EL PRIMER BESO por Greatmike

Hola, amigos:

Ya basta.

Hemos hablado por aquí de muchas cosas, pero últimamente de pocas que nos hayan salido del corazón de forma directa. Por lo menos desde las Crónicas Dolomíticas de Jorf.

Así que voy a aprovechar que corren tiempos en los que hay un sano empeño en rescatar del olvido algunos hechos, y reescribir correctamente la historia, para advertir que no debemos pasar por alto un mito antiguo, que seguimos venerando como cierto, pero resulta ser más falso que las tetas de Ana Obregón:

La primera vez se espera con ansia porque es maravillosa.”

Eso es mentira, coño, y tenemos que denunciarlo. Pero hay que hacerlo con pruebas, y a ellas me remito.

Vuelvo a abrir lo más recóndito de mi alma para vosotros. Ruego respeto. Como dice la canción de Carlos Baute: cuidado, cuidado, que mi corazón está colgando en tus manos. Ya hablaremos en otro post de las virtudes poéticas de Baute y la conveniencia de no usar la palabra “colgando”, de tres sílabas, en vez de “preso”, por ejemplo, de dos sílabas, con lo que el ajuste entre el ritmo y la letra de la canción mejora bastante. Pero vamos a lo nuestro, que me pierdo.

14 añitos tenía yo. Primero de B.U.P.

Como ya tenía pelo en el pecho parecía mayor de lo que realmente era y eso fue suficiente para captar la atención de una chica repetidora de curso. Eso y que la mayoría de los tipos de la clase tenían una belleza similar a la del Fary.

Yo iba sobrado de sex appeal pero cortito de experiencia, así que la chica tuvo que esperar a la vigésima indirecta para que yo me diese cuenta de que le gustaba y fuese a hablar con ella en serio.

Fui tan torpe que no lo hice en un momento a solas, sino a lo bravo, cuando estaba con todas sus amigas.

Emm, hola.

Y a partir de aquí, los recuerdos me vienen como en una obra de teatro, de las amateurs, claro.

Me mira. Sonríe. Las amigas intentan sofocar unas risitas. Algunas se tapan la boca. Otras se dan la vuelta. Yo empiezo a sudar y doy veinte o treinta rodeos en un lenguaje ininteligible.

Quería preguntarte que si vas a ir a la fiesta del Instituto, porque si no vas pues nada, pero si vas… pero no si ya tienes planes, porque si tienes planes yo no… pero no si estás, pero si vas…bueno que yo también, quiero decir que tú...

Las risas se vuelven muy audibles y deseo que una de las amigas, la más escandalosa, se trague el aparato dental que transforma su boca en la de un tiburón. Qué mal rato estoy pasando, carajo.

Quiero decir que yo estaré, y si tu estás pues podemos tomar algo, pero que si no estás pues nada, no lo tomamos, porque claro, no estás.

Vale – me dice.

Bien, pues eso. Este… una cosa más.

Dime.

¿Que es lo que vale? Porque ya no sé ni lo que te he preguntado…

Y todas se descojonaron. No organicé una masacre allí mismo porque su cara mientras se reía era una estampa maravillosa.

Que nos vemos allí, tonto.

Hasta muchos años después no me dí cuenta de que en ese momento yo era como Leonardo di Caprio en Titanic: estaba flotando, encantado de la vida, pero a punto de hundirme y quedarme congelado, aunque todavía no lo sabía.

Fiesta del instituto. Son las once y la niña no ha aparecido.

Copita pa entonar el cuerpo. Garrafón, su puta madre. A que no viene…

¿Me puse desodorante? Ah, sí.

Voy al servicio… ¡¡¡¡ Dios, el calzoncillo está roto !!!! No, es la apertura por donde se orina. Cálmate, no te pongas nervioso.

Buchito del vaso. Mierda, ya no me acordaba de que era garrafón.

¡Ahí está! Que guapa viene. Saluda a un tipo, a una amiga, a otro tipo, a dos amigas más… esto es interminable.

Por fin llega.

Hola – digo agachando la cabeza, moviendo nerviosamente un pie en círculos y poniéndome colorado como un tomate.

Hola – dice agachando también la cabeza y mordisqueando nerviosamente su labio inferior.

