XLV SUPER BOWL por docass

Mañana, domingo día 6 de febrero, se celebra la 45ª Super Bowl, que enfrentará a los Pittsburgh Steelers y a los Green Bay Packers. Esperamos la retransmisión en directo de Antonusa desde EE UU en la Taberna. Me parece una ocasión fantástica para que aquellos que no conocen este deporte tengan la oportunidad de saber cómo funciona. Las reglas básicas son muy sencillas y no hay mejor manera de familiarizarse con ellas que teniendo a alguien que pueda explicarlas mientras se ve un partido en directo.

Para quienes además no sepan nada sobre los equipos contendientes, he recogido dos artículos que pueden servir como modo de acercarse a la identidad y a la historia de ambas franquicias. Dichos artículos forman parte del debate que han mantenido tres periodistas de la ESPN esta misma semana, tratando de decidir quién merece el título honorífico de ‘America’s Team’. Los tres candidatos eran los dos equipos que pelearán el domingo por la Super Bowl y los Dallas Cowboys.

Chad Millman argumentaba en favor de los Steelers de esta manera:

”Los argumentos valen exactamente lo que valen los datos que hay tras ellos. Así que para demostrar que los Steelers, representantes de la AFC en la 45ª edición de la Super Bowl, son realmente el equipo de la NFL favorito de América, ahí van estos incontrovertibles, innegables e irrefutables datos: El hombre cuya camiseta superó en ventas a la de cualquier otro jugador el año pasado y el equipo cuyo mechandise superó al de cualquier otra franquicia la pasada temporada: el safety Troy Polamalu (en la foto) y los Pittsburgh Steelers, respectivamente.

El equipo con más nuevos miembros del Hall of Fame en la época moderna de la NFL: los Steelers, con nueve.

El equipo que ha ganado más Super Bowls que nadie: umm, veamos, un segundo, ah sí… LOS PITTSBURGH STEELERS.

¡Negocio! ¡Culto al ídolo! ¡Éxito! ¿Hay algo más americano que eso? Muy buenas noches, fin del asunto, que den comienzo los fuegos artificiales y cantemos ‘Yankee Doodle Dandy’ mientras ondeamos la ‘Terrible Towel’. ¿De verdad tengo que seguir? Vale, sigo, pero solamente porque el mito de que los Dallas Cowboys y los Green Bay Packers merecen el título de ‘El Equipo de América’ debe ser sepultado. Debe ser destruido y ridiculizado, tal y como los Steelers han hecho con sus rivales durante las últimas cuatro décadas.

De hecho, la idea de que los Cowboys, especialmente, fueron considerados ‘El Equipo de América’ antes, ha martirizado a los Steelers durante mucho tiempo. En los años 70, no existía una rivalidad más enconada que la de estas dos franquicias, que eran tan diferentes en cuanto a estilo como lo puedan ser ‘Jersey Shore’ y ‘PBS NewsHour’*.

Los Steelers representan a su ciudad, obrera, cubierta de carbonilla, a base de dominio físico sobre la cancha. Los Cowboys, con sus pantalones destellantes, estrellitas en los cascos y sus ‘trucos’ en ataque, reflejan los modos petulantes de una ciudad de nuevos ricos petroleros como Dallas. Entre 1971 y 1980, Dallas y Pittsburgh participaron en nueve Super Bowls, sumando las de ambos. Dos veces, al final de las temporadas de 1975 y 1978, se enfrentaron entre ellos. Esos dos partidos se convirtieron en los dos mayores espectáculos que la Super Bowl había visto hasta la fecha. Se repartieron más acreditaciones de prensa y el precio de los anuncios en televisión alcanzó cotas históricas.

La primera vez que se enfrentaron, los Steelers defendían título, y tenían el mejor récord de la temporada regular cuando se produjo el segundo. Y sin embargo, en ambas ocasiones, los jugadores de Chuck Noll se sintieron tratados como un equipo de segunda clase [ganaron ambas]. En un momento dado, antes del primer enfrentamiento en la Super Bowl entre ambos, que se jugó en Miami, el linebacker de los Steelers, Jack Lambert, se quejó ante los medios de comunicación de que el hotel de los Cowboys estuviese más cerca de la playa que el suyo. ‘Espero’, dijo Lambert, ‘que a Roger Staubach se lo coma un tiburón’.

