte, Centroamérica y Caribe, su nombre es el más recurrente cuando se habla de las diversas corruptelas de la FIFA. En 2004, Warner fue acusado por el presidente de la Federación Escocesa de reclamar para sí mismo los pagos que en teoría deberían corresponder a la Federación Trinitense por la disputa de un partido amistoso. Su familia, propietaria de una agencia de viajes, obtuvo más de un millón de dólares a través de la reventa de entradas para el Mundial de Alemania 2006, y aunque la FIFA le condenó a pagar la misma cantidad, sólo ha tenido que desembolsar una cuarta parte de la multa (nótese la diferencia de trato con respecto a Ismail Bhamjee, de Botswana, quien siendo también miembro del Comité Ejecutivo fue obligado a dimitir de todos sus cargos en la FIFA y la CAF tras reconocer que había revendido doce entradas para la cita germana). Warner también intermedió entre la federación caribeña y sus jugadores a cuenta de las primas por la participación en ese Mundial, para acabar ofreciendo a los futbolistas una cantidad irrisoria y muy alejada del acuerdo inicial: se estipuló un reparto equitativo entre Federación y jugadores de las ganancias obtenidas, pero la cifra de beneficios declarada por Warner fue sensiblemente inferior (en unos 25 millones de dólares) a la real. El asunto todavía está sin resolver. Propietario del Joe Public, uno de los principales equipos de Trinidad, Warner ha conseguido llevar a su país dos Campeonatos Mundiales sub’17 (el masculino en 2001 y el femenino este mismo año), y no duda en cambiar su intención de voto según convenga: primero abogaba porque el Mundial 2018 no se celebrara en Europa y centraba sus críticas en Inglaterra, pero viendo que la carrera se limitaba al Viejo Continente no tardó en posicionarse al lado de la candidatura británica a cambio de que los pross visitaran Trinidad para un partido amistoso en junio de 2008.

Ángel María Villar

(España, 1950)

Vicepresidente de la FIFA desde 2000, presidente de la Comisión Arbitral y de la Comisión de Asuntos Legales de la FIFA. Presidente de la RFEF desde 1988, sus andanzas son sobradamente conocidas por todos y simplemente diremos que hasta el momento, al igual que Grondona, siempre ha salido indemne de escándalos, denuncias y acusaciones varias. Tras quejarse por los arbitrajes perpetrados a favor de la selección surcoreana en el Mundial 2002, la FIFA lo nombró presidente del Comité de Arbitraje (del que había dimitido como miembro), puesto en el que continúa desde entonces. Supuestamente habría alcanzado un acuerdo con la candidatura qatarí al Mundial 2022 para votar en bloque.

Michel Platini

(Francia, 1955)

Vicepresidente de la FIFA desde 2006, presidente de la Comisión de Fútbol de Clubes de la FIFA. Otro de los miembros del Comité más reconocidos por el gran público, tanto por su carrera como futbolista como por su trayectoria en los despachos. Presidente de la UEFA desde 2007, parece erigirse en uno de los futuros rivales de Blatter por la presidencia de la FIFA, aunque en principio también esperaría hasta 2015 para presentarse.

Reynald Temarii

(Tahiti, 1967)

Vicepresidente de la FIFA desde 2004, presidente de la Comisión Técnica y de Desarrollo de la FIFA. Ex futbolista profesional en Francia y actual presidente de la Confederación Oceánica de Fútbol, es uno de los miembros suspendidos tras el escándalo destapado por el diario británico Sunday Times. El Comité de Ética ha propuesto para él una sanción de un año. No participará en la votación.

Geoff Thompson

(Inglaterra, 1945)

Miembro del Comité Ejecutivo desde 2007, presidente de la Comisión del Estatuto de los Jugadores y del Comité de Asociaciones de la FIFA. Antiguo presidente de la FA, tras la dimisión en mayo de Lord David Triesman (quien fue cazado en una cámara oculta excediéndose en sus comentarios sobre el acuerdo entre España y Qatar y acusando a Rusia de comprar árbitros), Thompson se convirtió en el máximo responsable de la candidatura inglesa al Mundial 2018. Candidatura que también integra Sebastian Coe, el antiguo campeón olímpico de atletismo, pieza clave en la concesión a Londres de los Juegos Olímpicos de 2012 y que durante un tiempo presidió el Comité Ético de la FIFA por petición personal de Blatter.

