EL PEOR MARISCAL DEL MUNDO, por Greatmike.

Hola, amigos:

Voy a aprovechar todo lo que se está liando en Egipto para rescatar una curiosa historia acerca de la Guerra de los Seis Días.

Toda guerra es un sinsentido, al menos para mí, pero algunas circunstancias de la que hoy nos ocupa no pueden ser más ridículas. Y sería para partirse de risa si no fuese porque le costó la vida a mucha gente y algunas de sus consecuencias forman parte de los problemas que hoy arrastra el pueblo palestino en particular y la zona en general.

He tenido el dudoso honor de ver de cerca, muy cerca, lo estrechos de miras y lo ceporros que pueden llegar a ser los militares, pero al menos he comprobado que son valientes en su mayoría. Más les vale, porque cuando pierden el valor les cae lo que un buen amigo mío define así: “pequeño canapé frío, típico de los domingos a media mañana, elaborado principalmente con trigo horneado“.

Una ostia, vaya, que es exactamente lo que se dieron los árabes en 1967 cuando se enfrentaron a Israel en una guerra tan fugaz que solo duró seis días, y de ahí el nombre que recibió, aunque en realidad el pescado estaba vendido en las primeras seis horas de conflicto.

Un poco de paciencia con la introducción histórica, que luego viene lo curioso.

Todo viene de antiguo, de cuando la ONU decide dar un trocito de tierra a los judíos en 1948, tras la Segunda Guerra Mundial, para acabar con su condición de parias errantes por el mundo. Un trocito que reclamaban a base de atentados terroristas contra los británicos, los gestores del protectorado de Israel. Un trocito de un territorio ocupado por un pueblo llamado palestino y que se negaba a cederlo, algo que no debería haber sorprendido al mundo ya que llevaban allí unos 1.200 años. Viene a ser como que de un día para otro traguemos con que Marruecos se quede con Andalucía porque ellos estuvieron en la península 750 años (desde el 711 hasta 1492) y nosotros llevamos instalados menos de 600.

El caso es que los palestinos se vieron despojados de sus derechos sobre parte de unas tierras que reclamaban como suyas. Cuando los británicos se marcharon dejando Israel en manos de los judíos, declararon la guerra con el apoyo de la comunidad islámica. Ante la situación que se estaba formando EEUU apoyó a Israel, y como respuesta los árabes pidieron el cariño de la URSS. En plena guerra fría el pitote que se había montado era monumental, acabando con una paz forzada en la que los israelíes, ganadores del conflicto, acabaron con más territorio del que les concedió la ONU y los palestinos solo consiguieron retener Gaza y Cisjordania bajo su control.

En 1968, el mapa de la zona era este:

Podéis comprobar que Israel tiene justo al norte al Líbano, al este Siria y Jordania y al sur la Península del Sinaí, dominada por Egipto formalmente pero ocupada por tropas de la ONU. Solo Jordania mantenía una política de relativa neutralidad porque su rey, Hussein, no estaba convencido de que la guerra fuese una buena solución.

A primeros de Mayo de 1967, el servicio secreto soviético, el KGB, informó a Egipto de que Israel estaba concentrando tropas en la frontera con Siria para una inminente invasión. La concentración era inexistente y el Primer Ministro israelí invitó al embajador soviético a comprobarlo. Israel argumentó, con una lógica aplastante, que bastante tenían con aguantar sus propias fronteras y no había más que ver la inmensidad del territorio Sirio para comprender que una invasión estaba condenada al fracaso, pero el embajador ruso contestó que su misión era comunicar las verdades rusas, no comprobarlas. En otras palabras, que no se jugaba el destierro a un Gulag por contradecir al todopoderoso KGB.

Egipto dio por buena la noticia y se la transmitió al resto de los países. Aunque Jordania seguía sin estar convencida Siria sí la creyó y pidió ayuda al presidente-dictador egipcio, Gamal Abdel Nasser. El amiguete decidió intimidar a Israel con tanta energía como poco cerebro: expulsó de la península del Sinaí a  las fuerzas de la ONU, y trasladó allí más de 70.000 soldados.

Seguramente Nasser no deseaba una guerra, sino tirarse un farol para arrogarse el papel de líder de la zona y obtener ventajas políticas. El problema es que los demás países árabes, incluyendo a los palestinos, ni siquiera se plantearon que fuese una fanfarronada y organizaron una campaña mediática en prensa, televisión y radio tan estrepitosa que los judíos se convencieron de que sus vecinos estaban a punto de invadirlos. Al fin y al cabo, tenían la certeza de que sus unidades en la frontera siria no existían, pero los 70.000 soldados egipcios en la frontera israelí sí.