‘Nos tomamos como algo personal que les llamasen ‘El Equipo de América’, comentó una vez a NFL Films el cornerback de los Steelers, Mel Blount. ‘¿Quién les ha concedido tal título?’.

A los Steelers, en cambio, nadie les ha regalado nada. El equipo fue fundado por Art Rooney en 1933, y en 36 de los siguientes 39 años tuvo temporadas perdedoras. En esa época, Rooney andaba escaso de fondos y no podía costearse una plantilla completa; en lugar de eso, algunos empleados de la fábrica de cerveza de su padre completaban el equipo sin cobrar. Hasta que se inauguró el estadio Three Rivers en 1970, los Steelers nunca tuvieron campo propio. Entrenaban en South Park, un recinto ferial, donde los jugadores tenían que andar quitando piedras del suelo y se duchaban con agua fría tras las sesiones.

Era conveniente que toda la ciudad pudiese ver entrenar al equipo, porque Rooney veía la propiedad de la franquicia como un asunto público, sin importar cuanto pudiese crecer el negocio del fútbol. Un mediodía caluroso de 1974, Jack Ham, linebacker de los Steelers, y Gerry Mullins, jugador de la línea de ataque, se encontraban en una carretera polvorienta, enfrente de un cementerio, en la parte exterior de la entrada al campo de entrenamiento de los Steelers. Estaban en huelga, como lo estaban el resto de los jugadores de la NFL en todo el país, exigiendo a los propietarios mejores contratos, más dinero y derechos para los agentes libres. En ese momento, los novatos Jack Lambert, Mike Webster, Lynn Swann y John Stallworth estaban entrenando con Chuck Noll, mientras los veteranos esperaban y se preguntaban: ¿Ganaremos esta lucha o perderemos nuestros trabajos?

Según pasaban las horas, el piquete iba perdiendo efectivos. A media tarde, solo quedaban Mullins y Ham. Permanecían sentados a un lado de la carretera cuando un coche llegó a toda velocidad, levantando polvo. Paró justo donde ellos estaban. Era Rooney. ‘Bajó la ventanilla y nos dijo: Chicos, no os preocupéis por la huelga. Al final se llegará a un acuerdo’, recuerda Mullins. ‘Entonces sacó del coche un pack de seis cervezas, nos lo pasó y se fue’.

Esa temporada, los Steelers ganaron la primera de sus seis Super Bowls, récord de la NFL.

Como aficionados, debemos valorar a los Packers y su mística de equipo de una ciudad pequeña; debemos aspirar a la buena vida y al atrevimiento de los Cowboys; pero en el fondo somos como los Steelers. Una hatajo de desclasados, infravalorados pero inasequibles al desaliento, nacidos en la mina y ascendiendo hasta la cumbre.

Su historia es nuestra historia. Fin del debate”.

*Son dos programas de televisión: el primero es un ‘reality show’ y el segundo es un informativo de la televisión pública americana (PBS).

Gene Wojciechowski se convertía en paladín de los Packers con estos argumentos:

”¿Recuerdan la película ‘Armas de mujer’? ¿A la genuina Melanie Griffith, toda eufórica, pasando la aspiradora en lencería fina y zapatos de tacón?

En cualquier caso, el personaje interpretado por Griffith, Tess McGill, recurre a la usurpación de identidad para ascender en la escala laboral. Reniega de su acento de Staten Island, coge prestados los trajes de Channel de su jefa, que ha sufrido un accidente, y emprende la operación de compra de un gran cadena de emisoras de radio. Pero su mejor amiga le dice: ‘A veces canto y bailo por el salón de casa en ropa interior. Pero eso no me convierte en Madonna. Y nunca lo hará’.

Eso es lo que pienso de los Dallas Cowboys. Pueden cantar y bailar cuanto quieran por todo su estadio de 1.200 millones de dólares, pero eso no los hará ‘El Equipo de América’. Nunca lo serán.