Michel D’Hooghe

(Bélgica, 1945)

Miembro del Comité Ejecutivo desde 1988, presidente de la Comisión Médica de la FIFA. Antiguo presidente de la Federación Belga (1987-2001), este reputado galeno que también presidió el Brujas no parece tener ni una mancha en su currículum, cosa nada habitual entre sus compañeros del Comité Ejecutivo. Obviamente, forma parte de la candidatura conjunta de Bélgica y Holanda para 2018, y presidió la que se llevó la Eurocopa de 2000.

Ricardo Terra Teixeira

(Brasil, 1947)

Miembro del Comité Ejecutivo desde 1994, presidente de la Comisión de Fútbol Sala de la FIFA. Presidente de la Federación Brasileña desde 1989, en la entrada sobre el grupo Traffic ya hablamos bastante de él. Tratos de favor, evasión de impuestos, corrupción… de todo ello ha sido acusado, aunque, como muchos de sus compañeros, sin llegar a ser condenado. Recordemos que preside la CBF de manera extraordinaria hasta el Mundial 2014, y que parece plantearse dar luego el salto a la dirección de la FIFA, siguiendo los pasos de su ex-suegro Joao Havelange.

Mohammed Bin Hammam

(Qatar, 1949)

Miembro del Comité Ejecutivo desde 1996, presidente del Comité para el Proyecto Goal de la FIFA. Presidente de la Confederación Asiática de Fútbol (AFC), fue el principal impulsor de la entrada de Australia en dicha asociación. Aparentemente, se trata del socio de Villar para estas elecciones. Aspira a dirigir también la FIFA, aunque contaría con la oposición en su territorio del surcoreano Chung. No se presentaría si su país resulta el elegido para 2022, y teóricamente habría conseguido el apoyo de Blatter para dicha elección.

Senes Erzik

(Turquía, 1942)

Miembro del Comité Ejecutivo desde 1996, presidente de la Comisión de Fair Play y Responsabilidad Social de la FIFA. Antiguo presidente de la Federación Turca, actualmente también es vicepresidente de la UEFA. Antes de vincularse al mundo del fútbol trabajó para UNICEF y la FAO.

Chuck Blazer

(Estados Unidos, 1945)

Miembro del Comité Ejecutivo desde 1996, presidente de la Comisión Organizadora del Mundial de Clubes y de la Comisión de Marketing y Derechos Televisivos de la FIFA. Secretario General de la CONCACAF (es decir, el segundo de a bordo del inefable Jack Warner). No forma parte de la candidatura de su país para el Mundial 2022 pero obviamente su apoyo se da por seguro. Ha viajado a los diferentes países candidatos para inspeccionarlos por su cuenta, fuera de las visitas oficiales de la FIFA. A lo largo de su carrera ha ocupado diversos puestos de relevancia en el fútbol norteamericano. Con fama de duro negociador, estuvo implicado en el escándalo surgido durante la negociación entre la FIFA y las compañías Visa y Mastercard, que pugnaban por convertirse en patrocinadores del organismo, y del que hablaremos más adelante. Recientemente saltó a la palestra desvelando a un medio inglés que en la penúltima reunión del Comité, Villar le pasó a su colega qatarí una nota con el texto “Congratulations, vamos a ganar”, asunto por el que las candidaturas ibérica y qatarí fueron investigadas por el Comité Ético de la FIFA.

Worawi Makudi

(Tailandia, 1951)

Miembro del Comité Ejecutivo desde 1997, presidente de la Comisión de Fútbol Femenino de la FIFA. Presidente también de la Federación Tailandesa, en los últimos tiempos ha conseguido llevar a su país a varios técnicos ingleses para hacerse cargo de la selección nacional.

Nicolás Leoz

(Paraguay, 1928)

Miembro del Comité Ejecutivo desde 1998. Presidente de la CONMEBOL desde 1986, y antiguo presidente de la Federación Paraguaya. Supuestamente, habría sido uno de los miembros de la FIFA sobornado por la empresa ISL para conseguir hacerse con los derechos televisivos de sus campeonatos, aunque el caso nunca llegó a investigarse a fondo y, al igual que ocurrió con el de las entradas de Warner, fue obviado por el Comité de Ética dirigido por Coe al haberse producido antes de su creación. Es hijo de un emigrante navarro.

