LA OTRA JOYA DEL BÁLTICO por Vialegre

Si alguna vez tenéis tiempo y ganas, os recomiendo que os déis un paseo por el Báltico. Desde luego hacedlo en verano por cuestiones climatológicas. Quizás en este momento estéis pensando que os voy a hablar de Lituania, porque baloncesto y repúblicas bálticas remiten ineludiblemente a ellos. Pero no, hoy quiero hacer un pequeño homenaje al baloncesto letón.

Monumento a la Libertad en Riga

Letonia, al igual que sus hermanas Estonia y Lituania, es una joven república con un fuerte sentimiento nacional reforzado por la dureza con la que la Historia le ha golpeado. Tras muchas vicisitudes con sus vecinos escandinavos del norte, con los hanseáticos (sobre todo desde Bremen) y con los del este, su creación como Estado independiente se produjo tras la Primera Guerra Mundial, viviendo una etapa de independencia de unos 22 años. Posteriormente la invasión de la URSS en el 40, la posterior alemana hasta el 44 y de nuevo su anexión a la Unión Soviética dejaron a este bello territorio desolado. Si os pasáis por el Museo de la Ocupación de Riga veréis los horrores que nazis y soviéticos perpetraron contra ellos. En el 91 lograron su independencia y hoy es una joven república. Pasear por las calles y plazas de Riga, la capital báltica más grande y cosmopolita cruzada por el impresionante Daugava, con sus bellos parques, su magnífica colección de arquitectura Art Nouveau única en Europa, su aire hanseático representado magníficamente por la Casa de la Hermandad de los Cabezas Negras y su cuidada gastronomía, merecen la pena. Podréis disfrutar de las excelentes cervezas letonas, de unos blinis con caviar exquisitos a un precio razonable y rematar la faena con una copa de Black Balsam, licor duro donde los haya. Eso sí, si alguna vez os decidís a visitar Riga y sóis amantes del buen comer, mi recomendación es que vayáis a cenar a Vincent’s, el restaurante de Martins Rinis.

Pero volviendo al baloncesto, Letonia es considerada como la hermana menor de Lituania. No les falta razón, si nos atenemos a un pasado reciente. Pero hubo un tiempo en que fueron tan punteros en este juego como sus hermanos del sur. En el primer Campeonato de Europa de baloncesto celebrado en Ginebra en 1935, Letonia fue medalla de oro ante por cierto España. Los dos siguientes campeonatos en el 37 en Riga y en el 39 en Kaunas fueron para los lituanos, venciendo en la final del 39 a Letonia. Entre ambos países dominaron por completo el baloncesto en Europa.

Selección española subcampeona de Europa en 1935

Pero las sucesivas invasiones alemana y soviética rompieron esta racha. Tras la Segunda Guerra Mundial, quedaron anexionadas junto con su hermana del norte, Estonia, y del sur, Lituania, a la URSS. El equipo entrenado por Valdemars Baumanis y liderado sobre la pista por Janis Lidmanis y Martin Grundmanis quedó deshecho.

ASK Riga

Sin embargo, pasados los años, apareció otro brote de la tradición baloncestística letona, el ASK Riga, abreviatura de Armijas Sporta Klubs de Riga. El ASK Riga se fundó en los años veinte y, tras pasar por algunas dificultades deportivas, se asentó como el principal equipo letón en los años treinta, siendo la base de la exitosa selección que obtuvo el oro y la plata europeos reseñados antes. Después de unos duros años cuarenta, el equipo de la capital se convirtió en el equipo referente en los cincuenta tanto en la URSS como en Europa. Es el único club, junto con el KK Split, que ha sido capaz de ganar la Copa de Europa de clubes en tres ocasiones consecutivas. El forjador de esta dinastía fue Aleksander Gomelsky.

El coronel Golmelsky marchando con su equipo, el ASK Riga

El joven Gomelsky se interesó por esto del baloncesto desde adolescente, pero se dio cuenta que no servía para jugar. Pronto se dedicó a descubrir las claves del juego, iniciando su carrera como entrenador con 20 años en el Spartak de Leningrado. Fue el trampolín para dar el salto al ASK Riga en 1953. A partir de ahí, cuatro títulos consecutivos de la liga soviética, entre el 55 y el 58 y tres títulos encadenados en Copa de Europa del 58 al 60. La base de este equipo fue la formada por Magionis Valdmanis, Olgerts Hehts, Alvis Gulbis (por cierto, abuelo del tenista Ernest Gulbis), pero sobre todo por Valdis Muznieks y el gigante Janis Krumins.