En una muestra deliciosa de sordidez musical, aunque es fácil juzgar a toro pasado, suena Madonna, “Like a virgin“, tras “Manué, no tarrime a la paré” de Los Inhumanos, y me arranco a bailar con la mítica “Amante bandido“, con tan buena suerte que la siguiente canción es de UB40 y se puede bailar agarradito.

A solas, moviéndonos por la pista, le hablo de Dire Straits y la grandísima canción que acaban de sacar, “Money for nothing“. Como de pasada, le digo lo guapa que es y que está. Mientras nos apartamos de la pista y dejamos de prestar atención a la música, hablamos y hablamos y hablamos a diferencia de Luis Fonsi, que espera y espera y espera aunque no se dé por “vensido“.

En un momento dado se calla y me mira. Se acerca. Me besa.

Y yo me abandono, extasiado, al placer de saborear su barra de labios, de acariciar su nuca con una mano mientras deslizo la otra por su espalda, de sentir sus brazos dulcemente colgados de mi cuello… y me pasa completamente desapercibido el hecho de que mi amigo calvo, ínclito habitante de la entrepierna, sale de su letargo.

En aquella época se rendía culto al vello púbico masculino. Era sagrado. No se tocaba. No se cortaba.

Uno de esos vellos, quién sabe si por miedo o por frío, por vergüenza o por falta de ella, refugió su extremo en mi prepucio. Cuando mi pene sacó la cabeza comenzó a tirar del pelo, que se agarró a su refugio como un catalán a un billete, con el resultado de provocar un dolor sordo, insistente, y que sólo se podía corregir metiendo la mano en el pantalón, buscando la apertura del calzoncillo, tanteando la punta del glande y liberando el dichoso vello.

Obviamente, no iba a decirle a la chica “perdona, espera, que se me ha puesto dura y un pelo se ha quedado atrapado“, porque ni por asomo iba a interrumpir el beso; y las manos estaban posadas en ella, así que intenté mover la cadera y el culo con la esperanza de que se soltara el puñetero pelo.

Pero no funcionó, y además la chica interpretó los movimientos como de deseo, prolongando el beso interminablemente.

Así que allí estaba yo, averiguando de primera mano el significado de la palabra “agridulce“, porque por aquel entonces no conocía la palabra “sado-maso“, deseando que el beso no acabara nunca y que acabase pronto, placer y dolor a la vez.

Finalmente, el dolor ganó la partida al deseo y brotaron dos lágrimas que recorrieron mi mejilla y terminaron en nuestros labios.

Al contacto con las lágrimas saladas, ella abrió los ojos, se aparto suavemente y sonrió absolutamente emocionada.

¡Oh, Dios mio! ¡Estás llorando de emoción! es… es… es lo más bonito que me ha pasado nunca…

Y se puso a contar una interminable historia acerca de los sentimientos, la gente y la vida, abrazada a mí, dándome besos cada poco tiempo. Mientras, mi pene insistía en continuar erguido, el vello no se liberaba y yo seguía llorando más que Bustamante en Operación Triunfo, tratando de encoger las piernas, mitad para que no viese la tremenda erección que me generaba su contacto, mitad para mitigar el dolor que ya era inaguantable.

Al fin, pronunció las palabras mágicas, “voy al servicio, ahora vuelvo“, y me faltó tiempo para meter la mano en el pantalón y liberar al capullo, palabra que en esta frase utilizo doblemente, como adjetivo calificativo del vello y como lugar físico del cuerpo.

Pocas veces he vuelto a tener una sensación semejante de alivio. En ese momento pensaba que ya podía morirme, que lo haría feliz, pero por haberme librado del dolor, sin caer en la cuenta de que había sido mi primer beso y que una combinación de circunstancias, entre ellas mi destino y mi propia esencia, lo habían arruinado.

Dos semanas más tarde perdería mi virginidad con la chica…

Pero esa es otra historia de otra primera vez.