Y aunque tengo cierta debilidad por los Steelers, tampoco lo son ellos. Ni siquiera son el equipo de Pensilvania.

No, lo son los Green Bay Packers. No pueden ser otros. Y no soy yo el único que lo dice. Alguien le preguntó en cierta ocasión al desaparecido, gran comisionado de la NFL, Pete Rozelle, por el nombre de la ciudad que más vive el fútbol americano en todo el país. Rozelle ni lo dudó.

‘Green Bay’, dijo. ‘Una ciudad pequeña. Gente que es dueña de su propia equipo. Aficionados entusiastas’.

Justo. Los Packers son la única franquicia del país, en una de las cuatro grandes ligas, que es propiedad del público. Las 4.750.937 acciones, distribuidas entre 112.158 propietarios, no reparten dividendos. Bien al contrario, esta gente invierte en los Packers por amor al equipo, no en busca de beneficio. ¿No es eso lo bastante americano?

Ellos salvaron la franquicia en 1923, 1935, 1950 y 1997. En cada reunión anual de propietarios, acribillan con preguntas, buenas preguntas, al presidente y al director general del equipo. El comisionado de la NFL, Roger Goodell, asistió el pasado mes de julio a esa reunión –y fue interrogado hasta la extenuación por la entendida afición de los Packers–.

Y, por cierto, los aficionados poseedores de acciones eligen por votación a la cúpula directiva del equipo. No tengo nada en contra de los aficionados de los Steelers, pero los de los Packers hacen algo más que ondear ‘Terrible Towels’. Ellos influyen en la política del club.

Curly Lambeau y George Calhoun fundaron la franquicia en 1919. Es decir, 14 años antes de que Art Rooney Sr. comprase el equipo entonces denominado Pittsburgh Pirates. 23 años antes de que el propietario de los Cowboys, Jerry Jones, ni siquiera hubiese nacido y 33 años antes de que los Dallas Texans se convirtiesen en la última franquicia de la NFL en desaparecer.

Lo siento, se supone que ‘El Equipo de América’ no debería quebrar.

Así que los Packers tienen mucha historia. La primera franquicia propiedad del público en la NFL. El primer equipo que le dio la oportunidad de ser primer entrenador a Vince Lombardi, el tipo de los dientes separados. El primero que ganó una Super Bowl. El primero en ganar dos seguidas. El primero en tener una obra de Broadway basada en la vida de su entrenador. El primer equipo en conseguir que la expresión ‘tundra helada’ pasase a ser parte del léxico de este deporte.

Nadie mejor que los Packers encarna la historia del éxito americana. Sobrevivieron, y han acabado prosperando, en la ciudad más pequeña de la liga. Han ganado 12 campeonatos de la NFL. Hmmm. Quizás por eso se llama el ‘Lombardi Trophy’, no el Jones’ o el ‘Rooney’.

No me malinterpreten. Los Steelers y los Cowboys también tienen sus vitrinas repletas de trofeos. Pero a los Steelers les llevó 41 años conseguir su primer campeonato. Y la franquicia de los Cowboys estaba todavía en pañales cuando Lombardi ya estaba derrotando a los Kansas City Chiefs en la primera edición de la Super Bowl.

¿Alguna vez han estado en Lambeau Field? Es el Fenway Park de la NFl. Es perfecto. Y también es modesto.

En ‘JerryWorld’ está The Art at Cowboys Stadium, que ofrece especialidades tan exquisitas como ‘Composición variable inesperada: Realización in situ’. En Lambeau, un perrito caliente, una cerveza fría y coro de voces gritando ‘Vamos, Pack, vamos’ y te sientas como puedes al lado de un tipo que lleva un gorro con forma de queso y un traje de caza de color naranja. Dime si hay algo que parezca más divertido que eso.

El programa de televisión más visto en el otoño de 2009 fue un partido de los Packers. El segundo programa más visto en la historia de la televisión por cable es un partido de los Packers. 5 de los 20 programas más vistos el pasado otoño fueron partidos de los Packers.