Este es Nasser:

El Primer Ministro de Israel pensó que de perdidos al río. Si iban a tener que pelear, al menos darían la primera bofetada y pidió al Estado Mayor un plan de ataque preventivo, tan desesperado como ilegal, porque no estaba muy claro si Egipto trataba de invadir o de intimidar. El plan consistía en atacar a los aviones egipcios en sus bases, antes de que despegasen, para al mismo tiempo atacar con el ejército de tierra en una operación relámpago. Sobre el papel, las posibilidades israelíes eran muy escasas, porque aunque la ofensiva tuviera éxito, todo el ejercito se concentraría en el sur, dejando el resto de fronteras a merced de los demás países árabes hostiles.

Pero cuando todo parecía perdido, el destino les echó una mano en forma de militar cobardica.

La mañana del 5 de Junio, minutos antes del ataque preventivo israelí, el Mariscal Hakim Amer, Ministro de Defensa egipcio, había despegado en visita de inspección al Sinaí con la mitad de sus generales, incluyendo al jefe de la Fuerza Aérea. No se debía fiar demasiado de sus propios soldados porque para viajar con seguridad había prohibido a la totalidad de las baterías antiaéreas del país abrir fuego contra cualquier avión que sobrevolase la zona.

Este es el desgraciado Mariscal Amer:

Los israelíes, que desconocían este hecho, atacaron simultáneamente trece aeropuertos con todos los aviones disponibles y se encontraron con el premio de no recibir a cambio ni un solo disparo. A media mañana, 286 de los 420 aparatos egipcios estaban destruidos, el resto no podía despegar porque todas las bases estaban inutilizadas y los judíos no habían perdido ni tan siquiera un aparato.

El desgraciado Amer tardó noventa minutos en encontrar una pista operativa donde aterrizar. Lo logró en un remoto aeródromo y tuvo que desplazarse al Cuartel General Supremo… en un taxi. Cuando llegó, las columnas acorazadas israelíes arrasaban el Sinaí y las tropas de tierra egipcias huían en desbandada, vendidas ante los temibles cazas judíos.

 

 

Hasta aquí podemos entender que Amer fue tomado por sorpresa y que la falta de fuego antiaéreo era  pura mala suerte, pero es que ahora viene lo más curioso.

Nuestro amigo sabía que Nasser era cualquier cosa menos comprensivo. Al ser consciente del desastre se hizo una caquita en los pantalones tan espantosa que decidió ocultarle lo ocurrido y ver si las cosas se enderezaban. Para ello tuvo la genial idea de intentar que el resto de países árabes entraran en guerra elaborando la mentira más grande de la historia militar. El parte que redactó decía que ante un ataque sorpresa israelí el ejército egipcio había derribado 161 aparatos judíos y el propio Amer notificó a sus aliados la destrucción del 75% de la fuerza aérea israelí, además de una imaginaria ofensiva terrestre propia.

A mediodía, el engañado presidente Nasser lió a su vez al moderado Rey Hussein de Jordania, informándole de la paliza recibida por los judíos y animándole a invadirlos antes del fin de la guerra. Los israelíes, que habían dado a Hussein la seguridad de no atacarle si no eran atacados, esperaban recibir unas salvas simbólicas pero lo que les llegó de Jordania fue un bombardeo en toda regla imitado más al norte por los sirios, ya que creían que Israel estaba indefenso. La aviación israelí, calentita y con la moral por las nubes, atacó las desprevenidas posiciones árabes. Poco después de mediodía la totalidad de la fuerza aérea jordana y dos tercios de la siria estaban destruidas al precio de doce aparatos y sus ejércitos de tierra habían puesto pies en polvorosa.

Los jordanos agacharon la cabeza pero el General en Jefe sirio hizo como nuestro Mariscal, y también se jactó de vapulear a los judíos. Como, en teoría, los egipcios estaban camino de Tel-Aviv, el entusiasmo árabe era indescriptible y hacia las cuatro de la tarde el presidente Nasser se presentó en el puesto de mando de Amer para felicitarlo en persona.

Nadie sabe lo que ocurrió en aquél cuartel y no consta lo que el Presidente le dijo al acojonado Mariscal cuando se enteró de todo, pero sí  se sabe que Amer se suicidó en su calabozo mientras esperaba la formación de un consejo de guerra.

Nasser intentó una huída hacia adelante. Para salvar el honor árabe y provocar la intervención soviética difundió la versión de que el ataque aéreo inicial había sido efectuado por aviones anglo-norteamericanos. Al día siguiente Egipto, Argelia, Siria, Sudán, Yemen e Irak rompían relaciones diplomáticas con los EEUU y el Reino Unido. Los teléfonos de la Casa Blanca estaban literalmente al rojo vivo, intentando averiguar lo que había pasado y evitar que la URSS declarase la Tercera Guerra Mundial.