Besos a tod@s

Anuncios

37 pensamientos en “EL PRIMER BESO por Greatmike

  1. A ver, escuchando eso no te la follas ni de coña (desde el momento en que has afirmado que no es la mujer de tu vida, ha y que olvidarse de falsos romanticismos centrarse en el objetivo), prueba esto a ver si capta el mensaje subliminal

    Si eso no funciona, a lo mejor tienes que pasar a un enfoque más directo

    Te garantizo que le quedara claro (en el fondo lo sabe desde el primer dia, pero, una cosa es saber que puedes ganar el mundial y otra hacerlo) que te la quieres follar

  2. No tenéis ni puta idea. Uno ha de ser un deslenguado, un sirvenguenza, las cosas claritas, pero cuando le pone música a la chica que se pretende dar un buen meneo hay que poner algo como esto. Noja, esto sí es subliminal. Que vaya haciéndose a la idea de que es ella la que quiere que te la zumbes…

    La elegancia no esta reñida con la claridad de intenciones. Y además el contraste es mucho más efectivo. Pensará que eres un cerdo, pero ¿quién no lo es salvo los sosos? Todos somos unos cerdos, pero sólo unos pocos tienen clase.

  3. Buenas otra vez.

    Si es que no me entendeis ná.
    Si es que me sois mu cazuuuuros.
    No voy a poder sacar nada de vosotros o que?

    Noja: esa cancion describia como me sentia en “El mercado de carne” y con esta chavala en particular. No es algo que use para ligar.

    Flagrant: Dejate de canciones. Lo que mas funciona son los susurros al oido, se les eriza la piel…y a cuchillo!!!!!!!!!

    Chavales, publico, señoras (si es que existen): El follar esta sobrevalorado (jajajajajajaja). Hoy en dia el que quiere moja noche si, noche tambien. La cosa es hasta donde bajar el nivel de las conquistas. Y yo no pienso bajarlo!!!!

    Saludos

  4. ¿Follar sobrevalorado? ¿Bajar el nivel de las conquistas? Creo que tu estado es más grave de lo que en principio pensaba.

    Lección numero 1. Tigre o gatito.

    Esta elección de rol es decisiva para el futuro del juego amoroso. Adoptar un papel u otro va a marcar el transcurso de los acontencimientos. Si quieres depender de sus faldas serás un gatito que susurrara dulcemente al oido. Pero yo siempre recomiendo un rugido para que sepa que lo que le espera es una verdadera cacería. Tiempo tendrás de mostrarle tú corazón, pero lo primero, lo fundamental es que salte a la vista tu lado salvaje. Si no es así vas a depender de sus caprichos. Los chicos buenos son amigos, incluso algunos tras mucho mendigar cariño alcanzan el tesoro de un buen polvo, pero los malos follan mejor y eso lo saben ellas, y precisamente por eso son los elegidos.

    Toma nota del susurrro: “Sabía que tras esa mirada de princesa se escondía una auténtica zorra. Ahora mismo (mientras le muerdes el oido) me llega el olor de tu coño”

  5. Que nooooooooooo

    Que el rollo con esta tia esta acabado!!!!!!!!!!! Si quiere algo, que venga a buscarlo y entonces ya veremos…(evidentemente SI, jejeje)

    Y no estoy grave. Lo de follar sobrevalorado quiere decir que no me voy a arrastrar por un polvo (por dos quizas…jjejeje). Y tampoco pienso tirarme cualquier cosa con falda, asi que me niego a bajar el nivel.

    PD: el sabado vi a una amiga que hace años que no veia. El sabado que viene probablemente nos veamos…a cuchillo!!!!!!!!!

  6. Eso de que los malos follan mejor es un mito que ha hecho demasiado daño a demasiada gente… los malos son malos para todo, hasta para follar…

    Es como el mito de que el Mundial no lo ganaba el mejor y ya visteis lo que pasó el año pasado… es cuestion de creerselo y ponerlo en practica, jugando bien tambien se gana, siendo bueno también se folla (o eso dicen ;))

  7. Por cierto, he ganado l mundial varias veces. Igual ahora me apetece cambiar de deporte…jejeje

    Saludos

  8. Buenas,

    Que grande flagrant, que grande.
    El mundial paso y nunca mas volvere a jugarlo, pero hay muchos mundiales por jugar…jejeje. Pero esto solo ha sido la copa de campeones. Nada para celebrar en las calles pero que esta bien.

    Saludos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s