Muznieks entrando a canasta

Muznieks fue un líder sobre la pista, capaz de asumir responsabilidades en los momentos calientes de un partido. Aún se recuerda su actuación en los momentos decisivos de la final del 59 en Sofía con varias canastas cruciales para conseguir la victoria por 67-69.

Muznieks, en acción

Krumins, felicitado por el secretario general de la FIBA William Jones, por su victoria en la Copa de Europa de 1959

En Janis Krumins quiero detenerme. Para el que no lo conozca fue el primer gigante dominante en Europa. Digamos que esa tradición que continuaron, con más o menos calidad, Tkachenko o Sabonis, se inició con este letón. Krumins era un chico tímido y de familia muy humilde, huérfano de padre desde niño, que se vio obligado a trabajar en carpintería y el negocio de la resina desde los trece años. Ya había sido tentado por otros captadores de deportistas para que se dedicara al boxeo, a la lucha o a atletismo como lanzador, pero nunca demostró demasiado interés. Un día, Gomelsky lo descubrió y quedó impresionado por su altura y tamaño. Unos dicen que medía 2.18, aunque hay otros datos que lo colocan en 2.20 y hasta en 2.23. Con 20 años se lo llevó a Riga y lo mimó para ser su jugador referente.

Krumins con su mentor Gomelsky

En Gomelsky encontró un mentor, un motivador y un formador que lo hizo conocer y progresar en este deporte. Para un tipo tan especial, fue un descanso y una suerte encontrar al entonces joven y enérgico entrenador ruso. Krumins fue decisivo en los tres títulos de campeón de Europa conseguidos por el ASK. En el 58 y 59 vencieron al Academic de Sofía y en el 60 al Dynamo Tblisi, campeón soviético del año anterior. En aquellas finales a doble partido se vieron cosas sorprendentes para lo que hoy es el baloncesto. Por ejemplo, el partido de vuelta de la final del 58 en Riga se jugó al aire libre ante más de 16000 espectadores, tras los más de 17000 que hubo en Sofía en la ida. Claro que se quedó corto para lo que fue el de vuelta en Sofía en el 59, también al aire libre ante más de 20000. Eran otros tiempos como podéis ver en este vídeo:

Janis Krumins en defensa

Volviendo a Krumins, fue un jugador que ocupaba un enorme espacio en la zona y que era decisivo en las dos canastas. Sin embargo, su carácter no le hacía ser un líder espiritual en la pista, aunque sí deportivo. En palabras de su compañero y mejor amigo Muznieks, siempre fue un hombre honesto y verdadero, que no guardaba rencor a nadie. Incluso cuando le defendían durísimo, él se sentía incapaz de devolver un golpe por poder causar daño a otro compañero ante su fuerza. Aunque era lento de movimientos, los que lo vieron jugar han dicho que era bastante inteligente y que tenía muy buena visión colectiva del juego. Fue absolutamente decisivo en los éxitos de su equipo y de la selección de la URSS. Como ejemplo, en la final del 60, anotando 26 puntos en Tblisi y 28 en Riga para darle a su equipo el título.

Final de la Copa de Europa ASK Riga-Academic Sofía en 1958

Y con la selección soviética fue tres veces oro en Campeonatos de Europa y tres veces consecutivas plata olímpica, ante los inalcanzables estadounidenses.

Krumins trabajando en su taller

Su vida personal fue fiel reflejo de lo que fue su carácter modesto e introspectivo. No aceptaba bien la fama cuando era reconocido por la calle por sus admiradores y le costaba entablar amistades y relaciones. Hasta conoció a su mujer de una forma casual. Ella era escultora y fue designada para hacerle un busto en 1960 para conmemorar la anexión soviética de Letonia. Cuando se retiró, se dedicó a hacer esculturas y trabajos artísticos en metal en compañía de su esposa. Murió en 1994. Como reflejo de lo que representó para el baloncesto, en 2006 una encuesta lo colocó como el tercer jugador de baloncesto más popular de la URSS tras Sabonis y Tkachenko.

La potente liga soviética experimentó un cambio sustancial en los años siguientes. El CSKA de Moscú se convirtió en el nuevo rey indiscutible del baloncesto en su país de la mano de Volnov, Zubkov o Alachachan, desbancando al ASK Riga y al Dynamo Tblisi georgiano. Precisamente el CSKA fue el equipo que venció al ASK en su cuarta final consecutiva de Copa de Europa en el 61. A partir de ahí, mantuvieron el tipo varios años, siendo segundos en la liga soviética en el 62 y el 64 y terceros en el 63. Pero poco a poco el equipo se fue desmembrando y cayó en un profundo olvido. Alternó en los setenta la segunda división y la primera, hasta que acabó desapareciendo.