Los israelíes, mientras tanto, guardaban un silencio sepulcral, porque en realidad su ataque a Egipto perfectamente podía ser declarado ilegal por la ONU y se limitaron a ocupar el mayor territorio posible aprovechando la huida de los ejércitos árabes, entre ellos los que les quedaban a los palestinos.

Pero la pantomima duró solo cinco días, al cabo de los cuales se descubrió el pastel y la ONU ordenó el alto el fuego. La guerra había comenzado la mañana del 5 de Junio de 1967 y había terminado el 10 de Junio por la noche, quedando la mañana siguiente, el 11 de Junio, como el dia oficial de finalización.

Este es el mapa de la zona antes de empezar la Guerra de los Seis Días:

Y este es el mapa, después de finalizar:

Israel terminó conquistando todo el territorio que la ONU había dejado a los palestinos (Gaza y Cisjordania), los Altos del Golán (una posición defensiva estratégica en la frontera con Siria) y toda la península de Sinaí, aunque esta última se la devolvió posteriormente a los egipcios como compensación por otra guerra.

Casi todo gracias al Mariscal Hakim Amer, aunque me da la sensación de que con lo espesitos de mollera que son en la zona mas tarde o mas temprano la guerra hubiese estallado igual, y probablemente con un resultado similar.

Besos a tod@s

13 pensamientos en “EL PEOR MARISCAL DEL MUNDO, por Greatmike.

  1. ¿Seguro que los servicios secretos y de inteligencia israelíes desconocían que el Mariscal Amer sobrevolaba el espacio aéreo egipcio y que éste ordenaba que el fuego antiaéreo durante sus vuelos no abriese fuego? Me parece que una manía como esa no debería escapársele al Mossab.

  2. Ya te había leído esta historia en tu blog, es acojonante. Las grandes páginas de la historia se escriben muchas veces gracias a las miserias de hombres insignificantes como este

  3. Yo creía que los más torpes del mundo se habían afiliado al PP y Psoe; pero queda mucho zote suelto.

    A mi, que me tocó hacer la mili con 24 añitos ya me pareció extraordinario ver unos cuantos “Forrest Gump” en el cuartel con sus galones de cabo 1º

  4. Lo que resulta extraordinario tkm1005, es que no los vieras con los galones de sargento, sargento primero, brigada, subteniente, alférez…y no sigo porque me da grima

  5. Bueno, ya que estamos, hablemos por aquí un poco de Egipto y de las turbantes revoluciones. Rodolfo decía el otro día en el 13t, si no le entendí mal, que la supuesta revolución no era más que una reproducción moderna de los endémicos conflictos entre tribus árabes. Viniendo de un hombre que destaca por su agudeza (no en vano relacionó el efecto contagio entre los países del Magreb con el producido en los países de la CEI: Georgia, Ucrania, Kirguizistán en el periodo 2003-2005 y que llevo a Uzbekistan a volver a la esfera rusa en detrimento de los intereses americanos ante el miedo a la onda expansiva), dicha afirmación merece un respeto. No obstante, no estoy de acuerdo con Rodolfo, creo que lo sucedido en Egipto no es una crisis tribal, sino generacional y que al igual que en las repúblicas de la CEI se asocia democratización con integración en occidente (y por eso Rusia dijo que eran operaciones patrocinadas por la CIA), en el mundo árabe se extiende la creencia de que una reforma democrática acabaría con la corrupción e implicaría una distribución más equitativa de los recursos. En resumen, estoy en la linea de lo que apuntaba Rosschack, se trata de auténticos movimientos populares, otra cosa es que, al final, como pasó con las revoluciones coloreadas, acaben en papel de borrajas.

    Cada día que pasa parece más claro que Mubarak no está por la labor de abandonar, al menos mientras el ejercito no se defina, y parece que lleva las de ganar, porque es poco probable que las multitudinarias manifestaciones puedan mantenerse indefinidamente en el tiempo. Pero si finalmente cayese y Egipto caminara hacia algo parecido a una democracia occidental, el efecto contagio sería brutal. Por eso, lo que está sucediendo en Egipto estos días es casi más trascendental que la monumental torpeza del mariscal cuya memoria nos traía a colación Greatmike.

  6. Pues yo sigo creyendo que la autentica revolución que esta sucediendo en el planeta se situa en China. Creo que la onda expansiva es mucho más profunda que la de oriente Medio. Al Gran Dragón no le tose el Tio Sam. Si le añades que se está industrializando ni te cuento. El mundo árabe rivaliza con un mismo Dios, en cambio China no busca esa hegemonia simplemente cambia de paradigma.

    P.D.

    Por cierto, ¿ te viene bien hacer el debate de Blade runner el sábado? El jueves como abíamos pensado Pana mantiene su programa, pero además hay cuartos de Copa del Rey.