Junji Ogura

(Japón, 1938)

Miembro del Comité Ejecutivo desde 2002, presidente de la Comisión de Estadios y Seguridad de la FIFA. Preside desde julio la Federación Japonesa tras la renuncia por enfermedad de su anterior presidente, aunque asegura que se irá dentro de dos años, cuando acabe el mandato iniciado por su predecesor. También ha asumido el mando de la candidatura nipona para el Mundial de 2022. Según la normativa de su Confederación, abandonará su cargo en el Comité Ejecutivo de FIFA el año que viene por cuestiones de edad. Recientemente ha recibido en Japón a Ginés Meléndez, seleccionador sub’17 y director de la Escuela Nacional de Entrenadores, dentro del marco de colaboración que mantienen ambas federaciones.

Amos Adamu

(Nigeria, 1952)

Miembro del Comité Ejecutivo desde 2006. Miembro del Comité Organizador del pasado Mundial de Sudáfrica, Adamu también preside la Confederación de Fútbol del África Occidental y fue el primer señalado por el escándalo del Sunday Times. A diferencia de Temarii, Adamu no pedía el dinero para construir un centro de formación, sino para su propio bolsillo (aunque luego se justificó diciendo que tenía pensado destinarlo a las obras de varios estadios nigerianos). Suspendido por 3 años, tampoco votará.

Marios Lefkaritis

(Chipre, 1946)

Miembro del Comité Ejecutivo desde 2007. Este empresario del petróleo es también tesorero de la UEFA, organismo del que fue vicepresidente con Johansson y al que lleva ligado desde 1992, cuando presidía la Federación Chipriota. Entró en el Comité gracias al ascenso de Platini, que al resultar elegido presidente de la UEFA pasó automáticamente a ocupar una de las vicepresidencias de la FIFA.

Jacques Anouma

(Costa de Marfil, 1951)

Miembro del Comité Ejecutivo desde 2007. Desde 2002 preside la Federación Costamarfileña, tiempo en el que el país ha logrado hacerse un hueco en el difícil mundo del fútbol africano y mundial gracias a una extraordinaria generación de jugadores que incluso lograron detener la cruenta guerra civil que asolaba el país. Es asesor financiero del gobierno marfileño, e intercedió en favor de la Federación Togolesa tras su abandono de la Copa de África. Su único lunar es la premura con la que cerró la investigación sobre las causas que provocaron la muerte de 19 personas en una avalancha antes de un partido de la selección nacional en 2009.

Franz Beckenbauer

(Alemania, 1945)

Miembro del Comité Ejecutivo desde 2007, presidente de la Comisión de Fútbol y de la Comisión Organizadora de los Mundiales Femeninos sub’20 y sub’17 de la FIFA. El legendario líbero alemán también es de sobra conocido. Presidió el Comité Organizador del Mundial de Alemania después de haber sido la cara visible de una candidatura que superó contra pronóstico a la de Sudáfrica por un solo voto (y gracias a que el representante neozelandés en el Comité Ejecutivo se negó a participar en la última votación alegando haber sufrido presiones intolerables para apoyar a Sudáfrica). Esa victoria germana supuso que Blatter adoptara oficialmente la rotación de continentes como norma para la elección de las siguientes sedes, puesto que al parecer ya tenía acordado tanto con Sudáfrica como con Brasil la concesión de los mundiales de 2006 y 2010. Dichas citas fueron así desplazadas 4 años en el tiempo y, una vez asegurado el Mundial de Brasil 2014, Blatter confirmó que se abandonaba ese sistema de rotación continental (para enfado de Warner y Blazer, que contaban con que la CONCACAF albergaría el Mundial de 2018). Tras sólo 4 años en el Comité Ejecutivo, Beckenbauer ha anunciado que el año que viene no se presentará a la reelección aduciendo motivos familiares. Como muchos compañeros, y aunque intenta quedar bien con todas, ha alabado a varias candidaturas; en su caso, a Inglaterra y Australia.

Rafael Salguero Sandoval

(Guatemala, 1946)

Miembro del Comité Ejecutivo desde 2007. Es vicepresidente de la CONCACAF. Durante su etapa como presidente de la federación guatemalteca, fue citado en un caso que investigaba una falsificación de las camisetas de la selección nacional, aunque se demostró que no estaba implicado. A principios de año manifestó su gratitud a varios miembros de la candidatura inglesa que acudieron a Guatemala para participar en un proyecto solidario de una ONG británica, y recientemente sorprendió al asegurar que todavía no sabía si votaría a Estados Unidos (único candidato de la CONCACAF) para 2022.