El inolvidable Valters dejando una bandeja

En aquellos años oscuros para el baloncesto letón, siguieron apareciendo talentos inolvidables como Valdis Valters, del que no hay que decir nada para el buen aficionado al baloncesto, pieza fundamental de la selección soviética durante años desde su posición de base. Desde 1975 estuvo ligado al VEF Riga, al que consiguió poner en un lugar preferente en la liga soviética, como en la última edición en el 91 en la que fueron terceros. Realmente este club, el VEF Riga, se fundó en el 58 al rebufo del éxito del ASK. De la mano de Cesars Ozere en la pista y Alfreds Krauklis en el banco, consiguieron hacerse con la hegemonía del baloncesto letón y luchar de tú a tú con los mejores equipos soviéticos. Ozere, en Roma, y posteriormente Kalnins, en Tokyo,  fueron integrantes de las selecciones soviéticas que consiguieron platas olímpicas. El recordado Krumins fichó por el VEF en 1964 y ayudó a que el equipo acabara en cuarta posición de la liga doméstica. Sin embargo, tras los exitosos primeros 60’s, los años siguientes fueron un desastre del que sólo Valters pudo sacarlos, desde la segunda divisón hasta poder luchar con los grandes equipos de la época, como CSKA Moscú, Stroytel Kiev, Zalgiris Kaunas o Dynamo Moscú. Con Valters en la cancha, acompañado posteriormente por Igor Miglieniks o Gundars Vetra, consiguieron estar siempre entre los primeros puestos de la liga nacional. Estos dos últimos,  internacionales con la URSS, fueron los últimos productos letones de calidad de la etapa soviética. De hecho Vetra fue el primer letón en jugar en la NBA, en los Timberwolves.

Uljana Semjonova

Tampoco quiero olvidarme de la imparable Uljana Semjonova, absoluta dominadora del baloncesto femenino desde su aparición en Montreal’76. Pero esta mujer merece un post para ella sola.

A partir de la independencia de Letonia, el baloncesto doméstico fue dominado por el Broceni Riga, con ocho títulos consecutivos. El testigo lo recogió el Ventspils que encadenó otros ocho campeonatos. Hoy día está en segunda división, a pesar de que volvieron a ganar la liga en 2009. El Broceni, por su parte, se dividió en dos equipos, el Barons LMT y el refundado ASK Riga. Precisamente en 2007 el ASK volvió a ganar el título, mientras que el Barons ha sido el campeón en 2008 y 2010. Eso sí, ninguno de estos equipos tiene el nivel que un día tuvieron aquellos legendarios clubes ni han dado jugadores de un nivel parecido. De vez en cuando surgen algunos, como Stelmahers, Kambala o Biedrins, que nos recuerdan que el baloncesto en Letonia, tiene peso. El peso que le otorga su historia.

16 pensamientos en “LA OTRA JOYA DEL BÁLTICO por Vialegre

  1. Nunca he estado en Letonia, pero me trae muchos recuerdos.

    Lo primero un apunte personal. Durante mis años en Inglaterra conocí a una chica letona que no tenía coche. Una de las personas mas educadas y humildes que he conocido en mi vida. Y uno de los pares de ojos azules más bonitos que he visto, por cierto. A través de ella, acabé jugando al baloncesto un par de veces con paisanos suyos que vivían allí. Gente muy respetuosa jugando y gran dominio técnico. Me daban la sensación de disfrutar del juego de una manera íntima a pesar de su aparente frialdad.

    Las referencias que tengo de Krumins son de tipo legendario: que Gomelski lo había sacado de una granja perdida en el medio de ninguna parte y cosas por el estilo. A partir de ahí, conozco lo que dicen los libros. Me recuerda a Fran Vázquez en muchas cosas de su vida personal.

    Sobre el declive de los clubes letones. Creo que se debe en gran medida a que el baloncesto soviético se volvió algo muy centralizado con el tiempo. Demasiado poder de Moscú y del CSKA. Apenas el Zalgiris escapó de eso.

    Sobre Semenova: claro que merece un post y tanto. Gracias a ti acabó de enterarme de que el nombre del mítico equipo que ella lideraba viene del nombre del río de la ciudad de Riga. Si alguien me preguntase quién ha sido el baloncestista más determinante sobre una cancha de juego no diría ni Jordan, ni Chamberlain, ni nadie. Ella lo fue, sin duda.

