EL CÍRCULO WEMBLEY por darkbeat23

DE WEMBLEY A WEMBLE… Y ….. COMO HEMOS CAMBIADO… O NO.

20 de Mayo de 1.992, tocará Stoichkov, parará Bakero, picará Koeman, narraba el gran Joaquim Mª Puyal en Catalunya Ràdio, mientras sonaban las señales horarias de las 23h, una hora menos en el Reino Unido, una hora menos en el mítico estadio de Wembley. Después, el éxtasis absoluto para un fanático seguidor blaugrana como yo, que aún se emociona al ver las imágenes del partido, al escuchar la locución de Puyal, incluso la de Pitu Abril, que al volver a ver el partido, aún sufre pensando que el chut de Vialli, con Zubi ya superado, acabará entrando.

Quien me iba a decir a mí en aquellos momentos de euforia, que el chaval de mi edad con la camiseta nº 10 que nos ofrecía la Copa a los aficionados del gol sur junto al Chapi Ferrer, nos llevaría a ese mismo santuario (bueno…. mismo mismo… el nombre) 19 años después.

Porque el que escribe estuvo en Wembley, hace ya 19 años. La noche que cambió un club.

30.000 pesetas la entrada + viaje en autocar y ferry de Calais a Dover, para un total de 26 horas de viaje ida y otras tantas de vuelta. Entrada reservada justo el día después de clasificarnos para la final en el Camp Nou, tras ganar al Benfica portugués, y con Amor llorando desconsolodamente sabiendo que se la perdería por sanción.

26 horas de emociones intensas, de espera impaciente, sabiendo que la historia, esta vez sí, nos tenía reservada una rendija por donde colarnos junto a los más grandes.

Por supuesto, habían dudas, como no, estando por medio el gran Johan, quien siempre nos había deleitado con sus excentricidades en los partidos de alto vuelo. Durante el viaje, algunos aficionados decían “jugará Witschge”, “Laudrup se esconderá”, “es imposible que Mancini o Vialli no marquen”, pero la gran mayoría confiábamos en Hristo y su apetito, en Laudrup y su elegancia, en la seguridad de Zubi, en la experiencia de Koeman, en el coraje kaiserlauterniano de Bakero, en la rauxa y el seny de Pep, incluso en el efectivo patoseo de Salinas.

Aún recuerdo las calles de Londres con los aficionados de la Samp confraternizando con la afición culé, una afición muy concienciada en expresarse con civismo y educación, pues en apenas 2 meses, recibíamos en nuestra ciudad los primeros JJOO del país.

Llegamos al estadios 2 horas antes. Impresionaba verlo, pese a que el Camp Nou no le va a la zaga. Sabías que estabas ante uno de los templos de este deporte, que allí se había hecho historia. Que allí podías hacer historia.

Tras el pitido inicial de Schmidhuber, falta en ataque de Salinas. Una catarata de insultos e improperios salió de mi boca avergonzando incluso a mi hermana, mientras toda la adrenalina acumulada me abandonaba, aunque no por mucho rato.

El poste de Stoichkov,  la jugada imposible de Salinas, el tiro de Vialli… ay ay ay…….

La prórroga…. Sevilla sobrevolando el ambiente. Taquicardia. Me mojo la cabeza en el baño y compro un paquete de 10 cigarros Lark en una máquina expendedora.

Y llega el gol de Koeman…….. creo que muchos tuvieron el presentimiento de que ese era el momento. Mi hermana allí presente también, preparó la cámara, quizá alertada por una sensación que se apoderó del estadio durante un par de minutos. Una sensación que decía “este es el momento de cambiarlo todo”. Incluso Vialli se tapa la cara presintiendo lo peor.

Tocará Stoichkov parará Bakero, picará Koeman…. Pagliuca no llega, no llega la Samp… llega el Barça.

Abrazo a mi hermana, a un amigo, al señor de la fila de abajo, a todo el mundo. Una alegría inmensa, como nunca antes había sentido, se apodera de mí.

Cuando Goiko retiene el balón en el córner y ondeamos nuestras bufandas al grito de “campeones”, la emoción me puede y afloran algunas lágrimas. Es una jodida maravilla estar ahí, y allí mismo sé, incluso en esos momentos de emociones desbordadas, que nunca olvidaré ese día, esa hora, ese momento, ese gol.

