EL DIA DE LA NIEVE, por Greatmike.

Hola amigos:

Ha pasado algún tiempo desde mi último post, pero tengo nueva vida y me tiene loco, con muy poco tiempo libre. A ver si acabo de adaptarme y vuelvo a publicar con más asiduidad, porque lo cierto es que lo echo de menos.

Hoy vamos a visitar la zona íntima de Mike, recordando que un mes de Marzo de cuyo año no quiero acordarme estuve a punto de perder la vida, bien a manos de un amigo, bien a manos de una pulmonía, en cualquier caso con mi colaboración más estrecha.

Comenzamos.

Oye, Migue, ¿donde podemos irnos esta Semana Santa?

¿Qué te parece Madrid?

Vale.

Así comenzaba todo. No recuerdo el año concreto, pero hizo frío polar en la península durante todo el invierno, y la primavera asomaba tímidamente a principios de Marzo.

¿No hará mucho frío?

No, Javi, como mucho tres o cuatro grados menos que en Sevilla, y solo por la noche, por el día más o menos lo mismo.

Hacia finales de Marzo, en Sevilla estábamos a 20ºC y al llegar Semana Santa agarramos el Citröen AX y nos fuimos a los madriles. En cuanto llegamos nos dimos cuenta de que había un fallo. Faltaba algo. Concretamente el segundo dígito del termómetro del coche, porque no podíamos estar a 3ºC, debíamos estar a 13.

Pero no era un error. Un último frente polar había llegado, era la Semana Santa más fría en Madrid de los últimos veinte años y llevábamos camisas de manga larga y una chaqueta vaquera como máximo abrigo, así que nos pusimos toda la ropa encima, cambiando cada día la última camisa para que no pareciese que siempre llevábamos la misma.

A pesar de no utilizar la vergüenza con demasiada frecuencia, hay un momento íntimo donde necesito el máximo de complicidad y confianza, y por lo tanto debo estar en un entorno absolutamente conocido: cuando pongo una caquita. Tiene que ser en mi water. En mi casa. Cuando me voy de viaje puedo estar perfectamente 4 o 5 días sin deponer, para pasar a tener ganas cuando regreso, cuando estoy a 2 km de mi casa, y luego he de subir las escaleras con la tortuguita asomando y más prisa que un mariquita en una rebaja de tangas.

El caso es que el tercer día de viaje tenía almacenado en el cuerpo bocatas de calamares, mollejas, oreja, cochinillo, unos cuantos litros de cerveza, otros cuantos de cubata… Y en la subida hacia El Escorial se precipitaron los acontecimientos.

Comenzó a nevar. No teníamos cadenas, no teníamos abrigo. No podíamos parar hasta llegar al Escorial por si cortaban la carretera.

Me incliné hacia adelante para limpiar un poco el parabrisas.

El cinturón de seguridad comprimió un poquito mi estómago.

Se me escapó un pedete.

Y sumando el pedo y la calefacción, supe al instante que debía prevenir a mi amigo.

Javi, tengo algo que decirte…

Pero no me dio tiempo. El pedo fue mas rápido. Se apoderó del coche como si tuviese vida propia y proclamó su dominio como los lobos: por el olor y provocando aullidos, en este caso de mi amigo Javi.

¡Me cago en la madre que te parió! ¡Estás podrido, caaabrón!

Tranquilo, que abro mi ventanilla y enseguida se va…

Un carajo. Se quedó.

Tranquilo, abre también tu ventanilla que así seguro que se va enseguida…

Otro carajo.

Instintivamente, nuestras cabezas se iban hacia las ventanillas abiertas, buscando el oxígeno que nuestro cuerpo necesitaba y que aquel pedo con entidad propia nos negaba, porque quería el control del coche. Los ojos nos lloraban al atravesar el gélido viento en medio de la nevada, la nariz nos repudiaba y prometía sacrificar el sentido del olfato para siempre, y yo intentaba por todos los medios no mirar a mi amigo, cuya mirada asesina no veía, pero sentía.

Nos cruzamos con un coche de la guardia civil, cuyos ocupantes podrán contar a sus hijos cómo vieron a dos locos conduciendo un coche a -1ºC, nevando, con la cabeza asomada por la ventanilla.

Al cabo de un rato vimos que faltaban 9 km y supimos que nos teníamos que rendir. El pedo había ganado. El coche era suyo. Se iría cuando él quisiera y no antes.

Así que paramos el coche, abrimos las puertas y le pedimos por favor que saliera.

Se hizo el remolón. Se negaba a irse.

Yo intentaba entrar en calor dando pataditas en el suelo mientras observaba mi camisa, cada vez mas blanca y acartonada por la nieve, e intentaba mantener el coche entre Javi y yo, en un desesperado intento por escapar de su ira.

Javi, yo…

Cállate.

Pero Javi, escucha…

He dicho que te calles.

Y lo hice, porque su mirada no era precisamente la de un amigo comprensivo, sino más bien la de un asesino psicópata.

Cuando Javi comenzaba a estar todo blanco y parecerse sospechosamente a un Papá Noel albino, sin gorrito, el pedo se fue. Y lo hizo como vino, a hurtadillas, sin avisar. Simplemente me asomé y ya no estaba. Éramos libres de nuevo.

Entramos en el coche como alma que lleva el diablo y tardamos más de 20 minutos en entrar en calor y poder conducir, porque los tiritones impedían incluso meter las marchas.

Migue.

¿ Qué ?

Vuelve a hacerme algo parecido y te juro que te arranco los huevos.

Su fría voz y su ira, apenas contenida, obraron el milagro de cerrar mi ojo del culo, y me limité a asentir en silencio y cumplir su recomendación… en ese viaje.

Porque volví a hacerlo de nuevo.

Pero esa es otra historia.

Besos a tod@s

3 pensamientos en “EL DIA DE LA NIEVE, por Greatmike.

  1. ¿Por eso te has pasado a la moto?
    De esas me ha pasado alguna en los vestuarios, un día jugabamos en Pez Espada en el pabellón del Canoe y uno de mi equipo que se había hinchado a callos madrileños se metió en el baño a desalojar, fue la primera vez que nos dieron la charla pre-partido en el pasillo, fue imposible hasta ducharse despues del partido, aquel tufo fue persistente, pobre del que tuviera que limpiar el baño……….

  2. bueno, bueno pero bueno de verdad.
    He pasado varias de esas (¡¡esas sesiones de estiramiento recién comidos!!) pero lo peor fué jugando un campeonato en Las Palmas. Dos hermanos que estaban en el equipo y hacían dietas raras tenían por costumbre defecar antes de jugar. Yo no sé que comieron ese día, pero tuvimos que salir corriendo a la zona mixta como estábamos, unos sólo con espinilleras, otro calcetines, otros desnudos, otros a medio vestir, y cerrar las puertas para que no entrara nadie. Yo no he visto cosa igual en los días de mi vida. cada vez que algunos nos encontramos, es un tema recurrente. Además, al terminar el partido, hicimos el recorrido de vuelta al hotel con un equipo de Baleares y…. a uno de ellos no se le escapó un pedete, Greatmike, se le escapó el rey de los cuescos ¡Que verguenza pasamos el resto del campeonato cada vez que nos cruzábamos con ellos! .

  3. ¡Qué bueno Greatmike! ¡cómo me has hecho reir!
    Acabo de leer tu relato después de ver la derrota de Rafa en Miami, y la verdad, las risas me han venido estupendamente.
    Te felicito por poder contar este tipo de historias de forma tan natural. ¡Son refrescantes!

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s