  7. Pues si que te has tomado en serio lo de la tribalidad. Iba más en el sentido de explicar la aparición de los pro-Mubarak en escena, incluida la folclórica aparición de los camellos para transportar turistas en las protestas. Yo estoy convencido de la implicación extranjera (estadounidense) en este asunto. ¿Cual es la prueba en mi opinión? Dependiendo de la dependencia occidental de los países las revueltas han tenido éxito o no. En Libia ni han empezado, porque es un país políticamente independiente. En Argelia han durado poco porque es un pais más independiente que Tunez o Egipto. En Egipto han forzado, o parece que van a forzar, una “transición” o “sucesión” porque es un aliado incondicional, pero con un estado fuerte. En Túnez echaron al presidente al poco tiempo porque es un país muy dependiente (por cierto, ayer movilizaban a los reservistas, aunque ahora parezcan estar fuera de foco). Se puede trazar un paralelismo nuevamente con Europa oriental: fracaso total en Bielorrusia, éxito momentáneo en Ucrania, y triunfo en Georgia. O con Latinoamérica: éxito en Honduras, fracaso sobre la bocina en Venezuela, ni plantearselo en Cuba, según el nivel de independencia. Hago aqui un paréntesis sobre la psicología de las capitales. Estos movimientos suelen darse en las capitales y no solo por ser el centro del poder, si no que en muchos casos porque su forma de pensar (al menos de ciertas clases) es distinta al resto del pais: Bangkock/Tailandia, Caracas/Venezuela, Teherán/Irán, etc. Pero bueno, espero que Nojavino no me lo tome tan en serio como lo de los clanes…

    Lejos estoy, de todas maneras, de pensar que los EE.UU., Israel o quien sea sean omnipotentes y lo manejen todo a su antojo. De ninguna manera. En los dos países ocupados tienen a dos presidentes que no les gustan, incluido el pro-iraní de Irak, en Líbano su revolución fracaso (o la de sus aliados, para los más susceptibles), lo mismo que en Irán. De hecho según recuerdo haber oido, y ya yendo decadas más atrás, hay gente que dice que quien le movió la silla al Sha fuero ellos, y se encontraron ni más ni menos que con la Revolución Islámica…

    En estos días se ha celebrado el referendum de independencia de Sudán del sur. Las fuerzas de Sudán del sur son pro-occidentales. El norte tiene buenas relaciones con Rusia y China. Hay una fuerte campaña anti.Berlusconiana, buen amigo de Putin y apoyo del gaseoducto Southstream (Gerrard Schroeder es presidente del Northstream). Hay enfrentamientos post-electorales en Costa de Marfil, con intervención de Nigeria por ejemplo, en un zona de paso del petroleo del Golfo de Guinea, considerado aprovisionamiento más seguro por los Estados Unidos que el del Golfo Pérsico y que representa un buen porcentaje de su consumo. Entre las mucha claves internas en que se pueden interpretar los conflictos en distintos países, siempre hay otras relacionadas con la toma de posiciones de Estados Unidos frente a China (su rival económico) y Rusia (su rival militar, el único país que puede borrarlos del mapa). Al menos los conflictos que salen en TV. Por ejemplo, poca gente ha oido hablar del NEP filipino, una guerrilla tan grande o más que las FARC. O de la rebelión naxalita, considerada por India su mayor problema de seguridad nacional.

  8. Por cierto, la venganza egipcia, que han quedado un poco mal en el post de Greatmike:

  9. Respecto a Rusia, el hecho de haber liquidado la deuda con el FMI en 2006, el éxito de la campaña georgiana y su renuncia a entrar en la OMC en 2009, así como el triunfo de Yakunovich en las presidenciales de Ucrania y el giro de Uzbekistan que ya comentaba en mi anterior post, dibujan un escenario en que el bloque ex-sovietico aparece como un solido valladar de concepto de “democracia tutelada” y como una potencia regional de consideración (sin su apoyo es impensable una operación militar contra Irán). Encima Alemania ha “traicionado” a la UE firmando un acuerdo bilateral con Rusia para el asunto del “northstream”. Si a eso le unimos la penetración económica china en los países del litoral indico de África y el cada vez mayor protagonismo del gigante asiático como mediador en el conflicto coreano, es indudable que EE. UU. tiene que mantener su influencia en el magreb sí o sí. Por eso creo que a EE. UU. estas revoluciones no le vienen bien, puesto que lo que le interesaba es el mantenimiento del status quo (dictadores “amigos”) en la zona. Por ese mismo motivo, su protagonismo en el proceso de transición “a lo que sea” va a ser grande, pero insisto que la génesis ha sido bastante espontanea (a menos que China saque algo de todo esto).

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s