19 años después, aquel chaval de mi edad, único canterano junto al Chapi Ferrer, que nos ofrecía la copa, subido a la valla y loco de emoción, nos lleva nuevamente al sitio donde empezó todo.

Donde un club enorme, el único gigante europeo que aún no tenía el preciado trofeo, cambió su historia para siempre, dejando atrás urgencias, fatalidades, pesimismos y victimismos, para escribir, con un estilo como guía, páginas históricas de este deporte.

La entidad ya tiene 3 Champions y ha perdido una por goleada. Somos un grande del fútbol por derecho propio y le discutimos la supremacía de mejor equipo de la historia a leyendas como Brasil 70 u Holanda 74. Hay más canteranos que nunca e incluso son las estrellas sin discusión.

Tras estos 19 años, el club ha cambiado muchísimo, no hay duda.

Y sí, en algunas cosas hemos cambiado, sobre todo externamente, no hay más que ver las fotos.

Sin embargo,  interiormente, nada ha cambiado. Este sábado a las 20.45, esta vez desde mi casa eso sí, todas las emociones y sentimientos arriba descritos volverán a apoderarse de mí, y de millones de aficionados culés de todo el mundo.

Tocará Stoichkov, parará Bakero,  picará Koeman…

11 pensamientos en “EL CÍRCULO WEMBLEY por darkbeat23

  1. Que grande Darkbeat!!!: Yo ya tengo el cosquilleo propio de las grandes ocasiones.
    Lo único que me jode es que no estará mi padre a mi lado porque se encuentra disfrutando de unas merecidas vacaciones, pero mi primera llamada, pase lo que pase, será para él. Como siempre.

    Gritad conmigo: Y Barca!!Y Barca!! Y Barca, BArca, BArca, Barca!! Y Barca!!! Y Barca!!Y Barca, Barca, Barca, Barca!!.

    Tendrías que oir este grito de guerra en boca de mi enana con tres años. Y luego añade: “Y el Madrid es una caca pero asquerosa!!. La madre que la parió!!!

    Por cierto. ¿Que cojones te ha pasado en la cabeza???

  2. Muy buen post, Darkbeat. Gracias por transmitir las sensaciones que viviste ese día. Un preludio perfecto para lo que se nos viene encima este sábado.

    Al igual que @Shinchan2005, yo también tengo ese “cosquilleo”, pensaba que lo sentiría el mismo sábado, pero provocaste un adelanto….gracias😉

    Vamos Barçaaaa !!!

    Salud

  3. Mode rewrite circle. Curiosamente yo estaba en Barcelona. La ciudad estalló tras tantos años y tantas ocasiones perdidas. Así que salí a la calle y fui de peregrinaje a pie desde Sants a la Font de Canaletes. Los coches me veían como los adelantaba unos tras otros. La Gran Via estaba colapsada al tráfico. Yo iba volando.

  4. Olele olala… ser del Barça es… lo millor que hi ha…

    Mil gracias Shinchan y Ghetto, 19 años después aún conservo en mi cabeza y en mi corazón aquel fantástico día, aquel fantástico momento. Es la ocasión perfecta para dejarlo escrito para la posteridad, jeje.

    Y si, la anaconda en el estómago va creciendo imparable. Son momentos muy bonitos para cualquier aficionado a su equipo y, como dice Pep, conviene degustarlos y disfrutarlos, pues nunca sabes cuando se terminarán.

    Flags, detallazo en editarme el post, a eso iba esta tarde¡¡¡ Infinitas gracias¡¡¡

  5. Grandes recuerdos, se podría decir que con esta Champions empezó la Edad de oro del deporte español, un par de meses después se hicieron las Olimpiadas del Dream Team II(mode ironic)
    Todavía me acuerdo de donde estaba y que hacía en el gol de Koeman, el milagroso gol de Bakero contra el Kaiserlautern que nos trajo allí, como el otro milagroso gol de Iniesta contra el Chelsea.
    In Messi We Trust.