El verdadero ‘Equipo de América’ no tiene ni animadoras profesionales ni un estadio cubierto. (Y es justo reconocérselo a la familia Rooney, tampoco los Steelers). Tú vas a un partido de los Packers y te sientes como en un Army-Navy, un Bama-Auburn, un OU-Texas.

No me importan cuantos productos vendan o lo grande que sea su estadio, los Cowboys no son ‘El Equipo de América’. ¿Cómo puede serlo un equipo que tiene al menos tantos detractores como seguidores?

Además, los Cowboys son deportivamente irrelevantes en estos momentos. En los úlitmos 15 años han ganado solamente dos partidos de playoff y no han llegado a ninguna final de la NFC. Comparen eso con las 14 victorias, dos Super Bowls y tres títulos de conferencia de los Steelers o con las 12 victorias, una Super Bowl y tres títulos de conferencia de los Packers, en ese mismo período.

Los Steelers y los Packers están construidos para el triunfo. Los Cowboys, para el melodrama y los cambios de entrenador. Y por lo que parece, ‘JerryWorld’ fue construido para que los Packers y los Steelers pudiesen jugar allí la 45ª Super Bowl.

Así que, en representación de los Packers, gracias, Jerry”.

Que gane el mejor.


7 pensamientos en “XLV SUPER BOWL por docass

  1. Ayer Antonusa me confirmó que retransmitira la Superbowl en directo desde el corazón de Tennessee por Mojo Radio Flags (foto-enlace en la columna derecha) y también estará conectado en la Taberna para leer nuestros comentarios (foto-enlace también en la columna derecha).

    También me confirmó Nojavino que como previa cerraremos el debate abierto sobre Blade Runner. https://flagrants.wordpress.com/2010/12/28/%C2%BFpor-que-no-quiero-ver-otra-vez-blade-runner/

    Podéis ver la agenda de mañana en la cabecera de la columna derecha. Pero, por si hay algún despistado, os la reproduzco aquí:

    A las 22:00 h. LA TANGENTE. Debate entre Nojavino y Flags sobre Blade Runner.
    A las 24:00 h. SUPERBOWL retransmitida por Antonusa

  2. Por cierto,

    a las seis de la tarde (hora española) hay un Heat-Clippers. Es decir, Griffith contra los de Miami.

  3. Yo de ser de alguno me declaro de los San Francisco 49ers. Joe Montana tiene la culpa. La primera vez que vi este deporte era el héroe del fútbol americano.

    Del tal Troy Polamalu leeo en wikipedia que ” tiene un contrato publicitario con Procter & Gamble y su producto, el champú Head & Shoulders. En agosto de 2010, la empresa pagó por una póliza de seguro de un millón de dólares sobre el cabello de Polamalu, a la aseguradora Lloyds de Londres”. Así que voy con los Packers. Soy de Pantene. 🙂

  4. Lamento no haberme podido pasar para el partido entre Miami y los Clippers, pero es que he tenido un pequeño problema personal, ya resuelto favorablemente. Si no vuelve a pasar nada raro –y no veo el motivo…– a partir del jueves nos ponemos con la Copa del Rey de baloncesto.

    Flagrant,
    cuando puedas, ponlo en la Agenda: jueves y viernes a partir de las 19 horas, doble sesión.

  5. Grrrrr, a ver lo que me deja hacer el trabajo. Creo que el viernes algo más que el jueves. Por cierto, gracias por el aviso del partido Heat-Clippers. Por supuesto, no hacían falta disculpas.

    Saludos a todos.

  6. Excelente recopilación y traducción, gracias por el esfuerzo. Y divertidos e ingeniosos argumentos que son escasos en nuestra prensa deportiva, al menos en la más influyente.
    Recojo el guante, el jueves no me perderé vuestros comentarios. La mejor competición patria he leído por algún sitio bien merece la atención.

  7. No pude verlo al estar de viaje (ni escucharlo, claro) pero el artículo me ha parecido genial.

    Muy interesante la historia de ambas franquicias.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s