Hany Abo Rida

(Egipto, 1953)

Miembro del Comité Ejecutivo desde 2009. Ingeniero y empresario del aluminio, es vicepresidente de la Federación Egipcia y formó parte de la candidatura de su país al Mundial 2010, que finalmente fue descartada por la FIFA. Presidió el Comité Organizador del Mundial sub’20 que se celebró en tierras egipcias el pasado año.

Vitaly Mutko

(Rusia, 1958)

Miembro del Comité Ejecutivo desde 2009. Durante la década de los 90 ocupó diversos cargos políticos en San Petersburgo, donde coincidió con Vladimir Putin, para pasar luego a dirigir la Liga Rusa. Después fue presidente del Zenit de San Petersburgo (durante su mandato se produjo el desembarco accionarial de la megacompañía Gazprom en el club) y de la Federación Rusa de Fútbol. Actualmente es Ministro de Turismo y Deportes y encabeza la candidatura de su país al Mundial 2018. Ya trabajó en la que obtuvo para Sochi los Juegos Olímpicos de Invierno de 2014. El pasado año fue acusado de excederse en sus gastos personales (cargados a la cuenta del Estado) durante los Juegos de Vancouver. Al parecer, Mutko gastó más de 32.000 dólares en menos de tres semanas, durante las que, a juzgar por las facturas presentadas, desayunó 97 veces.

Bonus track

Jérôme Valcke

(Francia, 1993)

Secretario General de la FIFA desde 2007. Es el primer no suizo que ocupa este puesto. No votará, pero su caso me pareció curioso, ya que se trata del único cargo elegido directamente por el Comité Ejecutivo, siempre a sugerencia del Presidente (el resto de miembros del Comité son elegidos por las distintas Confederaciones continentales). Antiguo Director Ejecutivo de Canal+ Sport Francia, Valcke entró en la FIFA en 2003 como responsable del área de Marketing y Televisión, y en 2006 negoció junto a Chuck Blazer un millonario contrato de patrocinio con Visa para los Mundiales de 2006 y 2010. Mastercard, que era entonces patrocinadora de la FIFA y tenía un derecho de tanteo en caso de que su archienemiga Visa quisiera también unirse a la organización, denunció a la FIFA por no haber sido informada de ese movimiento; por su parte, Visa también se quejó por no conocer la existencia de dicha cláusula. Finalmente, la FIFA acordó el pago de unos 90 millones de dólares a Mastercard en concepto de indemnización, y Valcke fue cesado de su cargo. La sorpresa llegó cuando, unos pocos meses después, Blatter eligió a Valcke como nuevo Secretario General en sustitución de Urs Linsi, quien se había manifestado claramente en contra de la continuidad de Jack Warner en el Comité Ejecutivo tras el escándalo de las entradas. Linsi, que era el director financiero de la FIFA en la época de la quiebra de ISL, había ocupado la Secretaría General tras el despido en 2002 de Michel Zen Ruffinen, quien se había mostrado más que crítico con la manera de actuar de Blatter tanto en el asunto ISL (llegó a presentar un informe económico que evidenciaba claras irregularidades financieras por parte de la FIFA y que por tanto no dejaba en muy buen lugar a Linsi) como en las elecciones que le llevaron a la presidencia en 1998. Zen Ruffinen también ha acusado a las candidaturas de Qatar y España y Portugal de haber acordado un reparto de votos.

Así están las cosas. La solución, en dos semanas.

30 pensamientos en “EL MUNDIAL EN SUS MANOS por snedecor

  1. Free, al comienzo del primer artículo le falta un detalle que es el que hace que todo sea aún más sospechoso (detalle que yo sí cuento, porque lo publicó la ESPN recogiendo informaciones del propio Comité Ético). Y si te fijas, luego habla de un directivo que revendió entradas para el Mundial de Alemania y luego otra vez para el de Sudáfrica… y no da el nombre, aunque es nuestro amigo Jack Warner, precisamente uno de los suspendidos esta semana, que además… bueno, no cuento más, a ver si Flagrant se da prisa en publicarlo 😉

  2. Me tenéis en ascuas! Pero sí, lo de las entradas ya sabía que era Warner.

    La verdad es que es para que se plantaran los que hacen que ese mundo se mueva (los jugadores) y los Estados para acabar con esto. Sinceramente, no veo otra salida.

  3. Pingback: La familia FIFA por snedecor « the flagrant's

  4. Pingback: La familia FIFA por snedecor | the flagrants

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s