  6. Con razón te dio una lumbalgia antes del partido en Valencia…los años no perdonan, ya estabas muy crecidito en el 92 (es broma, estimo que en esa foto tendrías unos 20, o sea solo cinco mas que yo😉

    Asistir a una final de la Copa de Europa es una experiencia única. En mi caso fue la del 2000, Madrid-Valencia, la de los goles de Morientes, el guiri que empieza por Mac y Raul. Curiosamente, también fui en el autobús que cruza en Ferry el canal, porque viajé a Paris via Londres (tenia que recoger allí a mi acompañante), luego volvimos a Londres, después de un par de días en la capital de Francia, en el tren de alta velocidad que va por el túnel (otra experiencia la verdad), ya que servidor no pudo conciliar el sueño en el autobús y no estaba dispuesto a repetir una noche en vela.

    Como ella es del Madrid (las entradas eran un regalo) y sí habia podido dormir en el trayecto, disfrutó como una enana. Yo tenía bastante sueño y quería que ganara el Valencia (esas pelucas naranjas en lo alto de los autobuses turísticos me ganaron para la causa). Saint Denis me pareció un buen estadio, pero ni Bernabeu ni Camp Nou tienen nada que envidiarle.

    Durante el desplazamiento al pueblo del extrarradio parisino donde se encuentran enterrados los reyes de Francia, recuerdo nitidamente la imagen un tío de mi edad intentando explicarles a unas francesitas de buen ver (que después de dudar un rato entraron en el vagón de metro abarrotado de varones aficionados al fútbol), donde estaba Valencia en una especie de lengua franca europea que improvisó conforme progresaba la conversación, que se interrumpió abruptamente debido a que todos los allí presentes, de forma espontanea y sentida, comenzaron a entornar: “Ximo, va a mojar, Ximo va a mojar, Ximo va a mojar!!!”. Ignoro si finalmente, pese a la derrota, se cumplió el pronostico de la afición.

  7. Mi hijo tenía 1 año…
    Mi hijo lloraba en su cuna…
    Mi mujer en la cocina…
    Mi hijo seguía llorando…
    -¿no estas oyendo al niño?
    -sí, lo esto oyendo…
    Mi hijo seguía llorando…
    ¿Pero lo estas oyendo, o no?
    – sí, si lo estoy oyendo…
    -Y?
    – vale, ya voy

    …………..
    ea ea ea ea mi niño
    ………….

    goooooooooooooollll…de Koeman…

    a tomar por culo la cabra¡¡¡

    Mi niño tiene 20 años…
    …ahora sí,…

  8. Joder Slumdar, parece que me estoy viendo yo en lo que escribes. Mi hijo mayor tenía 8 meses y dormía en un capazo mientras yo veía el partido. Cuando Koeman marcó el gol (me acuerdo unos segundos antes de Vialli tapándose la cara) pegué tal salto y solté uno de los gritos más grandes que he dado nunca viendo un partido (quizás junto al de Iniesta el pasado año) que mi hijo se despertó. Mi mujer fue comprensiva y sólo se rió.

  9. En esa época yo estaba en la universidad y recuerdo el día del partido, especialmente lo que pasó después. Lo vi acompañado por colegas de la residencia; éramos unos treinta quizás. Cuando el Barcelona marcó en la prórroga, los culés saltaron alborozados, mientras los madridistas, inmóviles, los contemplaban desde sus asientos. Al final del partido, dos de ellos, uno por bando, se enzarzaron en un discusión bastante desagradable que condujo a un puñetazo en la calle. En ese momento los demás intervinieron, se hizo la paz y todo el mundo se quedó en silencio durante unos instantes. Entonces los barcelonistas decidieron perderse por la noche compostelana. Los madridistas se quedaron en casa dándose la razón los unos a los otros. Eso es lo que recuerdo de aquella noche.

  10. Joder, y ayer viendo la final del 92, se me pusieron de punta todos los jodidos pelos del cuerpo. SI grite y todo!!!. Y me preocupe por las 3 ocasiones de Vialli, y me indigne con la de entrada de Vierchowod (o como se ponga) a Laudrup. Y bote con el poste de Stoichkov, y con la mano que saca Pagliuca a Salinas en la jugada mas “made in Salinas” que he visto…..y que alegría ver el gol de Koeman, y la cara desencajada de BAkero. LO fea que era la camiseta naranja…..Joder, que ganas que venga el sabado!!!!.

    Y me cague en la puta con la rueda de prensa de Floren y pensé: “que barcelonitis que hasta boicotea la retransmisión de hace 20 años”🙂. Hoy con la del Arsenal que anunciaran? Y mañana con la del MANU??.
    Y 13t titula el post: “Semis ACB”. Pues eso MArca Rules”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s