  2. Gracias por refrescarnos la memoria con esta historia, Vialegre.

    El video es una autentica joyita.

    Conozco un poco del ASK Riga actual porque esta en el mismo grupo que el Cajasol en la Eurocup.

    El amigo Valdis Valters es el presidente del club y un tal Rimas Kurtinaitis es el entrenador.

    En la plantilla juega el segundo hijo de Valters, y hermano de Kristaps, el actual jugador de Fuenlabrada.

    Tambien juega el ex ACB Berzins y un buen tirador, Janicenoks, que se quedo fuera del Mundial por lesion, muy parecido en su juego a un antiguo jugador de Cajasol, Donatas Slanina.

    Pero sobre todo destaca Artsiom Parakhouskiy, un pivot de 2.11, joven, buen renoteador y defensor, muy fisico y buen anotador cerca del aro, aunque en cuanto se aleja un poco es algo “mano de madera”, como atestiguan sus malos porcentajes en tiros libres. Hizo buenos numeros en la Universidad de Radford, pero no tuvo una buena posicion en el draft y prefirio volver a Letonia.

    Y ahi paramos de contar.

    El resto del equipo es lamentable, sorprendentemente malos dos de los americanos, el ala-pivot Cain pero sobre todo el base Cheyne Gadson.

    Aunque aqui parte de la culpa quiza la tiene el Armani Jeans Milano, que lo ficho como temporero y se lo quito de encima sobre la marcha. Seguramente el Riga no lo conocia pero supuso que vieniendo de Italia, algo bueno tendria.

    Han hecho un baloncesto bastante previsible y malo, porque ni han tirado bien de fuera ni han surtido de balones a Parakhouskiy.

    Mucha mas calidad en la presidencia y el banquillo que sobre la cancha, y creo que la desgraciada confirmacion de que no siempre los genios sobre el parquet extienden su talento fuera de el cuando se retiran.

  3. Gracias por los comentarios:

    -Docass, son tremendamente educados, por lo que pude percibir. Y ya si te digo que los letones consideran a sus vecinos del norte, Estonia, como los bálticos ingenuos y humildes… Hablando con una chica letona me explicaba que se solían hacer chascarrillos en ese sentido. La verdad es que también he estado en Tallin y me pareció una ciudad encantadora, absolutamente sacada de un cuento de hadas y sus gentes también eran muy acogedoras. Curiosamente no he estado en Lituania, aunque no descarto hacerlo en un futuro próximo. Quizás la dejé pendiente inconscientemente para ir este próximo verano y matar dos pájaros de un tiro con el Eurobasket. Mira, es una idea, podría ser una excursión del blog 🙂

    Sobre el asunto en sí, pues me pareció una buena idea rescatar al baloncesto letón, tan de capa caída en los últimos tiempos, pero que no siempre fue así. En principio sólo iba a escribir de Krumins, pero lo enfoqué al final de otra manera. Y estoy bastante de acuerdo en que la absorción de protagonismo del CSKA (o TSKA como era conocido entonces) fue negativa. Aun así hubo muy buenos equipos teniendo en cuenta la cantidad de jugadores que producían y la imposibilidad de salir fuera la URSS. Y en lo de Semjonova, totalmente de acuerdo. Determinante e imparable.

    Por cierto, el Daugava a su paso por Riga es impresionante.

    -Greatmike, te leí el otro día en el 13t acerca de el equipo letón. De acuerdo en lo que dices. Eso sí, es el VEF Riga el que está con Cajasol no el ASK. Valters, durante un tiempo fue su entrenador (aunque ahora sea el presidente) cuando se refundó en 2007, ascendiéndolo de la segunda a la primera división letona. Kurtinaitis es su entrenador, después de haber pasado por diferentes equipos en Bakú, Ural Great, Sakalai, Wroclaw y Lietuvos Rytas e incluso creo que fue seleccionador en alguna república ex-soviética (no recuerdo si Azerbayán o alguna así), además de asistente en Lituania. No hay jugadores de nivel en el equipo es cierto. Eso sí, tienen un pabellón muy chulo. Esta interrelación es habitual entre las repúblicas bálticas en cuanto a jugadores y entrenadores. Al ASK lo entrena el joven lituano Donaldas Kairys, asistente de la selección su país, y al Ventspils, Algirdas Brazys, al que los más veteranos recordaréis de sus tiempos de base en el Zalgiris. Incluso, como sabéis, existe una Liga Báltica de baloncesto en la que participan clubes de Estonia, Letonia, Lituania y hasta alguno de Suecia. Siempre la han ganado o Zalgiris o Lietuvos Rytas

  4. muy buen post.

    yo añadiría ese pivot ruso no me acuerdo era belanov? de los 60, ese era tb un figura

    bill russell lo mencionó entre sus rivales preferidos

    tachenko era muy alto pero no era muy buen jugador

    sabonis era de nivel nba

    vi en castellón antes del eurobasket 2005 un españa-estonia, creo q era

    ya no son lo q fueron

    en este caso la Urss no benefició al basket en este caso letón

  5. Emieza nevando sobre Riga. Ni adrede. El post es una delicia desde la foto de cabecera con la nieve que genera el blog automáticamente durante las semanas navideñas. Cuando empiezas a leer ya estás absolutamente cautivado. Leer a Vialegre es entrar en una fascinante máquina del tiempo donde descubro círculos sorprendentes. El zorro plateado en la nieve de Riga diseñando ese perfil de jugador que luego disfruté con Sabonis.

    Ahora me entero que la Semenova era letona. esta mujer era alucinante, imparable. Como bien dice docass el jugador de baloncesto más determinante de la historia es una mujer, letona. Que impaciencia por ese post. que nos prometes, Via.

    Que grande es el lado débil. Que frescas son las raices en tus manos.

  6. Ximobrotons:

    Antes de responderte acerca del post, quiero decirte que, ya que he tenido el honor de ser el primero en recibir un comentario tuyo en este blog, espero que tu comportamiento en esta casa sea adecuado. El Flagrant’s no es mi blog, pero sí formo parte de él de una forma activa, porque su dueño me dejó las llaves de su casa para que de vez en cuando pintara en sus paredes algunos garabatos. Así que, por lo menos en lo que a mi trozo de pared respecta, no voy a tolerar determinados comportamientos nocivos si el dueño del blog me lo permite. Gracias.

    En cuanto al comentario, pues no recuerdo a ningún Belanov jugador de baloncesto, sólo a Igor Belanov, futbolista ucraniano en los ochenta, ganador del Balón de Oro en el 86. También me extraña lo de Bill Russell, pues creo recordar que sólo se enfrentó a la URSS en los JJ.OO. del 56 en Melbourne, a los que por cierto podía haber renunciado para jugar desde ya con los Celtics. Con su compañero K.C. Jones ganaron a la URSS 89-55 y en el equipo soviético no figuraba ningún jugador con ese nombre. Sí estaban los mencionados Krumins, Valdmanis y Muznieks.

    Flagrant, sólo añadiré un gracias por tus palabras y por dejarme un pequeño espacio para escribir. Krumins, Tkachenko y Sabonis fueron las sucesivas versiones mejoradas de lo que Gomelsky siempre persiguió. Por cierto, que hubo un gigante ucraniano que jugó a finales de los setenta y principios de los ochenta, Aleksander Sizonenko, que llegó a medir más de 2.40 (algunos dicen que 2.48, no sé, la verdad) y que incluso fue internacional en la época. Creo que llegó a ser considerado el hombre más alto del mundo. Lo último que encontré de él es que quedó inválido y vive en un estado de precariedad absoluta en San Petersburgo.

    Por cierto, la nieve también me pareció una divina casualidad.

    Edito y añado una foto más del ASK con Gomelsky abrazando la Copa de Europa:

  7. Diossssss que gozada leer estos artículos. Felicidades. Has conseguido sacarme de la oscuridad lectora en la que vivo… viva este blog, este barco, este reducto de pasión o lo que carajo sea.

    Viva.

  8. Gran post, enorme en todos los sentidos. Lo mas importante ( para mi) es que transmite VIDA y eso es mucho, muchisimo.
    Enhorabuena

  9. Vialegre, simplemente quiero que sepas que si no comento más tus post es porque son tan buenos que no hay nada que comentar 😉

  10. -Bydder y anónimo:

    Celebro que os guste. Gracias por pasar por aquí.

    -Nojavino y Slumdar:

    No os cortéis. Siempre queda algo que decir. Siempre. Eso sí, gracias por vuestras palabras.

    Saludos a todos.

  11. Vialegre, genial post. Mil gracias por descubrirme a Rumins, y por recordarme los origenes de Semjnova, la dominadora absoluta de su época, junto a su Daugawa Riga, con lo que también agradecerte el saber de donde venía ese nombre (no sé porque pero siempre lo había asociado a algún tipo de cuerpo militar o policial).

  12. Pingback: Krumins, otro "grande"

  13. Pingback: Krumins, otro "grande" | PHP SPain

  14. Pingback: Krumins, otro "grande" | ForoProvincias.Com

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s